Cifras de inversión récord

Los grandes padrinos de las start-up

  • Las empresas se lanzan a abrir sus propias impulsoras de emprendedores para acelerar su transformación digital

Los grandes padrinos de las start-up

Activos

10
Se lee en minutos
Ramón Ferrando / David Page / Eduardo L. Alonso / Adrián Amoedo / Noelia Santos / M. E. / Julio Gutiérrez

España tiene 170 aceleradoras de start-ups, la mayoría vinculadas a grandes empresas que necesitan potenciar su digitalización con talento externo. Impulsar a start-ups que empiezan a salir al mercado con programas de mentoría y las ayudan a captar financiación. Es un sistema de desarrollo en el que ganan las dos partes ya que los emprendedores conocen las necesidades de las corporaciones, tienen acceso a los recursos de las compañías y logran una relación como cliente con las empresas.

El modelo nació en Estados Unidos e Israel, y en España, Telefónica fue pionera. Desigual acaba de anunciar su propia aceleradora con el apoyo de Plug & Play y se suma a Repsol, Cuatrecasas, Mahou o Santa Lucía. Francisco Polo, Alto Comisionado para España Nación Emprendedora, subraya que las aceleradoras son esenciales.

"Estamos viendo cifras récord: en lo que llevamos de año, las start-ups han superado los 3.000 millones de euros de inversión, triplicando el volumen captado en 2020", apunta el responsable de la estrategia nacional de digitalización del Gobierno. La mayoría de este tipo de aceleradoras está vinculada a compañías con mucha experiencia en el ecosistema emprendedor como Plug & Play, Lanzadera o Attico Lab, que diseñan soluciones a medida.

Ricardo Álvarez-Cienfuegos, de Plug & Play, explica que las empresas buscan "atraer soluciones innovadoras para integrarlas, cambiar la cultura interna con una mirada de fuera y en ocasiones posicionarse con una aceleradora como una manera de hacer marketing".

Tony Paños, director de proyectos de Lanzadera (aceleradora de Juan Roig, presidente de Mercadona), subraya que cada vez "hay más empresas grandes que quieren innovar a través de start-ups. Muchas buscan un intermediario porque es un mundo que hay que conocer". Paños asegura que estos programas son muy beneficiosos para las empresas emergentes. "A nuestras start-ups las pone en el radar. Algunas hacen pruebas de concepto con grandes corporaciones, desarrollan productos y les sirve para probarlo y tener una validación más segura. Así conocen las necesidades de las corporaciones y consiguen una relación como cliente con la empresa", añade.

Lanzadera tiene un programa en el que grandes firmas (Bosch, Sony con PlayStation o la propia Mercadona) proponen retos que responden a sus necesidades para que las start-ups aporten sus soluciones mientras son aceleradas.

Acto de PlayStation en Lanzadera.

/ Activos

MADRID: De fábrica de baterías a iluminar start-ups

El edificio se levantó en la última década del siglo XIX. Una construcción neomudéjar ubicada en lo que entonces era una zona industrial de Madrid, cerca de la ribera del Manzanares, y que fue ideada para acoger la primera fábrica de baterías industriales de la capital promovida por Isaac Peral, el inventor del submarino. El edificio, hoy enclavado en una zona residencial a unos cientos de metros del Palacio Real, acoge desde hace algo más de un lustro el Campus de Google, uno de los siete centros repartidos por el mundo de la iniciativa Google for Startups, a través de la que el gigante tecnológico articula su labor de impulso y respaldo al emprendimiento digital.

El Campus acoge la labor ligada al emprendimiento de la propia Google y también las actividades en la capital de dos importantes incubadoras y aceleradoras de start-ups, como son SeedRocket y Tetuan Valley. Entre las tres cubren las diferentes fases de maduración de los proyectos de emprendimiento en el sector digital.

Tetuan Valley se vuelca en las etapas más tempranas de las start-ups, con un programa de preaceleración de proyectos para concretar los primeros prototipos y la búsqueda de primeros clientes. SeedRocket está centrada en una fase posterior de desarrollo de producto, de creación de equipos más amplios y de implantación a escala nacional.

Google for Startups, a través del programa Growth Academy, busca impulsar el crecimiento de compañías que ya han adquirido cierto grado de madurez dándole acceso a expertos de la compañía, a su tecnología y a la comunidad generada con otras sociedades vinculadas al sector tecnológico. "Son programas de dos meses enfocados a la internacionalización, a la captación de nuevos usuarios y a la medición y analítica en la fase de crecimiento", explica Sofía Benjumea, responsable de Google for Startups para la región EMEA.

Las instalaciones están cerradas temporalmente por las medidas de prevención ligadas a la pandemia -Google confirma que estudia una reapertura en 2022- así que las actividades de sus socios se han adaptado para realizarlas telemáticamente.

BARCELONA: Desigual refuerza su apuesta

Afrontar el cambio tecnológico en solitario es el principal error de las firmas asentadas. La multinacional Desigual ha apostado abiertamente por la innovación y la renovación de conceptos como parte fundamental de su genética como empresa. En esta línea, ha creado Awesome Lab, que define como "un nuevo ecosistema colaborativo desde el que promover los cambios que marcarán el futuro de la moda".

Alberto Ojinaga, director general de Desigual, describe la iniciativa de seleccionar siete start-ups como una muestra de apertura a la colaboración en todas las áreas. Prevé invertir alrededor de 15 millones de euros en los próximos tres años en algunas de las start-ups que forman parte del programa de Awesome Lab.

La aceleradora de inversión de Desigual nació con grandes dosis de entusiasmo por parte del fundador de la multinacional, Thomas Meyer, que defiende que la "colaboración es futuro". La plataforma de innovación que ha colaborado con Desigual es Plugandplay, firma con presencia en cinco continentes y sede en Silicon Valley. Su función es conectar start-ups con empresas de capital riesgo, universidades o agencias gubernamentales.

Las elegidas son Vestico, Syrup Tech, Swearit, Personify XP, Resortecs, Exonode y SXD. Swearit es la única start-up con sede en España. Pretende utilizar la tecnología ‘blockchain’ para certificar la trazabilidad de los productos mediante un código QR.

Vestico utiliza la inteligencia artificial para mostrar a los compradores cómo les quedarán las prendas antes de comprarlas. Personify XP desarrolla herramientas para analizar en tiempo real el comportamiento de los visitantes de las tiendas virtuales. Resortecs desarrolla aplicaciones para reciclar prendas de manera eficiente y a gran escala. La alemana Exonode aporta soluciones para reducir devoluciones por parte de clientes mediante ‘machine learning’. SXD, estadounidense, está especializada en herramientas de diseño de moda que limitan el desperdicio con una reducción de costes del 55%. Syrup Tech, con sede en Boston, se ha enfocado a la optimización del inventario, potenciar la venta a precio completo y evitar desabastecimientos.

Todas ellas vienen a reforzar aspectos de desarrollo que eran más difíciles de afrontar desde la propia empresa con sede en la Barceloneta.

Jordi Rivera, CEO de Grupo DAS, con emprendedores.

/ Activos

VALENCIA: En busca de soluciones concretas

El bufete de abogados Cuatrecasas y Grupo Das han montado sus propias aceleradoras para encontrar soluciones a problemas concretos e imprimir una mayor velocidad a sus procesos de innovación. Cuatrecasas apostó por este modelo hace seis años. El despacho (formado por más de mil abogados y 200 socios) gestiona directamente la aceleradora, aunque se apoya en la consultora Gellify para seleccionar a las start-ups.

Alba Molina, responsable de innovación del bufete, subraya que trabajan con las empresas para obtener "conocimiento tecnológico. Nos permite trabajar con tecnologías muy disruptivas que son útiles para los socios".

La compañía invierte cada año cerca de 100.000 euros en su programa de aceleración. Gracias a su apuesta por la innovación ha encontrado start-ups con herramientas eficaces que ha acabando implantando. Es el caso de la empresa tecnológica Tiq Time, una plataforma que ayuda a los abogados a minutar su trabajo y que ha acabado utilizando el bufete.

Grupo Das ha externalizado el servicio de aceleración contratando a la empresa Attico Lab. La compañía busca soluciones tecnológicas de los sectores ‘legaltech’, ‘insurtech’ (asegurador), y ‘proptech’ (inmobiliario). Jordi Rivera, CEO de Grupo DAS, subraya: "Necesitamos una transformación cultural y la aceleradora nos ofrece una forma de trabajo con una visión nueva y externa. Lo hacemos para dar más velocidad a nuestros procesos de innovación". DAS ha presupuestado 80.000 euros para su primer programa de aceleración, en el que participan cinco start-ups durante veinte semanas.

VIGO: BFA, motor de 450 empleos

El arraigo del sector de la automoción en la comunidad gallega alrededor de la planta de Stellantis en Vigo, principal factoría del país, genera un ecosistema colaborativo del que surgen nuevas empresas cada año. Buena parte de la culpa la tiene la Business Factory Auto. La BFA, aceleradora centrada en este sector, va ya por su sexta edición tras lograr sacar adelante 365 proyectos y tras generar 450 puestos de trabajo de alta cualificación.

En sólo cinco años la iniciativa impulsada por el grupo automovilístico franco-italiano, la Xunta, Zona Franca de Vigo y el Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga) ha logrado que se asienten en el tejido industrial de la comunidad 53 nuevas empresas, cuya facturación conjunta supera los 82 millones de euros. "A medida que va cumpliendo ediciones se hace más evidente que hemos dado con la fórmula", apunta el vicepresidente segundo del a Xunta y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde.

Para la sexta edición, la BFA volvió a romper el récord de participación tras recibir 136 proyectos de más de 30 países. El comité ejecutivo anunció la selección de 20 para empezar el próximo mes. "En cada convocatoria la propia industria define sus necesidades", comenta el responsable del equipo gestor, Jorge Gómara.

CÓRDOBA: El Patio: un ecosistema de innovación

La aceleradora de start-ups El Patio abrió sus puertas en Córdoba en junio del año 2018. A pesar de su juventud, este proyecto ya se ha afianzado como un referente entre aquellos que quieren comenzar su andadura empresarial. Pertenece a la iniciativa Andalucía Open Future, un proyecto de colaboración público-privado de la Junta de Andalucía y Telefónica. También participa el Ayuntamiento.

Además de El Patio, la red cuenta con otras tres aceleradoras en Andalucía: El Cubo (Sevilla), La Farola (Málaga) y El Cable (Almería). La aceleradora cordobesa fue la última en llegar a esta red, aunque las cifras que aglutina la consolidan como un referente del sector. Más de 60 empresas han solicitado entrar en el espacio, de las cuales 39 han sido aceleradas. La tasa de supervivencias es de más del 82% un año después de su inicio de actividad.

Noticias relacionadas

ZAMORA: Muchas manos para asegurar el futuro rural

El impulso para la generación de nuevos negocios no sólo nace de los grandes emporios: también surge a través de la unión de pequeños empresarios. La Fundación de la Escuela Interprofesional de Industrias Lácteas, con sede en Zamora, persigue la profesionalización de empresarios y trabajadores del sector.

Nacida hace apenas dos años, su estructura, pionera y novedosa, la conforman 47 patronos, 36 de ellos fundadores, pertenecientes al ámbito agroalimentario, que tienen como objetivo inculcar en los productores, vinculados a la fabricación de queso artesano, una mentalidad empresarial alejada de los tópicos del mundo rural.

La promoción del sector resulta clave para atajar los problemas de relevo generacional que vive la producción de lácteos, que va unida a la despoblación y los bajos precios en origen. Para superar todas esas dificultades se alumbraron los cursos de especialización, que atraen a decenas de profesionales procedentes de Castilla y León, Asturias o Cantabria. La demanda se extiende ya a Iberoamérica. 

CANARIAS: Todo por hacer

Canarias carece de ecosistema innovador, un problema de base que expulsa al talento individual a lugares en los que las ideas cuentan con apoyos sólidos. Ese contexto explica la inexistencia de grandes lanzaderas privadas.

Para paliar parte de esa carencia, en el verano de 2018 nació Archipélago Next, un fondo de capital riesgo nutrido por seis grandes empresas: Grupo Satocan (ingeniería civil), Grupo Dinosol (alimentación), Inetel (tecnológica), Binter (transporte aéreo) y Domingo Alonso Group (automoción). En tres años, el proyecto ha logrado reunir ya a 19 socios.

El objetivo es ofrecer cobijo a start-ups en fase semilla. "Al final del año pasado convocamos una ‘venture builder’ para intentar construir un proyecto partiendo de una idea plasmada en un folio, y el comité inversor ya ha aprobado cuatro", explica Patricia Fraile, integrante del equipo de gestión de Archipélago Next.