TECNOLOGÍA Y EMPLEO

Los españoles no ven a la sociedad preparada para el empleo del futuro

El impacto que ya está teniendo la tecnología en el mercado laboral es de unas dimensiones impredecibles. Así, parece lógica la incertidumbre con la que vivimos en la actualidad. ¿Estamos capacitados para afrontar el reto?

Los españoles no ven a la sociedad preparada para el empleo del futuro

Reuters

Se lee en minutos

El futuro que depara el desarrollo tecnológico es incierto y resulta muy complicado predecir con exactitud hasta qué punto cambiará el mundo en el que vivimos. Si bien es cierto que todas las revoluciones previas terminaron por reportar innegables beneficios también lo es que, mientras están teniendo lugar, generan una inseguridad enorme en la población y la predisposición a adoptar los cambios es muy desigual.

En esta ocasión, en lo que se ha denominado Cuarta Revolución Industrial, no lo es menos y, de hecho, se están llevando a cabo informes desde diferentes instancias para evaluar cómo afronta la ciudadanía el impacto que tendrá la tecnología en cada uno de los ámbitos de su vida. Uno lo que más nerviosismo genera es, sin duda, el mercado de trabajo, que ya se está viendo profundamente afectado por las innovaciones tecnológicas. Pero, ¿qué ocurrirá en el futuro?

¿Qué piensa España?

La ‘III Encuesta de percepción social de la Innovación en la sociedad española’, llevada a cabo por Fundación Cotec, aborda en profundidad el asunto y, según desvela, los ciudadanos no ven precisamente con optimismo un futuro laboral marcado por la automatización. De hecho, 2 de cada 3 cree que la automatización afectará a una parte relevante de los puestos de trabajo actuales. Ahora bien, en lo que respecta a su propio empleo, la mitad considera que de ninguna manera podrá ser reemplazado por un robot o algoritmo

Del mismo modo, las opiniones cambian drásticamente sobre la preparación para afrontar esta situación, según se pregunte por la situación general o la particular de cada uno. Así, 4 de cada 5 encuestados afirman que la sociedad no está preparada adecuadamente para el impacto de la tecnología, mientras que al ser preguntados por su propia capacitación, el 64% se ve en disposición de competir en el nuevo mercado de trabajo.

Percepción sobre la capacidad de adaptación

En relación con quienes no se ven capacitados para adaptarse al nuevo entorno laboral, los ciudadanos esgrimen en la encuesta una preocupación creciente en relación a los recursos económicos necesarios para ponerse al día, que ya supera en 2019 a la dificultad para adaptarse a las novedades.

A pesar de que, según el informe, otras variables como el nivel de estudios o la relación con la ocupación son más determinantes a la hora de condicionar la perspectiva social de la innovación, el sexo también condiciona esta percepción del impacto de la tecnología en el mercado laboral. De hecho, mientras que los hombres prácticamente mantienen su percepción a lo largo del tiempo, las mujeres, cada año, muestran opiniones menos halagüeñas. Así, en relación con la encuesta de 2019, tan solo el 38% de las mujeres en activo consideran que están capacitadas para competir en un mercado laboral automatizado y con fuerte presencia de las TIC. Una cifra que alcanza el 44% si se toma como referencia la población total.

Prepararse para el futuro

Con vistas a la innegociable adaptación a las demandas laborales del día de mañana, tan solo el 20% de los encuestados considera que el sistema educativo responde a las necesidades formativas necesarias de cara a la futura sociedad tecnológica. Y ante la creencia generalizada de que la sociedad española no está suficientemente preparada para el enorme reto que debemos afrontar, según los ciudadanos, el timón deben llevarlo la universidad y los expertos, por delante de otras opciones como los políticos o los empresarios.

Los trabajos del futuro… y del presente

Lo cierto es que mientras seguimos hablando del futuro, la tecnología va haciendo su trabajo y el mercado laboral ya está experimentando esos profundos cambios que veníamos señalando. En este contexto, los puestos de trabajo más buscados y valorados, que para muchos son indescifrables, han cambiado drásticamente respecto a décadas pasadas.

Como muestra, basta con consultar alguno de los muchos estudios que se están realizando sobre los perfiles más buscados por las compañías para ver que nada tienen que ver con lo que se precisaba en el pasado. Uno de estos informes es el que han publicado desde Spring Professional, la consultora de selección de mandos intermedios, medios y directivos del Grupo Adecco, sobre cuáles son los perfiles más demandados y los más cotizados para este año en España.

 

Te puede interesar

Con él, entre muchos otros estudios, podemos hacernos una idea de cómo los perfiles especializados en Business Intelligence, Biga Data, Inteligencia Artificial o Blockchain copan todas las listas de deseos. Una tendencia que sin duda irá creciendo a medida que estas tecnologías se asienten en las empresas y administraciones. Los ciudadanos, con vistas a una adaptación óptima, tendremos que avanzar en paralelo a la innovación y el desarrollo tecnológico. Porque todo parece indicar que la evolución y el progreso tecnológico no espera a nadie.