Finanzas personales en pandemia

Estas son las principales decisiones de inversión que debes tomar en épocas de crisis

Mover parte del ahorro que se tiene disponible es una práctica que se ha de llevar a cabo siempre que se pueda, puesto que hace que nuestro capital vaya rindiendo y sorteando los efectos adversos de la inflación

Probablemente se tienda a pensar que invertir cuando en un escenario revuelto es una locura, pero no es así. Mover parte del ahorro que se tiene disponible es una práctica que se ha de llevar a cabo siempre que se pueda, puesto que hace que nuestro capital vaya rindiendo y sorteando los efectos adversos de la inflación. Sobre todo, si se plantea como un hábito con un esquema de largo plazo. 

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. / Markus Steidle (Pixabay)

Se lee en minutos

Muchas personas tienen dudas cuando se producen momentos de crisis. Son conocedores de que, en muchos casos, los activos se abaratan y, con la disponibilidad de sus ahorros no saben en qué invertir, ni el riesgo que deben asumir. Llegan a dudar de comenzar a adquirir productos de inversión. 

Por el contrario, tener convicción es uno de los principales pasos que se debe dar. “Una buena inversión es bastante sencilla”, comenta Felipe López-Gálvez, analista de Singular Bank. Y es que hay grandes decisiones de inversión que realmente importan y cada una de ellas es lo suficientemente simple como para que cualquiera pueda llevarlas a cabo sin ningún tipo de problema.

Mira bien en lo que inviertes

Previo a embarcarnos en una decisión de inversión de verdad, los expertos aconsejan que se debe definir en dónde se emplea nuestro dinero y los objetivos que hay que trazarse para lograr una rentabilidad concreta. “Siempre hay que seguir al mercado, aunque en época de crisis todo es mucho más sensible, por lo que hay que informarse el doble”, comenta José Luis Herrera, analista independiente. 

“En este sentido, la clave es, sabiendo que la situación es adversa, que muevas el dinero que no vas a necesitar en el corto plazo, por lo que pueda pasar”, advierte el experto. “Es preferible que inviertas parte de tus ahorros y un capital que no te resulte imprescindible para afrontar cualquier tipo de contingencia”, añade. 

Si es una meta de corto plazo, como el dinero que necesitarás dentro de unos años para el pago inicial de una vivienda, no se debe tocar, pues puede comprometer algunos objetivos que se han trazado en tu planificación financiera, aconsejan los expertos.

El horizonte de la inversión

Asimismo, los objetivos de inversión a más largo plazo brindan más flexibilidad, por lo que es práctica fundamental en situaciones de crisis económica. Cambiar el chip de mover el dinero con metas de retorno a más años vista ofrece más posibilidades de tener éxito con nuestra estrategia. 

“Cuanto más tiempo para aprovechar los altibajos de los mercados y hacer los ajustes necesarios, habrá más oportunidad de asumir un poco más de riesgo y alcanzar mejores rentabilidades”, dice López-Gálvez.

Para un objetivo de inversión a largo plazo como la jubilación o la independencia financiera, este concepto se hace aún mucho más importante. “Hay que olvidarse del concepto del ‘ganar mucho en poco tiempo’, puesto que supone muchos riesgos que no debes acometer, y menos aún en una situación de crisis económica”, asevera Herrera.

Actuar en función al ahorro

A muchas personas les encanta decir, efectivamente, cómo obtener rentabilidades más altas cuando invierten. Hablan sobre lo que está haciendo el mercado, qué valores están teniendo un mejor comportamiento o cuál es su estrategia de inversión, para compartir la fórmula del éxito de la inversión. 

Sin embargo, nada de eso es importante. “La realidad es que más allá de charlar con amigos o conocidos sobre cómo y dónde invertir, una de las decisiones que se deben llevar a cabo es que actuemos en función al ahorro que puedes tener cada mes”, asegura López-Gálvez. 

“El simple hecho de ahorrar más dinero tendrá un impacto mucho mayor en el éxito final que tratar de obtener mejores rentabilidades en un marco temporal más inmediato”, agrega el experto. De hecho, puede cortar décadas de nuestra vida laboral simplemente aumentando la tasa de ahorro en unos pocos puntos porcentuales.

“Debemos calcular la cantidad necesaria para ahorrar e intentar que el porcentaje que destinamos al ahorro aumente un 1% cada 6 meses, puesto que no hay nada importante para el éxito a largo plazo”, aporta Herrera.

Los productos de inversión importan

Existen muchas cosas en las que se puede emplear el dinero a través de la inversión, pero hay dos que son las más importantes: acciones y bonos.

Te puede interesar

Invertir en valores cotizados brinda el mayor rendimiento potencial, pero también la mayor variabilidad en las rentabilidades que realmente se reciben. Por otra parte, los bonos son inversiones más conservadoras que las acciones, con un retorno esperado menor pero también con un riesgo menor.

“La decisión más importante que se puede tomar en este sentido, es qué porcentaje de tu capital lo destinas a acciones y cuál a bonos”, destaca López-Gálvez. “Cuanto más inviertas en acciones, mayor será su rendimiento potencial, pero más perderá cuando el mercado atraviese una de sus eventuales caídas”, expone.