FINANCIACIÓN EN TIEMPOS DE COVID

Cómo lograr una mejor financiación de tus préstamos tras la pandemia

Según Asufin, solo un 14% buscará un crédito en los próximos seis meses

La crisis económica provocada por el coronavirus ha hecho que la intención de los españoles de pedir un préstamos haya descendido. De hecho, según Asufin, solo un 14% buscará un crédito en los próximos seis meses.

 

Solo un 14% buscará un crédito en los próximos seis meses.

Solo un 14% buscará un crédito en los próximos seis meses. / Pixabay

Se lee en minutos

Los españoles no se plantean la posibilidad de pedir un crédito como consecuencia de la crisis sanitaria. La asociación de consumidores Asufin ha advertido de que la incertidumbre causada por la pandemia del coronavirus ha impulsado a la baja la intención de los clientes de solicitar préstamos personales este verano, dado que estima que solo un 14% buscará un crédito en los próximos seis meses.

Según el primer barómetro de préstamo al consumo elaborado por Asufin, aunque en el mes de junio “es habitual que se firmen contratos para financiar viajes, vacaciones o reformas del hogar”, la crisis sanitaria ha hecho que los consumidores cambien su prioridad, de modo que el 30% suscribirá uno no por motivos de ocio sino “en busca de liquidez”.

En este sentido, aquellos usuarios que necesitan saber cómo alcanzar una mejor financiación pueden seguir una serie de consejos que seguir a partir de ahora. También, ante el supuesto de que no puedan acometer las cuotas de sus créditos actuales. “La salud financiera es fundamental para acometer las metas del futuro”, resalta Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank.

Compara y fíjate en los intereses

Lo primero que hay que hacer es fijarse en las condiciones del crédito que vamos a contratar. “No solo hay que fijarse en los intereses que nos van a aplicar, que son muy importantes, sino también en otro tipo de condiciones, como la contratación de otros productos”, indica José Luis Herrera, analista independiente. “Es fundamental que hagas una comparación de préstamos antes de la contratación, que veas muy bien todas la características”, añade el experto. 

En el momento en el que tengamos decidido por qué crédito decantarnos, es fundamental fijarse en la TAE (Tasa Anual Equivalente). “Es la que aglutina el coste total del préstamo, incluyendo comisiones, intereses, gastos y comisiones”, detalla Torre.

Asimismo, existen algunas entidades que ofrecen “dinero rápido” y sin necesidad de aportar garantías de pago. Debemos tener mucha cautela con estos créditos, puesto que aplican comisiones demasiado altas en comparación con la mayoría de los bancos. 

Las cantidades importan

Tiempo atrás, cuando queríamos pedir un préstamo, era muy habitual que la entidad bancaria de turno nos ofreciese la cantidad más alta que solicitáramos. No obstante, eso ha cambiado en el presente por los mayores filtros de riesgos de los bancos, tanto para clientes nuevos como antiguos.

Aun así, se debe tener mucho cuidado con tirar por arriba cuando se solicita un crédito. “Lo más aconsejable es que, aunque la entidad te ofrezca más dinero del que habías pensado, te centres en las cantidades que habías planificado, ya que endeudarse de más representa un riesgo”, recomienda Herrera. Lo mejor es ajustar al máximo la cifra que queremos pedir y evitaremos el pago de intereses mayores.

La justificación del gasto

En el momento en el que solicitemos un crédito la mayoría de los bancos nos preguntarán en qué pretendemos emplear esa financiación, dado que esa información les aporta un importante grado de seguridad. 

“No es comparable a que se pida un préstamo para abordar deudas previas que para adquirir un vehículo”, ejemplifica Torre. Así, la mayoría de las entidades financieras ofrecen préstamos específicos para la financiación de un fin en concreto. “Para que el banco te conceda esos beneficios deberás acreditar con los documentos correspondientes que el fin del préstamo es el que has solicitado”, añade.

En el caso de que no puedas pagar los préstamos…

Si no tenemos la capacidad de devolver los préstamos, el Gobierno aprobó una moratoria sobre los créditos, de manera que los clientes que se encuentren en situación de vulnerabilidad podrán aplazar el pago de las cuotas de sus préstamos personales durante un plazo de tres meses. Se puede solicitar hasta el 29 de septiembre de este mismo año.

Te puede interesar

De igual modo, la Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP) comunicó “la decisión de sus miembros de dar cumplimiento íntegro” a la moratoria, mientras que los bancos ofrecen algunas facilidades. Lo que integran la AEB y la CECA aprobaron una moratoria sectorial complementaria a la del Gobierno. 

Permiten que sus clientes tengan la opción de aplazar el pago del capital de sus préstamos personales (carencia parcial) durante un máximo de seis meses, un período durante el cual solo deben pagar los intereses.