Fondos ASG

La 'fiebre verde' en la inversión se acelera

  • Los fondos globales con criterios ASG gestionan 1,6 billones de dólares, el doble de dinero que hace un año

La 'fiebre verde' en la inversión se acelera

activos

3
Se lee en minutos
María Refojos
María Refojos

Redactora del suplemento 'activos'.

ver +

Mientras la sociedad ha asistido atenta al desarrollo de la cumbre de la ONU contra el cambio climático, el dinero ya está dando señales de que hay cambios en marcha. "La COP26 es una oportunidad para que el mundo y el sector de la gestión de activos se unan y actúen", clamaban recientemente desde la gestora Generali Investments Partners, pidiendo al sector que "continúe con su esfuerzo".

Según los datos de EPFR recogidos por Bank of America (BofA), la sostenibilidad está en el punto de mira de los inversores. En septiembre, el patrimonio en más de 2.300 fondos con criterios ASG (siglas de ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo) alcanzó los 1,6 billones de dólares a nivel global, el doble que hace un año. Esta cifra supone, además, que los activos bajo gestión en fondos ‘verdes’ crecen tres veces más rápido que los que se destinan a fondos que no cumplen ningún factor sostenible, destaca la entidad estadounidense en su último informe.

De forma concreta, 3 de cada 10 dólares de los flujos de entrada en renta variable global se han destinado a fondos ASG en los nueve primeros meses del año. En total, las inversiones en acciones que han apostado por el verde a través de estos vehículos repuntaron el 111% interanual, hasta superar los 230.000 millones de dólares. En el caso de la renta fija global, 1 de cada 10 dólares ha ido a parar a estrategias ASG hasta septiembre. "2021 va camino de ser un año récord en la captación de activos ASG", a ojos de los analistas de BofA, que prevén que el interés por la inversión socialmente responsable todavía no ha tocado techo.

Aparentemente, la pandemia ha colaborado. Ahora, más de la mitad de los inversores (el 55%) cree que las cuestiones medioambientales son más importantes que antes de que el covid-19 llegara a sus vidas. Al mismo tiempo, el 57% se muestra más preocupado por las cuestiones sociales que antes, revela el ‘Estudio Global de Inversión de Schroders 2021’.

"En el último año se ha disparado el interés por los fondos sostenibles", confirma Francisco Javier Garayoa, director general de Spainsif, asociación que agrupa a distintas organizaciones -desde financieras, aseguradoras o gestoras, pasando por universidades y escuelas de negocios- interesadas en promover la Inversión Socialmente Responsable (ISR) en España. Desde este foro han visto como en los últimos 12 años (de 2009 a 2020), los activos gestionados con criterios ASG se han multiplicado "prácticamente por diez" en España, por lo que descartan las "modas o tendencias pasajeras".

Esto se debe a que, en su opinión, se está dando un cambio de paradigma económico con efecto directo en la actividad financiera, "y la sostenibilidad se ha convertido en un factor inherente". Porque, si bien la pandemia ha aumentado la sensibilidad del inversor, hay otros disparadores que están impulsando la aceleración. Para empezar, instituciones públicas, nacionales e internacionales, siguen cerrando acuerdos sobre medio ambiente, recuperación económica e inclusión social con los que "ya se alinean gestoras e inversores", señala Garayoa. En paralelo, las firmas generalizan la oferta de productos ASG para recoger la demanda, más pronunciada en el caso de los institucionales.

Noticias relacionadas

"La guinda para completar este ecosistema favorable a los fondos ASG es el marco regulatorio de la UE, que propicia la transparencia y la protección al inversor en los productos financieros sostenibles", comenta el director general de Spainsif. Aunque sigue faltando un consenso global, la entrada en vigor en marzo de este año de la de la EU Sustainable Finance Disclosures Regulation ha aportado ciertas garantías en cuanto a homogeneización del concepto de finanzas sostenibles en el mercado europeo.

A cierre de 2020, la ISR alcanzó los 345.314 millones de euros gestionados, el 21% más que en 2019, según el estudio ‘La Inversión Sostenible y Responsable en España 2021’ de Spainsif. En el pasado ejercicio, los productos con alguna característica de sostenibilidad fueron mayoritarios, al representar el 54% de los activos totales, sobrepasando por primera vez los no ASG. "Carece de sentido pensar en términos de productos financieros ‘no sostenibles’", manifiesta Garayoa. Las previsiones apuntan a crecimientos superiores al 15% anual en activos con criterios ASG para los próximos tres años.