FREELANCE EN LA ÉPOCA POSCOVID

La crisis del coronavirus, una oportunidad para los freelance

Cuando la crisis de la COVID amenaza a las economías más sólidas, los freelance se abren camino para convertirse en los actores cuyas circunstancias no podían ser mejores.

Cuando la crisis de la COVID amenaza a las economías más sólidas, los freelance se abren camino para convertirse en los actores cuyas circunstancias no podían ser mejores

La crisis del coronavirus, una oportunidad para los freelance

Unsplash

2
Se lee en minutos
Lidia Álvarez Vellido
Lidia Álvarez Vellido

Redactora del suplemento 'activos'.

ver +

Los freelance se han convertido en uno de los grupos del mercado laboral que más ha crecido en los últimos años. Sin ir más lejos, en nuestro país este incremento ha sido del 40% en la última década, hasta alcanzar aproximadamente los 70.000 iPros (según los define el Fondo Europeo de Profesionales Independientes), caracterizados por ser profesionales altamente cualificados, que trabajan por cuenta propia, sin emplear a otros, y que se dedican al mundo digital.

Ahora, en plena crisis que está pasando factura incluso a aquellas economías más sólidas del mundo, estos trabajadores por cuenta propia se encuentran en una posición “única”.

Así lo explicaba Juan Ferrer, principal en Boston Consulting Group, en la presentación del estudio “Post-Covid: cómo los freelance contribuyen en las empresas del futuro”, realizado por la consultora junto a la scaleup Malt; del cual se desprende que la clave del éxito de este grupo es su perfil tecnológico en un momento en el que las empresas deben enfrentarse a la digitalización.

Los efectos del coronavirus en los freelance

Dicho documento expone que más del 60% de los freelance encuestados para el estudio cree que la crisis de la COVID-19 podría generar más proyectos en su sector, tanto a corto como a largo plazo.

“La crisis no ha hecho más que acentuar la necesidad de transformación digital”, aseguraba Ferrer, por lo que estos actores “juegan un papel clave en este nuevo panorama al que se enfrentan las compañías, al cual se pueden adaptar, bien realizando una gran inversión en la compra de talento o en formar a los empleados; o bien de la mano de los servicios subcontratados por estos profesionales”.

En este sentido, el 27% de estos trabajadores se dedican a la tecnología y a la gestión de datos, un porcentaje sólo superado por los que realizan trabajos creativos (un 37%).

Estos expertos en habilidades tech como los desarrolladores o los relacionados con la ciberseguridad han sido los que menor impacto han sufrido como consecuencia de la emergencia sanitaria, ya que tan sólo el 42% señalan haberse visto afectado, frente al 77% en los relacionados con la creatividad o el 73% y 71% de aquellos que realizan actividades de comunicación y marketing; y de project managers y agile coach; respectivamente.

Las cuatro características que mejoran su negocio en plena crisis

Noticias relacionadas

Las propias particularidades de la naturaleza de este modelo de trabajo, como la libertad de elegir los horarios o el trabajo en remoto; sumadas a que se trata de profesionales en metodologías ágiles ha hecho que la mayor parte de los freelance (el 64%) haya llevado bien o muy bien el confinamiento y su productividad no se haya resentido (según afirma el 83%).

“En primer lugar, están completamente adaptados al trabajo en remoto, de hecho el 69% ya lo hacía antes de la pandemia; en segundo, tienen el perfil clave para acelerar la digitalización de las compañías, son profesionales muy ligados a las competencias más solicitadas; tercero, tienen la flexibilidad y la fuerza laboral que están buscando ahora las empresas; y por último, son profesionales que están acostumbrados a reinventarse de forma continua, de hecho  dedican alrededor de 6 horas y media en formarse y estar a la última”, destaca el principal en BCG.