Crece el interés por activos inmobiliarios

Los inversores apuestan por los centros de las ciudades

  • Fondos de inversión, socimis y grandes grupos internacionales han puesto sus ojos en los centros de las capitales españolas

Obras de la residencia de estudiantes que la británica Amro promueve en la calle Palleter de València.

Obras de la residencia de estudiantes que la británica Amro promueve en la calle Palleter de València. / Fernando Bustamante

3
Se lee en minutos
Ramón Ferrando

El mercado inmobiliario está más activo que nunca en los centros de las ciudades españolas. El exceso de liquidez ha desbordado las oportunidades que ofrecen Madrid y Barcelona y ha derivado parte de la voracidad inversora de grandes compañías a ciudades como València, Alicante, Sevilla, Málaga, Bilbao o Valladolid. Grupos internacionales, fondos de inversión, sociedades inmobiliarias cotizadas en bolsa (socimis) y family oficce rastrean los centros en busca de oportunidades para invertir en residencias de estudiantes, hoteles, apartamentos turísticos y edificios de oficinas y viviendas.

València es uno de los mercados más activos por el tirón del turismo internacional y la apertura de universidades privadas en el centro que atraen a cientos de estudiantes extranjeros.

José Ángel Sospedra, director de la consultora CBRE en la Comunitat Valenciana, explica que varios factores han provocado la fiebre inversora en los centros de las ciudades más allá de Madrid y Barcelona. "La inversión en activos inmobiliarios se ha disparado porque los tipos de interés están muy bajos y hay mucha liquidez en el mercado. Además, ha vuelto el optimismo porque podemos convivir con la covid.

Los inversores son conscientes de que en España hay mucha seguridad jurídica y ofrece más rentabilidad que otros países de nuestro entorno. Están ampliando su foco y se han fijado en València, Alicante, Málaga, Bilbao, Palma de Mallorca y Sevilla. Buscan los centros porque ofrecen la máxima seguridad al ser zonas muy consolidadas".

Residencias de estudiantes, hoteles, apartamentos turísticos y edificios de oficinas copan la inversión

Inmobiliarias como Aedas también buscan oportunidades en el centro de las ciudades a pesar de la escasez de suelo para grandes promociones. Pablo Alonso, responsable nacional de Aedas de regeneración urbana y rehabilitación, señala que tienen proyectos residenciales de este tipo en los centros de Madrid, Sevilla, València y Vilanova i la Gertrú. "Estamos apostando por la regeneración. En Valladolid tenemos un proyecto en una antigua fábrica alcoholera que se había quedado en el centro y hemos levantado un edificio de viviendas", apunta Alonso.

En València, la compañía proyecta abrir la calle Túria hasta el mercado de Rojas Clemente y construir en uno de los últimos grandes solares que quedan vírgenes en el centro de la capital dos edificios con 63 viviendas. El proyecto de apertura de la calle Túria lleva más de dos décadas planeado y conlleva el derribo de varios inmuebles antiguos.

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Noticias relacionadas

La directora general de Olivares Consultores, Yolanda Lozano, precisa que en el caso de València los inversores están apostando por la reforma de edificios de oficinas en el centro, la renovación de galerías comerciales que se habían quedado obsoletas como Jorge Juan (que adquirió Atitlan) o Juan de Austria (donde Inditex prepara la apertura de su tienda Zara de referencia en València), y la puesta en marcha de apartamentos turísticos y hoteles. Uno de los grandes activos que todavía está en el mercado es el antiguo cine ABC Martí. Además, las británica GSA y Amro promueven sendas residencias de estudiantes en la avenida Guillem de Castro y la calle Palleter, y la empresa alemana de apartamentos turísticos Limehome va abrir un establecimiento en la calle Norte.

Rafael Clausí, director de Inversión de Recasens Real Estate, añade que los inversores buscan edificios de entre 4 y 10 millones para destinarlos a residencias de media estancia y obtener rentabilidades de entre el 10% y el 12%.