Empleados

Entender la nómina

  • El sueldo de fin de mes depende, sobre todo, de las deducciones de IRPF y Seguridad Social

  • El IRPF en sueldos superiores a 14.000 euros es particular en cada empleado

Entender la nómina

Pixabay

3
Se lee en minutos
Lidia Álvarez Vellido
Lidia Álvarez Vellido

Redactora del suplemento 'activos'.

ver +

Diversos estudios aseguran que el sueldo es uno de los principales factores a la hora de elegir un puesto de trabajo. Por ello, la Comisión Europea comunicaba hace unos meses su intención de crear una nueva ley europea que, entre otras cuestiones, obligue a las empresas a informar sobre la horquilla salarial antes de hacer las entrevistas de selección. 

Lo cierto es que la cantidad que aparecen en las ofertas de trabajo suele ser el salario bruto y algunos trabajadores lo confunden con el neto que recibirán, asegura Javier Mengibar, profesor del Máster en Recursos Humanos de IEBS y director de RRHH de Würth.

Por su parte, Allende Azcarate, abogada laboralista experta en nóminas de Factorial, cree que para diferenciar ambas cantidades es necesario entender bien la nómina y "el camino que se recorre" hasta llegar al líquido que se percibe mes a mes.

Según explican desde Infojobs, este documento se divide en cuatro apartados: el primero, el encabezado. Aquí se encuentran por un lado, datos de la empresa como la denominación social, dirección o CIF; y por otro, los del trabajador: nombre, DNI, número de afiliación a la Seguridad Social, categoría profesional, tipo de convenio y antigüedad en la compañía. "Es importante que aparezca el periodo de liquidación en este apartado, así como otros datos relevantes para la empresa o el trabajador", apuntan desde la plataforma de búsqueda de empleo.

Seguidamente están los devengos, "cantidades entregadas al trabajador como retribución a su trabajo", aclara Azcarate. Algunos ejemplos son las pagas extra, los complementos por antigüedad, nocturnidad o peligrosidad; o el salario en especie. Este último son las percepciones no monetarias que recibes en forma de bienes o servicios como el coche de empresa o el tique restaurante.

Dentro de esta parte también se incluyen percepciones no salariales como pueden ser la indemnización por despido, traslado, incapacidad o desempleo, así como los gastos que el trabajador ha tenido que adelantar para realizar su actividad. "Estos bienes o servicios que se reciben por parte de la empresa no tributan como salario, no tienen deducción de IRPF y tampoco cotizan", explican desde Infojobs.

A continuación se encuentra la parte de deducciones. Lo que resta. Este es el punto en el que "más se pierden los trabajadores», apunta Mengibar, ya que "es un dinero que desaparece de la nómina pero no saben dónde va". Empezando por estos descuentos está la aportación a la Seguridad Social que se desglosa en contingencias comunes, desempleo y formación profesional. "Este descuento supone en total un 6,35% si se trata de un contrato fijo y de un 6,4% si es temporal", apunta Azcarte.

Otro grueso de las deducciones es el IRPF, que la abogada laboralista denomina como "el caballo de batalla" ya que, a su juicio, es el más complicado de calcular. Esto se debe a que el porcentaje a descontar, que oscila entre el 2% y el 47%, depende de muchos factores, tanto profesionales como personales. Además del sueldo bruto anual también influye la situación personal del trabajador, como por ejemplo, si tiene hijos o no.

Revisar el neto

El cuarto y último epígrafe es el líquido total a percibir, es decir, el dinero mensual que recibe el trabajador. Teniendo en cuenta todo lo anterior, llegar a esta cantidad "lleva su tiempo", advierte Azcarate. A no ser que tu contrato sea temporal, de una duración inferior al año o en prácticas. En estos casos la deducción del IRPF es la mínima (el 2%) por lo que sería fácil revisar la nómina. "Con contrato temporal la retención de la Seguridad Social es del 6,4% y la del IRPF del 2% por lo que se podrían hacer las cuentas en un momento", añade la experta. 

Si el contrato es indefinido también se podría calcular de forma rápida en caso de que el sueldo sea inferior a 14.000 euros, ya que están exentos de pagar IRPF y sólo habría que quitar los 6,35% de Seguridad Social. 

Noticias relacionadas

¿Y para los que tienen un contrato indefinido superior a 14.000 euros? En este caso existen distintos tramos. Hacienda cuenta con una herramienta que calcula este IRPF de forma exacta en función del bruto y de la situación de cada contribuyente. Con esta información se podrá revisar si existe algún error en la nómina.

En este sentido, la nómina se podría definir como el recibo de pago del salario, así como el justificante de lo que el trabajador paga a la seguridad social. "Es un documento con valor legal", destacan desde Infojobs, por lo que recomiendan tenerlo siempre localizado por si hay que realizar cualquier tipo de reclamación a la empresa o a la Administración.

Temas

Empleo