NUEVOS NEGOCIOS

Por qué fabricar gel hidroalcohólico se ha convertido en el nuevo 'dorado' para los negocios

La alta demanda en todo tipo de ámbitos ha hecho que esta categoría de producto haya sido una de las que más ha crecido en 2020 junto a las mascarillas.

La alta demanda en todo tipo de ámbitos ha hecho que esta categoría de producto haya sido una de las que más ha crecido en 2020 junto a las mascarillas

Alfonso Pérez, CEO de Cristalinas

Alfonso Pérez, CEO de Cristalinas / Cristalinas

Se lee en minutos

Han pasado de ser un producto prácticamente invisible, que solo se usaba en algunos hospitales, centros de salud y ambientes sanitarios, a estar presentes en todos los lugares que ocupan nuestro día a día. Los tenemos en casa, en el trabajo, en el transporte público, en las tiendas, los restaurantes, los centros de enseñanza, los gimnasios y los edificios públicos. Hasta los llevamos con nosotros en versión portátil en nuestros bolsos o bolsillos.  

Los geles hidroalcohólicos son este 2020, junto a las mascarillas, el producto estrella por la cuenta que nos trae. Su demanda se habría incrementado un 1000% desde el inicio de la pandemia. La consultora IRI va más allá y estima que el porcentaje de crecimiento de esta categoría habría superado el 3.800% en el período COVID y después de la primera ola (semanas 9 a 25 del año).

Estos artículos omnipresentes también suponen una oportunidad para pymes y emprendedores y hay muchas empresas que han tratado de sumarse al boom. Algunas han focalizado toda su producción en dicho segmento y otras han transformado sus procesos para dar el salto a esta categoría.

Es el caso de Cristalinas, una pyme toledana especializada en ambientadores que vio la oportunidad durante el confinamiento y ha creado toda una línea de productos alrededor de las soluciones hidroalcohólicas.

“Ante la llegada de la pandemia, el Estado buscaba empresas que tuvieran capacidad de fabricar productos de primera necesidad, como los geles, y nos pusimos a trabajar. Modificamos nuestras líneas de producción para poder aportar nuestro granito de arena en esta crisis sanitaria. No solo con geles, sino realizando pantallas y máscaras protectoras. Todo el esfuerzo de los geles lo materializamos no solo en crear una gama que cubriera las necesidades de los consumidores, sino en pensar en más necesidades como la limpieza de nuestros objetos personales, e invertir para aumentar la capacidad productiva”, explica para BYZness Alfonso Pérez, CEO de Cristalinas.

El responsable cuenta cómo notaron que la demanda de geles y productos higienizantes se disparaba también entre sus clientes corporativos y grandes superficies. Como la cosa iba viento en popa, decidieron diversificarse hacia este nuevo segmento de manera definitiva, realizando una inversión total de 900.000 euros para adaptar parte de su planta industrial y su laboratorio. Este esfuerzo también conllevó aumentar su plantilla un 15% para fabricar su nueva categoría de producto.

Para satisfacer todas las necesidades, en Cristalinas lanzaron toda una familia de geles y soluciones hidroalcohólicas, desde formatos más grandes para las grandes corporaciones hasta formatos de bolsillo para que cualquiera pueda transportarlos. Su idea, además, fue crear productos que fueran respetuosos con la piel y que estuvieran hechos con materias primas sostenibles.

Solo algunos han podido diversificar

El economista Xabier M.Fernández pone de manifiesto que la diversificación hacia la producción de geles hidroalcohólicos “ha sido y es interesante durante esta pandemia debido, por un lado, a la caída de ventas de los productos que hasta ese momento estaban vendiendo estos nuevos productores, así como un acto de responsabilidad social ante la escasez momentánea del por el exceso de demanda que se dio en un momento determinado”. Asimismo, subraya el “incremento en precio que experimentó este producto, haciendo que el mercado fuera más atractivo y permitiendo que productores con menor escala pudieran entrar, incrementando la competencia”.

Fernández no cree que sea un ‘océano azul’, sino más bien un océano rojo al que se han sumado más competidores a los ya existentes, es decir, un mercado maduro que a causa de las circunstancias ha visto incrementada su demanda temporalmente.

Para Igor Ochoa, economista y socio director de Dipcom Corporate, no es un sector sencillo al que pueda sumarse cualquiera. “Existen bastantes barreras que pueden dificultar la entrada en este nicho de mercado. La primera y mayor barrera es la regulatoria. Los geles hidroalcohólicos tienen unas especificaciones muy estrictas que deben de ser aprobadas y autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios”, advierte.

Según pone de manifiesto Ochoa, sería factible diversificar “únicamente para empresas consolidadas del sector sanitario y/o cosmético que puedan reorientar con facilidad sus factorías a la producción de geles hidroalcohólicos”.

¿Es un producto de temporada o mantendremos nuestros hábitos?

¿Qué pasará cuando se empiecen a aplicar las vacunas y venzamos de una vez por todas a la COVID-19? ¿Pasaremos a olvidarnos de los geles? ¿O hemos instaurado unos hábitos de higiene que permanecerán en el tiempo?

Fernández es de esta última opinión. Aunque matiza que no sabemos a qué niveles seguiremos usando estos productos cuando hayamos superado este período sí que cree que su uso “se verá incrementado cuando acabemos con la pandemia”. No obstante, defiende que aquellos productores que quieran afianzarse en dicho mercado “debería nestar pensando cómo innovar y qué ofrecer en el futuro para mantener sus niveles de venta actuales e, incluso, aumentarlos”.

Te puede interesar

Alfonso Pérez comparte el mismo pensamiento. Cree que los geles hidroalcohólicos se han convertido en “un producto de primera necesidad y, con toda probabilidad, continuaremos utilizándolos incluso cuando hayamos superado la pandemia”. Afirma que la COVID-19 “marcará un antes y un después en nuestro comportamiento, en la forma de relacionarnos y, sobre todo, en nuestros hábitos de higiene”. En definitiva, el CEO de Cristalinas está convencido de que “los geles hidroalcohólicos han llegado para quedarse”.

Ochoa opina que el futuro de estos productos pasa por la diversificación. “Algunas marcas ya están investigando e incluso comercializando geles hidroalcohólicos con propiedades hidratantes o cicatrizantes; es el caso de los geles hidroalcohólicos con Aloe Vera. La gama de geles con diferentes aromas y propiedades cosméticas cada vez es mayor en las grandes superficies”, sentencia.