Nuevos negocios

Expat Market derriba fronteras para evitar la nostalgia por los productos españoles

  • Nadia Calbo creó esta compañía en pleno confinamiento cuando se vio 'atrapada' en París

Imagen de una cesta de Expat Market con productos españoles

Imagen de una cesta de Expat Market con productos españoles / Activos

Se lee en minutos

Ser expatriado puede ser muy duro. Estar en un país que no se conoce, lejos de tu hogar y con una cultura diferente es complicado. Hay que añadir que los productos de ese país pueden ser muy distintos a los que se está acostumbrado o incluso no parecerse en nada. Y es aquí cuando entra la nostalgia. Además, en este tiempo de pandemia, con fronteras cerradas, volver a tu casa una temporada y cargar la maleta con estos productos cuesta más. 

Esto es lo que le pasó a Nadia Calbo, española expatriada en París durante el confinamiento. “He estado viviendo en la capital francesa durante cuatro años y me vi confinada durante la pandemia y vi claras dificultades para conseguir según qué productos”, asegura Calbo. Por ello, creó Expat Market, un supermercado online de los productos españoles más vendidos en España y que no tienen presencia en el resto de países europeos. 

“Acercamos todos los productos típicos que no se encuentran fácilmente”, señala. Nadia Calbo es consciente de que hasta que se sale de las fronteras no se es consciente de cuántos productos de nuestra despensa no se comercializan en otros países. El proyecto nació en pleno confinamiento y en verano ya estaba enviando pedidos a Reino Unido, Francia y Alemania. Desde entonces su proyecto está en pleno crecimiento y ya está presente en 20 países; los últimos en incorporarse ha sido Reino Unido, que paró unos meses su actividad debido al Brexit, y Suiza.

Todo tipo de productos

El producto estrella que más echan de menos los españoles expatriados es sin duda el aceite de oliva y por ello la garrafa de cinco litros de oliva virgen extra es lo que más se vende. “Fuera de España cuesta muchísimo encontrar aceite de oliva español”, advierte la creadora de Expat Market y lamenta que Italia lleve muchos años trabajando su presencia internacional, por lo que el aceite italiano es más conocido. 

Sin embargo, Calbo explica que siempre se ha creído que el jamón y el aceite era lo que más se echaba de menos, pero hay productos para todos los gustos como cualquier tipo de embutido, patatas o incluso el desayuno español. “Yo lo que más echaba de menos era el Avecrem y el aceite de oliva”, puntualiza. Pero la nostalgia crece más allá de los alimentos, ya que mucha gente echa de menos productos de higiene vinculados a la nostalgia olfativa como la colonia Nenuco “porque les recuerda a casa”. 

Siempre se habla de tópicos como el jamón o el aceite de oliva pero hay muchos más, desde embutidos en general hasta conservas pasando por dulces y snacks salados. Además de productos de limpieza, higiene, bebidas…

Reconquistar Reino Unido

El último hito ha sido volver a Reino Unido. Nadia Calbo asegura que ha sido un proceso complicado porque el Brexit ha hecho que tuvieran un parón de dos meses y han tenido que readaptar los productos. “En todo este tiempo hemos tenido que adaptar nuestros procesos sobre todo el tema administrativo, para poder ser exportadores ahí”, apunta.Expat Market. De hecho, han evitado la gama de productos que saben que generan complicaciones como los de origen cárnico o los lácteos.

Su primer objetivo era llegar a aquellos países donde hay más expatriados pero, tras lanzarse al mercado, se han dado cuenta de que somos un país de emigrantes y podemos extendernos mucho más; así que “hemos expandido nuestros objetivos e incluso estamos estudiando llegar a Estados Unidos (donde hay 1,5 millones de españles) y Canadá”, explica Nadia Calbo, CEO de Expat Market.

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

¿Cómo funciona la web?

Te puede interesar

En la web, Expar Market tiene un menú en el que el usuario puede escoger la categoría que le interese. Una vez escogidos los productos los va añadiendo al carrito hasta que se constituya la cesta, “como una compra online”. Después, se pasa a la formalización del pedido y a realizar el pago. Además, siempre hay un descuento para la primera compra. 

Al enviar internacionalmente hay unos requisitos mínimos, como el pedido mínimo de 39 euros para según qué países y si son menos de 39 euros los gastos de envío se ven penalizados. El precio de los productos varía mucho por el coste del envío. Hay paquetes que hacen 2.000-3.000 kilómetros y hay productos que tienen muy poco valor, pero mucho peso, como puede ser un brick de leche, que en España es un euro un litro, pero mover un litro 2.000 kilómetros “es caro”. Los productos que pesan mucho tienen un producto más elevado que el que podemos encontrar en España, “pero en todo lo que es conserva estamos en precios competitivos como podría ser cualquier supermercado español”. 

Temas

Empresas