Día de las Librerías

Las librerías españolas refuerzan su digitalización para sobrevivir en tiempos de ecommerce

Desde el pasado 20 de octubre la web todostuslibros permite la compra online, la reserva de libros y también el envío de cheques-regalo. Por ahora, 150 librerías de toda España se han sumado a la iniciativa.

Desde el pasado 20 de octubre la web todostuslibros permite la compra online, la reserva de libros y también el envío de cheques-regalo. Por ahora, 150 librerías de toda España se han sumado a la iniciativa. 

Una mujer ojea las estanterías de una librería

Una mujer ojea las estanterías de una librería / Unplash

Se lee en minutos

El pasado 20 de octubre, la web todostuslibros amanecía con una puesta a punto importante: su nueva funcionalidad de punto de venta estaba en marcha. Impulsada por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), esta plataforma, que funciona desde hace 9 años y aglutina a 781 librerías de toda españa, se ha preparado así para unos nuevos tiempos en los que el servicio online ya es fundamental. 

Ahora, los usuarios pueden no solo hacer la búsqueda de un libro que les interese y saber en qué librería está, sino que la web permite realizar la compra directamente y recibirlo en casa, hacer la reserva, pagarlo y recogerlo en el punto de venta o hacer simplemente la reserva y pagarlo en la tienda. Y da la opción de elegir la librería que más convenga al cliente, en cualquier punto de España. 

Esta red de venta se compone, por ahora, de 150 librerías de las cerca de 800 que comparten sus datos de disponibilidad de fondos, aunque según explica el portavoz de CEGAL, Álvaro Manso, está creciendo rápidamente. “El proceso de venta, que es al que se tiene que sumar los libreros para poder comprar a través de la plataforma, se abrió al 20 de octubre con 150 librerías, aunque probablemente ahora sean más porque el proceso de peticiones es alto”, subraya. 

Tecnología al servicio del sector

Esta plataforma es la hermana mayor vitaminada de LibriRed, la herramienta de análisis y conocimiento del mercado del libro, que se puso en marcha en diciembre de 2014 como proyecto conjunto de CEGAL y la Cambra del Llibre de Catalunya y con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. 

Esta primera versión utiliza tecnología business intelligence para cruzar datos de las librerías y de CEGAL en Red y ofrecer información actualizada prácticamente a tiempo real de las ventas y de los stocks de los títulos en el mercado bibliográfico español. Estos datos son accesibles no solo por los libreros, sino también por los editores, a los que proporciona información sobre los fondos, como pueden ser rankings de ventas o el seguimiento diario de las ventas, así como información sobre el mercado y la competencia.

Esto supone por una parte contribuir a la modernización y a la digitalización de las librerías de barrio, negocios pequeños e independientes que no en todos los casos tienen los recursos para hacerlo. Y supone también tejer una red de apoyo entre todos estos puntos de venta, que pueden trabajar mano a mano aunque estén físicamente separados. 

“Esta red de barrio la llevamos haciendo desde siempre; esto es lo mismo pero a nivel nacional. Es un proyecto súper bonito”, define Esther Gaitero, socia propietaria de Molar Discos & Libros, una librería independiente ubicada en el centro de Madrid.

Y pone un ejemplo de cómo se daba esta colaboración, que ahora está digitalizada: “Cuando decía a mis clientes ‘este libro yo no lo tengo, pero lo tienen en Enclave de Libros o en Venir a Cuento’, ellos me preguntaban: ‘¿Os mandais gente así?’ Y claro, por qué no. Con tal de que no se vayan a la Fnac, prefiero mil veces que lo compren a las librerías que tengo al lado”.

Foco en el cliente

En esta segunda versión, el foco está puesto también en el cliente. “Suele haber una relación especial entre el cliente y el librero, y eso es lo que se busca en esta web”, comenta el portavoz de CEGAL. Para ello, han querido acompañar la parte de comercio electrónico con un componente de comunidad, interacción con el usuario y difusión cultural. Esto se traduce en ofrecer también la programación de eventos y actividades desarrollados en librerías, las recomendaciones y selecciones de los libreros, e incluso crear un espacio para poder aportar sus propios comentarios y valoraciones.  

“El cliente interviene, participa, elige su librería, elige su estantería de libros y las informaciones que quiere recibir, de cada libro o de cada librería o de cada tema… Hemos tratado de que lo que ocurre en una librería, ocurra en este espacio web”, detalla Manso.

El timing ha sido importante. Tras el desplome de ventas de los meses de marzo y abril, en el punto álgido del confinamiento, el sector ha ido recuperando lentamente el flujo de actividad. No obstante, las pérdidas de ingresos alcanzan los dos dígitos: en términos acumulados, la facturación de los tres primeros trimestres de 2020 se situó en 232 millones de euros, lo que supone un descenso del 22,55% con respecto al mismo periodo del año anterior. 

“La situación ha acelerado la salida, está claro. Hemos intentado acelerar lo máximo posible para que estuviera perfectamente operativo”, reconoce Manso. Si bien el proyecto lleva madurando dos años, la fase de pruebas comenzó en marzo, coincidiendo con el inicio de la pandemia, y en estas circunstancias desfavorables se ha ido testando y corrigiendo errores. 

“Es buen momento”, corroboran desde la librería madrileña Tipos Infames. Tal y como cuenta Gonzalo Queipo, uno de los fundadores de este espacio, “en la semana que llevamos trabajando con esto sí que lo estamos notando, tanto en reservas como en ventas: bastantes reservas más y también ventas”. 

Crecimiento del canal digital

Para esta librería de barrio el canal digital representa todavía un porcentaje “muy pequeño” de las ventas, aunque sí han observado un crecimiento de un tiempo a esta parte. Los nuevos hábitos de consumo se concentran cada vez más en el ámbito online, tal y como se viene reportando desde distintos sectores, ya sea el de la moda, la alimentación o la electrónica. Y esta tendencia se está trasladando también al mundo de los libros.

“Estamos viendo que los porcentajes de venta por internet están subiendo, y no solo la venta ejecutada desde la plataforma para que el libro te llegue a tu domicilio, sino también de la consulta y las reservas”, señala CEGAL. 

La web tiene dos planos de funcionamiento: para el usuario general está disponible la parte de las fuentes más fiables para la búsqueda bibliográfica y la geolocalización de las librerías en las que están disponibles los ejemplares, pudiendo comprar online en la web de las librerías asociadas. Pero es el usuario que se registra quién puede acceder a las principales novedades de la plataforma, con los servicios de reserva o compra directa. 

Por ahora cuenta con 70.000 usuarios únicos que visitan diariamente la plataforma y más de 29.400 usuarios registrados. 

En un contexto de aforos limitados para el retail, restricciones a la movilidad y precauciones sanitarias extremadas, la plataforma sirve para acertar más a la hora de comprar un libro, resume Álvaro Manso. “Te aseguras de que está en la librería que tú quieres, lo pides para recogerlo cuando vayas… Aunque la percepción de la gente es que la librería es un espacio seguro, sí es verdad que se ha reducido el tiempo de estancia”, expone.

Este tipo de situaciones se han vivido en los últimos días en Molar Discos & Libros. “Han venido clientes que han conocido la existencia de todostuslibros a raíz de la difusión de ahora y venían a buscar libros porque sabían que los tenía yo. De esto sí he tenido mucha gente”, relata Esther Gaitero. Porque, en su opinión, la supervivencia del sector pasa por el canal digital: “Tienes que tener un catálogo que la gente pueda consultar en algún lugar, y ese lugar es internet”.

Te puede interesar

“No conozco a mucha gente que no esté ya subida al carro de internet o de las redes sociales, me parece complicado hoy en día llevar su negocio al margen de la era digital”, añade.

Ante las dificultades por las que atraviesa el sector del libro, tanto las propias como las heredadas de la crisis provocada por la pandemia, la transformación digital se erige como palanca del cambio. En el horizonte hay más avances, como la constitución de una Mesa del Libro para el diálogo de los distintos sectores, que ha sido convocada por el Ministerio de Cultura, y la consecución definitiva de un nuevo Plan de Fomento de la Lectura.