FINANZAS PERSONALES

Así puedes aumentar tu patrimonio si ahorras de 50 a 100 euros al mes a largo plazo

Comenzar a ahorrar desde joven es importante, primero para coger el hábito y para tener más dinero para cualquier imprevisto

Comenzar a ahorrar desde joven es importante, primero para coger el hábito y para tener más dinero para cualquier imprevisto. Muchas personas no tienen capacidad de ahorro, pero se puede empezar por cifras pequeñas e ir incrementando la cantidad.

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. / Pixabay

Se lee en minutos

Familiarizarse con la cultura del ahorro es algo que hay que hacer más pronto que tarde. Aunque muchas veces haya personas que piensen que no tienen capacidad de guardar dinero más allá de 50 o 100 euros mensuales, y que por eso deciden no mover su liquidez, la realidad es que la constancia en las aportaciones que se acometan puede hacer que el capital se incremente sustancialmente con el paso de los años. De este modo, a mayor prontitud, más probabilidad de éxito.

Los expertos coinciden en que hay que destinar una parte de los ingresos a ahorrar e invertir. “Se recomienda que sea aproximadamente el 20% de lo que ingresamos, para que las finanzas personales no se vean trastocadas”, asegura Victoria Torre, responsable de producto de Singular Bank. Y es que siguiendo un método estable se puede agradecer en el futuro y hará que tengamos muchos menos imprevistos al contar con más margen de maniobra.

Según apunta José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, el enfoque del ahorro e inversión en horizontes temporales amplios debe tenerse presente siempre: “Se evita el riesgo y se consiguen rentabilidades estables a medida que se amplían los años en los que se moviliza el capital”. De ahí a que cuanto más joven se empiece con a elaborar una estrategia pensando en 10 años vista, como mínimo, más patrimonio se podrá terminar acumulando. La realidad es que el mejor destino para nuestro ahorro mensual es ir invirtiéndolo de forma diversificada en todo el mundo.

El método para hacer un plan para ahorrar de forma diversificada no resulta nada difícil, dado que ya hay fondos de inversión o planes de pensiones que hacen esta diversificación y que se encargan de ejecutar las estrategias adecuadas. Nosotros solo nos tenemos que preocupar de hacer aportaciones, por muy bajas que sean. 

Pongamos algunos ejemplos para hacerlo más visible. Imaginemos que tenemos un rendimiento medio estimado del 3,4% en un plan de pensiones y que las aportaciones mensuales son crecientes (2% anual). ¿Cuánto dinero podrías acumular cuando hayas cumplido 67 años si has comenzado aportando 50 euros inicialmente? 

Pues bien, tomando esa referencia, empezando a los 30 años tendríamos más de 60.000 euros; haciéndolo con 40 años más de 33.000 euros; e iniciando la inversión con 50 años más de 16.000 euros. Es una clara representación de cómo incluso con pequeñas aportaciones se puede hacer crecer nuestro capital. 

Con la base anterior, apartando 50 euros mensuales, conseguiríamos 600 euros anuales. Si cada año podemos aportar algo más, un 5% más, quiere decir que, en el último ejercicio antes de jubilarnos tendríamos que ser capaces de ahorrar 3.880 euros. 320 euros mensuales, concretamente. 

No obstante, esa estimación no deja de ser ciertamente modesta. Pongamos en situación de que las cosas están yendo mejor de lo esperado y podemos contar con una rentabilidad media al año del 6%. Eso quiere decir que llegaríamos a sobrepasar los 200.000 euros acumulados –únicamente comenzando con 50 euros–.

El empleo de los 100 euros mensuales

Ahorrar con un esquema mental de largo plazo requiere de constancia y tiempo“Esto es importante porque cuanto antes empiezas a ahorrar más pueden tus ahorros trabajar para tus intereses”, argumenta Cárpatos. Además, la constancia es fundamental para alcanzar las metas que nos hemos trazado. 

Noticias relacionadas

Pero si además somos capaces de separar de nuestro sueldo unos 100 euros los resultados aún son más sólidos. En 30 años la cantidad que habremos conseguido será alrededor de 100.000 euros, de los cuales 40.000 es lo que hemos ido aportando con lo que hemos ido ahorrando y 60.000 euros de ganancias. 

Pero siguiendo con el mismo ejemplo anterior, la realidad es que si podemos ir incrementando esas aportaciones de 100 euros el 5% cada año, con una rentabilidad de entorno al 5%-6%, podremos tener cuando lleguemos a la edad de jubilación más de 400.000 euros. Una cifra que nos serviría para tener mucha tranquilidad.