EMPLEO VERDE

El empleo 'verde' abre una puerta para esquivar el paro

Las altas cifras del paro obligan a mirar hacia nuevos horizontes. Según la OIT, la economía verde en los próximos años generará 24 millones de empleos por lo que este sector puede ser una puerta abierta para la reconversión laboral

Las altas cifras del paro obligan a mirar hacia nuevos horizontes. Según la OIT, la economía verde en los próximos años generará 24 millones de empleos, por lo que este sector puede ser una puerta abierta para la reconversión laboral.

Centro de residuos municipales.

Centro de residuos municipales. / El Periódico

Se lee en minutos

A finales de agosto, en España había 3,8 millones de parados y 800.000 personas en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Para muchos de ellos, llega el momento de renovarse y los empleos verdes pueden alzarse como una opción. 

Según datos de la OIT, que define ‘empleo verde’ como aquel que “contribuye a preservar y restaurar el medio ambiente”, en los próximos años se crearán alrededor de 24 millones de estos trabajos, mientras que se destruirán seis millones, relacionados con la automoción o la minería, entre otros, lo que da un resultado de 18 millones de empleos netos. 

Además, según un estudio de Greenpeace, un modelo energético renovable generaría en 2030 tres millones de empleos hacia 2030, sobre todo en lo que concierne a la construcción de nuevas centrales renovables.

En este contexto, los empleos verdes pueden ser una alternativa al paro. Así lo corrobora la experta en empleo verde de Greenpeace, Alicia Cantero, quien señala que tienen que ser una salida laboral del presente y también del futuro. “La salida de la crisis provocada por la COVID-19 nos presenta una oportunidad única para comenzar un proceso de transformación de la economía que pase por la creación de empleo verde y de calidad y que nos permita afrontar la crisis ecológica”, indica.

¿Son los empleos verdes entonces una salida laboral para el futuro? En palabras de la directora sectorial de Adecco, Isabel González, no se trata de “una tendencia, sino de una necesidad”.  

“En los últimos años se ha avanzado poco en consecución, y bastante en concienciación. Se está produciendo una transformación del tejido empresarial”, afirma Isabel González, al tiempo que añade: “Ya se está trabajando en procesos de descarbonización, por ejemplo, en búsqueda de revalorización de esos territorios con proyectos de empleabilidad perdurables en el tiempo y no nocivos para el medio ambiente”.

Asimismo, según señalan desde Amigos de la Tierra, “la transición hacia un modelo ecológico y la mejora en la gestión de los residuos para el cumplimiento de las Directivas europeas creará múltiples empleos verdes en los próximos años”.

TIPOS DE EMPLEOS VERDES

Energías renovables y verdes, vehículos eléctricos, reciclado de residuos, agricultura ecológica, rehabilitación energética de edificios… Dentro de estos, el tratamiento de residuos es uno de los sectores que se alzan protagonistas, tras la publicación de Directivas europeas con un paquete de medidas para la gestión de residuos de 2018 sobre vertidos, generación de residuos y reutilización y reciclaje.

La economía verde abre muchas oportunidades en el ámbito laboral. Desde Greenpeace destacan la creación de empleos de calidad para la recuperación de la economía en sectores como la salud y la educación, las energías renovables, la modernización de edificios y construcción de viviendas sostenibles, la agricultura y ganadería ecológicas, la pesca, las infraestructuras verdes o empleos asociados a la economía circular, entre otros.

Además de esto, Greenpeace sugiere una aceleración de la transición energética a través de un sistema 100% renovable, realizar inversiones para mejorar la habitabilidad y, por último, apoyar y revisar los servicios públicos para el bienestar de la población, entre otras cuestiones. 

LA APUESTA POR LOS EMPLEOS VERDES

Noticias relacionadas

Alicia Cantero, de Greenpeace, advierte de la crisis ecológica a la que nos enfrentamos, con una crisis de biodiversidad que se suma a la climática, haciendo de España uno de los países vulnerables, con fenómenos meteorológicos adversos. Por ello, reivindica “abordar reformas de importante calado para estabilizar la economía, impedir la pérdida masiva de empleos, el incremento de las desigualdades sociales y de la pobreza y dar un firme impulso para luchar contra la crisis ecológica”.

Y es que, en opinión de Isabel González, de Adecco, apostar por los empleos verdes “no es una opción”.