COMIDA A DOMICILIO

El restaurante en casa y la comida a domicilio: pros y contras

Las formas de consumir cambian y cada vez más optamos por el restaurante en casa, ¿cuáles son los pros y los contras de esta tendencia? ¿Qué puede llegar a suponer para el sector de la restauración este cambio de tendencia?

Las formas de consumir cambian y cada vez más optamos por el restaurante en casa, ¿cuáles son los pros y los contras de esta tendencia? ¿Qué puede llegar a suponer para el sector de la restauración este cambio de tendencia?

El restaurante en casa y la comida a domicilio: pros y contras

Pixabay

Se lee en minutos

Las formas de consumo están cambiando. El ocio se traslada al hogar cada vez más, entre series en streaming, compras olvidadas e incluso la comida a domicilio. Todo puede ser susceptible de recibirlo en la puerta de casa. En consecuencia, los nuevos modelos de negocio responden a las nuevas demandas generadas.

En un momento en el que el sector de la hostelería vive grandes cambios (con 2.000 establecimientos menos en 2019, sobre todo bares y cafés), la comida a domicilio resurge para dar oportunidades desconocidas hasta ahora.

LA TECNOLOGÍA, CLAVE PARA LA COMIDA A DOMICILIO

Y aquí la tecnología tiene mucho que decir: en España, 9 de cada 10 personas están conectadas. Además, en la actualidad, el 55% de los consumidores argumenta que tiene menos tiempo ahora que antes, algo que se traduce en la rapidez, según el informe ‘Tendencias del Consumidor 2020’ de Nielsen. En este sentido, 8 de cada 10 españoles afirma que no tiene tiempo para cocinar, de ahí que opten por opciones preparadas.

La rapidez, la proximidad y la disponibilidad en la puerta de casa son algunas de las claves del éxito de las plataformas emergentes de economía colaborativa.

Además de estos factores, Diego Olmedilla, profesor de CEF y director general de Aplus Gastromarketing, hace referencia a la “cuota de estómago” como otro aspecto que hay que tener en cuenta en el auge de la comida a domicilio, una cuestión por la que “se pelean” las marcas, lo que hace que surjan nuevos modelos de negocio y diferentes momentos de consumo.

Una oportunidad que los establecimientos no pueden dejar escapar. “Entran nuevos actores porque las grandes superficies se pueden convertir en el restaurante en casa, ya no solamente la comida rápida”, explica. Además de esto, también “el restaurante tradicional ve un nuevo modelo de negocio y te lo lleva a casa. Incluso en algunos casos es el propio cocinero el que va”, indica Diego Olmedilla.

“Estas nuevas oportunidades abren las puertas a nuevos actores y hay nuevos momentos de consumo”, argumenta este experto. “Si añades todo esto, sigues aumentando tus servicios e incrementas las oportunidades de negocio”.

LA FALTA DE REGULACIÓN, ENTRE LAS TRABAS

Noticias relacionadas

Pero no todo son buenas intenciones. Entre los inconvenientes a los que se enfrentan estos nuevos modelos, Diego Olmedilla hace referencia a la falta de regulación. “Al final los modelos de negocios van más deprisa que la legislación”, argumenta.

“Por ejemplo, cuando va un chef a casa a cocinar, ¿cómo se transportan los alimentos? ¿Hay cadena de frío o no? Si es un catering, ¿el restaurante tiene que darse de alta en otra actividad aparte del propio restaurante porque no son la misma actividad?”, pregunta. Será la legislación la que tendrá que dar respuestas.