STARTUPS

Qué son los workarounds: ¿chapuza o ingenio en el mundo emprendedor?

Estas soluciones alternativas pueden funcionar como un parche para resolver problemas a corto plazo y garantizar la supervivencia de las startups, pero no como una solución definitiva.

Estas soluciones alternativas pueden funcionar como un parche para resolver problemas a corto plazo y garantizar la supervivencia de las startups, pero no como una solución definitiva

Qué son los workarounds: ¿chapuza o ingenio en el mundo emprendedor?

Unsplash

Se lee en minutos

La resolución de problemas sobre la marcha y la introducción de funciones poco probadas para satisfacer las demandas del mercado con rapidez son el pan de cada día de las empresas emergentes, sin embargo, esta manera de operar puede jugar malas pasadas a los co-fundadores de startups. 

Nos referimos a los ‘workarounds’, esas soluciones alternativas que están diseñadas para solventar un problema

“Cuando los startuperos nos enfrentamos a una crisis, algo muy habitual en nuestro trabajo, esto nos da una solución temporal, pero nunca puede ser la definitiva. Todos lo utilizamos, aunque muchos no sepan que tiene hasta un término que lo explique”, explica para BYZness María Benjumea, CEO y fundadora de Spain Startup-South Summit. 

Para Benjumea el uso de “este ‘atajo’ para las startups es de gran importancia, ya que puede proporcionar un tiempo vital para su negocio”. Esto es debido a que “una solución alternativa como la que proporciona un ‘workaround’ puede suponer la vida o la muerte del proyecto”. 

Un informe elaborado por el proveedor de software Aptean y denominado The State of Workarounds determina estos parches no son algo exclusivo de las empresas emergentes. Hay compañías de todos los tamaños y sectores que invierten mucho tiempo y recursos en software de su propiedad y soluciones genéricas que solo son válidas a corto plazo. 

Según dicho trabajo, un 84% de los empleados encuestados identifican un workaround en su día a día. Asimismo, alrededor de un 75% reconoce que sus empresas utilizan cosas como procesos en papel o Excel para tareas o procesos que podrían automatizarse con facilidad. Otro ejemplo claro es el de la utilización excesiva del correo electrónico como solución universal, pese a que sea ineficiente para ciertas comunicaciones o tareas. 

Los workarounds no discriminan, y en la actualidad tienen mucha importancia tanto en grandes organizaciones como en startups. Muchas veces prima resolver un problema rápidamente, sin pensar en el largo plazo, como dice el dicho, ‘sacar las castañas del fuego’”, señala David García Gassó, cofundador de la app de compra saludable Núkula y ex consultor. 

“Se ha de estar muy pendiente cuándo éstos están afectando a la empresa.  Signos evidentes son que haya muchos procesos manuales y poco eficientes y, por tanto, exista sobrecarga del personal. Incluso en ocasiones, a causa de estos workarounds, se puede estar dando peor servicio al cliente”, advierte. 

Cuándo tiene sentido aplicar workarounds

Para la fundadora de Spain Startup-South Summit los workarounds tienen mucho sentido, siempre y cuando “no sean la única solución que se le da al problema”. En su opinión hay que verlos más bien como algo que “les regala tiempo a los emprendedores para pensar en cómo resolver el problema al completo”. La clave estaría en no dejar nunca las cosas a medias, sino indagar en lo que falla y por qué falla más adelante. 

García, por su parte, cree que son aplicables en muchas ocasiones, por ejemplo, “en aquellos procesos que no se sabe si van a continuar en el largo plazo o si van a evolucionar hacia otro proceso distinto. A mí me encanta la frase ‘en la perfección no está la perfección’. Es una frase que retrata perfectamente esto, porque a veces no hay que ser tan perfeccionistas para obtener el mejor resultado”. 

Te puede interesar

Benjumea pone de manifiesto que uno de los que más se usa son los prototipos, los cuales sirven para validar un producto y comprobar su interés antes de lanzar al mercado uno que esté totalmente desarrollado. “Esto ocurre, sobre todo, cuando una startup vende la idea a los inversores antes de tener el producto físico en sí para que estos lo puedan validar y poder así seguir desarrollando el proyecto”, apostilla.

El co-fundador de Nukula defiende que los workarounds pueden funcionar, sobre todo, “en startups jóvenes con muchos procesos nuevos”. Sin embargo, “cuando el crecimiento se va afianzando es preciso repensar los procesos, incluir herramientas que los automaticen y construir un ecosistema que permita la escalabilidad”.