Vivienda

Libeen quiere mejorar el acceso de los jóvenes a la vivienda con el alquiler con opción a compra

  • La startup apuesta por el smarthousing para atacar este problema, ya que aseguran que los jóvenes pueden hacer frente a las cuota hipotecarias, pero no a la entrada

Equipo de Libeen

Equipo de Libeen / Activos

4
Se lee en minutos
Marta Gracia
Marta Gracia

Redactora del suplemento 'activos'

ver +

El acceso a la vivienda es complicado para muchos. La generación millennial y la Z son los que más lo sufren, ya que las dos crisis que les han caído encima (la inmobiliaria y la del coronavirus) han hecho que no hayan podido ahorrar lo suficiente para poder acceder a una casa en propiedad. Ademas, los altos precios del alquiler, sobre todo en ciudades como Madrid y Barcelona, hacen que destinen el 50% de sus ingresos al pago de la mensualidad, por lo que no tienen margen de maniobra.

Con el objetivo de acabar con este problema se ha puesto en marcha Libeen. Una startup que ha llegado con el concepto de smarthousing, es decir, adquirir una vivienda a través del propio alquiler mensual, el concepto es el mismo que el de alquiler con opción a compra. José Manuel Cartes, ceo y fundador de Libeen, considera que "uno de los principales problemas que hay hoy en día en la sociedad es que los jóvenes no puedan acceder a una vivienda".

El fundador explica que la compañía nació porque para comprarse una casa de unos 200.000 euros se necesitan 60.000 (entrada e impuestos) “hoy en día ¿quién tiene esa cantidad”, se pregunta Cartes y añade que a lo mejor un joven puede que la tenga, pero no quiere destinarla en su totalidad a la compra de una vivienda. Por ello creó Libeen, porque, tal y como indica, a partir de 15.000 euros ya se podría comprar una casa. "Lo que hacemos es ahorrar por el comprador, ya que con lo que paga de alquiler destina una parte a la adquisición de la vivienda", puntualiza.

El cliente que quiera adquirir una vivienda a través de Libeen debe acceder a la página web y seleccionar la casa que quiera. Una vez seleccionada, la visita puede ser virtual o presencial o incluso se puede reservar sin verla "una chica la alquiló y compró sin verla, menos mal que luego le gustó", apostilla José Manuel Cartes. En ese momento, Libeen comprueba la solvencia para poder afrontar el pago mensual y la entrada. "Si está todo bien, se firma y ya se adquiere".

La principal ventaja, según el fundador, es que aunque el inquilino pague la misma cuota de alquiler que fuera de Libeen, los ahorros van aumentando “porque si pago 1.000 euros mensuales, una parte de ellos va para la aquisición del piso, es como una inversión”. De hecho, Cartes asegura que Libeen es un “proyecto ambicioso y muy bonito, que ayuda a muchas personas”. Asimismo, destaca que también hace de puente entre los fondos, bancos y los clientes, porque cuando van a pedir una hipoteca ya cumplen todos los requisitos “en un tiempo récord, en un periodo de 2, 3, 7 años...”

El market place que tiene Libeen llega a la startup a través de acuerdos con proveedores de activos, propietarios particulares, inmobiliarias, fondos y promotoras. Por otro lado, tienen una parte que es de partners financieros a los que compran los activos y financias los clientes. El ceo insiste en que a parte de un negocio su objetivo es ayudar a que la gente se pueda comprar una vivienda, "porque vamos a llegar a los 65 años sin casa, sin ahorros y sin pensiones". Para Cartes, esta fórmula es "perfecta" para que la gente pueda hacer su patrimonio.

Ante la situación de que un cliente no quiera luego adquirir la vivienda cuando haya pasado el tiempo, el fundador de Libeen considera que es muy difícil que suceda, aunque reconoce que puede pasar, "por el momento no nos hemos visto en la tesitura, pero seguro que se da en un futuro". De esta manera, explica que cuando llegue el momento se intentará dar una prórroga o encontrar una solución, "somos un negocio, pero trabajamos con personas, lo que queremos es ayudar".

El futuro de Libeen

Por el momento, Libeen está en Madrid y en Valencia, apoyado por Juan Roig, el dueño del Mercadona, pero el futuro es "crecer en este 2021" a nivel nacional y a partir de ahí mirar fuera de las fronteras. Cartes insiste en que están "atacando" un problema de la gente joven y por eso no les va a suponer un esfuerzo grande seguir creciendo.

Noticias relacionadas

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Asimismo, reflexiona sobre que mucha gente joven tiene estabilidad laboral y económica para poder pagar las cuotas hipotecarias, pero que carece de los ahorros previos "y ese es el principal problema". Y añade que están abiertos a sinergias y acuerdos con compañías para que todos juntos puedan atacar esta problemática.