Mercado laboral

La huella magnética, una herramienta para encontrar trabajo

La huella magnética, una herramienta para encontrar trabajo

Pixabay

Se lee en minutos

Todos hemos visto alguna vez casos en los que un empresario tiene mucho éxito mientras que otro no tanto, aunque ambos hayan llevado a cabo la misma estrategia. Lo mismo pasa a la hora de buscar inversores cuando eres un emprendedor, acercarse a los clientes en el caso de ser una compañía o simplemente, para encontrar trabajo. 

Hay ciertas personas que son “más convincentes que otras por su forma de comunicar, los valores que transmite o el lenguaje verbal y no verbal a la hora de proyectar lo que tienen dentro”.

Así lo explica Rubén Martín Rubio, experto en Marca Personal y Desarrollo de Negocio, quien señala que hay personas que tienen estas habilidades de forma innata y otras que, de lo contrario, carecen de ellas. Para estas últimas, el experto asegura que se puede solucionar. 

Para Martín, esta característica es “imprescindible” cuando se está buscando trabajo debido a que en la actualidad el mercado “está muy saturado” y hay mucha gente haciendo lo mismo, por lo que tienes que destacar. 

Aunque todo tiene un proceso. Martín hace hincapié en que el magnetismo ayuda en todas las fases de la búsqueda de empleo. En un primer momento, aconseja estudiar los valores de la empresa a la que queremos acceder y determinar si somos compatibles con ellos. En este sentido, el experto destaca que los reclutadores son conscientes de que “las personas que van buscando simplemente dinero trabajan peor que aquellos que lo hacen porque les gusta la finalidad de la empresa” y es algo que se nota “a simple vista”. 

Asimismo, en el momento de una entrevista de trabajo este magnetismo facilitará que la persona sea seleccionada y una vez esté contratada tendrá mejor relación con sus compañeros.

“El magnetismo es generar carisma para que otras personas te perciban de una manera más amigable o más atractiva. Hay una buena noticia, esto se puede trabajar”, añade. 

En este sentido, Martín nos ha explicado las habilidades que caracterizan a una persona con magnetismo para poder trabajar en ellas.

El ser atractivo, no sólo físicamente, tiene un impacto en los demás y hace que quieran saber más sobre ti, al igual que la adicción que crean este tipo de personas. “Da igual del tema que hablen, siempre vas a tener interés por escucharles”, asegura Martín. 

Otro de los elementos fundamentales de la huella magnética es la generación de confianza que tienen las personas que la poseen y esto lo consiguen debido a la transparencia de su mensaje, “no van con doble sentido”.

También se debe trabajar en la asertividad. En un mundo en el que muchas personas quieren tener la última palabra, ganas puntos cuando eres alguien que se comunica desde la empatía, sin poner juicios e interesándose de forma sincera por los logros de los demás. Asimismo, el deseo de aportar valor es otra de las características, es decir, ponerse al servicio de las personas y “genera una semilla de endeudamiento mágica, ayudar sin esperar nada a cambio hacen que pasen cosas que no te esperas”, afirma Martín. De lo contrario, también es una habilidad el mostrar interés y querer nutrirse del conocimiento de los demás y esto solo se consigue aprendiendo a escuchar. 

En línea con esto, para generar magnetismo se debe vivir fuera del ego, una actitud que, a juicio del experto, denota seguridad, fortaleza y vibraciones positivas; así como fuera de la necesidad. 

“Cuando estás conforme con lo que tienes estás más tranquilo, no pides, no demuestras nerviosismo ni ansiedad. Las emociones negativas ahuyentan a otras personas”.

La buena comunicación hace que generes un buen clima y dar una sensación tan buena a tu interlocutor (en este caso el reclutador, inversor o cliente) que cuando te vas queda muy satisfecho aunque el tema de la conversación no haya sido nada trascendente. 

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Noticias relacionadas

Por último, aunque no menos importante, para Martín una persona con huella magnética debe “vivir desde el amor dejando a un lado el conflicto y tienen un arma secreta: la sonrisa”. 

Aunque parezca mentira, este simple gesto inspira una mayor confianza, aumenta la credibilidad, libera sustancias relacionadas con el placer, relaja y te hace más atractivo a los ojos de los demás, por lo tanto, sonríe siempre antes de hablar con alguien.