MERCADO LABORAL

Alianza de Adecco, Randstad y Manpower: así combaten la crisis los gigantes de los RRHH

Las tres empresas más grandes de RRHH se unen con el objetivo de arrimar el hombro en tiempos de incertidumbre económica y laboral

Las tres empresas más grandes de RRHH se unen con el objetivo de arrimar el hombro en tiempos de incertidumbre económica y laboral. Adecco, Randstad y Manpower han firmado una alianza para poner a las personas en el centro. ¿Cómo está funcionando?

La alianza se firmó el pasado mes de mayo

La alianza se firmó el pasado mes de mayo / PIXABAY

Se lee en minutos

Incertidumbre es la palabra que define la situación económica y laboral de España. Las empresas quieren continuar con su trabajo, pero los rebrotes de coronavirus y los posibles confinamiento preocupan para los planes del futuro. Ante esta situación, las tres empresas más grandes de recursos humanos se han aliado para “arrimar el hombro” y conseguir que la vuelta a la normalidad sea lo mejor posible para empresas y trabajadores. Adecco, Randstad y Manpower firmaron una alianza en mayo para contribuir a la nueva normalidad laboral.

El mundo del empleo no volverá a ser el mismo y precisará de colaboración y una coordinación sin precedentes por parte de todos los actores que forman parte del entramado laboral: desde los empleadores y los gobiernos hasta los sindicatos, las instituciones y, por supuesto, los propios trabajadores. 

Todos ellos deben adaptarse rápidamente a esta nueva realidad, en la que el distanciamiento social y otras medidas estrictas serán parte integral de todos los procesos relacionados con la actividad laboral durante un periodo de tiempo considerable. De lo contrario, se extenderá el miedo por la salud entre las personas y las empresas se mostrarán reticentes a reabrir sus puertas.

Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, explica que las tres empresas se dieron cuenta que tenían que poner su conocimiento y experiencia en materia de empleo y personas para que la salida de la crisis se hiciera “poniendo a las personas en el centro”. Tal y como añade, la transformación que esta pandemia va a suponer “no debe gestionarse con el sacrificio de aquellos colectivos más desfavorecidos (jóvenes, mujeres, personas con capacidades distintas, etc.) que habitualmente se llevan la peor parte”.

La alianza se firmó el pasado mayo y la primera de las metas que se propusieron las tres empresas fue gestionar cómo se debía volver al trabajo. Pero en estos meses se ha realizado una importante labor de divulgación y sensibilización hacia los clientes, candidatos, trabajadores y agentes sociales. Se han unido a la iniciativa sindicatos, asociaciones empresariales y muchas organizaciones, porque todos lo han visto como un propósito compartido

Este verano han decidido ampliar y dar mayor expansión a la iniciativa, y se ha involucrado a la patronal del sector para que todas las empresas que intermedian en el mercado de trabajo se unan a la iniciativa. En un entorno local se va a liderar desde ahora por Asempleo, patronal del sector, y a escala global por la WEC (World Employment Confederation).

Esta alianza consiste en una labor de divulgación de buenas prácticas, tanto en cuanto a las acciones de búsqueda de empleo, como en la gestión de aspectos esenciales en la crisis de la COVID-19 como es la seguridad y salud de las personas trabajadoras, “ya que los aspectos de la prevención de riesgos laborales son aquellos en los que se ha basado la iniciativa”, apunta Blasco. Esta iniciativa les ha permitido a cada organización desarrollar medidas de apoyo complementarias.

Valentín Bote, director de Randstad Research, explica que el trabajo de la alianza se ha centrado en la elaboración de documentos con protocolos reales y buenas prácticas para una vuelta segura al trabajo, basados en la experiencia real que tenemos. Estructurados por sectores y por países donde podrían aplicarse, en función de la diferente situación y normativa. Y otra parte importante de la alianza ha consistido en difundir y dar a conocer estos contenidos, que se ofrecen de manera gratuita y abierta a cualquier empresa que sienta que puede necesitar esta ayuda.

“La iniciativa fue muy bien acogida y conseguimos que desde julio fuese la patronal mundial de empresas de recursos humanos (World Employment Confederation) la que lidera la iniciativa”, apunta Bote. Y añade que la ayuda se basa en su experiencia, ya que pueden aportar su conocimiento del mundo del trabajo “a pie del cañón”. Bote asegura que no abordan la cuestión desde el punto de vista teórico, sino que todo deriva de experiencias reales y que funcionan: “Ese es el punto fuerte de la alianza y de los protocolos que surgen de ella”.

Vuelta a la normalidad de antes de la pandemia

Javier Blasco de Adecco Group explica que las empresas están viviendo una “enorme transformación” en función del grado de afectación de la pandemia en su actividad productiva. Pero puntualiza que se están acelerando cambios como el teletrabajo o la digitalización y “se está profundizando en todo tipo de herramientas de flexibilidad que permitan salvar puestos de trabajo y abordar un futuro incierto”

Por parte de las personas, explica que se está viendo también una transformación muy orientada a la búsqueda activa de empleo, a la recualificación no sólo de conocimientos, sino también orientada al desarrollo de aquellas competencias que potencien la empleabilidad, tanto digitales como de otro tipo.

Te puede interesar

No obstante, Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, asegura que la normalización absoluta de la situación con la vuelta a las cifras de empleo y recuperación de todos los sectores a niveles pre pandemia “no la veremos, desgraciadamente, hasta comienzos de 2023”. Pero matiza que en los próximos meses los sectores más castigados irán recuperando actividad a medida que las cifras sanitarias de los rebrotes lo permitan, y el empuje de las economías de otros países de la UE  y los fondos que irán llegando “nos permitirán un repunte en el PIB y en el empleo”.

Valentín Bote se muestra de acuerdo y asegura que la recuperación “se anticipa muy lenta”, por lo que se va a seguir todavía “mucho tiempo” con medidas que hace un año ni se planteaban.