Finanzas personales

Hablar de dinero y otros 7 ‘trucos’ para mantener la salud económica familiar

Hablar de dinero y otros 7 ‘trucos’ para mantener la salud económica familiar

Pixabay

Se lee en minutos

El Periódico

Gastos, deudas, ingresos… El manejo de la economía del hogar puede convertirse en ocasiones en una fuente de conflictos, especialmente en momentos de incertidumbre económica e inestabilidad laboral como el actual provocado por la crisis de la Covid-19. Y es que hablar de dinero es una de las conversaciones más difíciles e incómodas para buena parte de la población española.

Así lo confirma el ‘Informe Europeo de Pagos de Consumidores’ elaborado por Intrum, que señala que el 23% de los españoles no habla abiertamente sobre finanzas con su pareja, por encima de la media europea (22%). Este informe constata que las mujeres tienen mayor predisposición que los hombres a hablar sobre las finanzas del hogar, pues al 26% de ellos les cuesta abordar asuntos cotidianos como los gastos o el presupuesto con su pareja, frente al 21% de las españolas.

Esta falta de transparencia y la necesidad de adaptarse a una nueva normalidad, en la que la incertidumbre está a la orden del día, hace que sea más importante que nunca conocer la situación económica propia, pero también la de la persona con la que se comparte el día a día. 

Diálogo y conocimientos

Una mala gestión de la economía familiar puede ser el desencadenante de discusiones que desencadenen incluso en la separación de una pareja, por lo que una de las principales recomendaciones para conservar una buena salud familiar es dialogar abiertamente sobre las cuestiones económicas. 

La formación económica también ayudará a tomar las mejores decisiones en pareja. De hecho, cuatro de cada diez españoles afirman que su relación mejoraría si supiesen manejar sus facturas y ahorros de manera más efectiva, según el análisis de Intrum. Sin embargo, aún queda camino por andar en el ámbito de las finanzas personales: el 24% de los encuestados reconoce que su pareja tiene escasos conocimientos financieros y toma decisiones erróneas para la economía familiar

Así, estar abierto a hablar de la economía del hogar con la pareja y prestar atención a la educación financiera son dos puntos clave para prevenir y resolver posibles problemas financieros de forma eficiente.

El comparador financiero HelpMyCash recoge otros seis consejos más. El primero es el de conservar la libertad financiera, especialmente en una pareja. En finanzas, una buena práctica puede ser abrir una cuenta conjunta a la que asociar los gastos comunes, pero manteniendo a la vez una cuenta personal propia.

En este sentido, lo ideal es abrir una cuenta compartida que no cobre comisiones, permita realizar transferencias gratuitas y emita una tarjeta de débito o crédito sin coste para cada titular. En el mercado existen cuentas conjuntas gratuitas que no tienen ni un solo requisito de vinculación, como es el caso de ING, Bankinter, BBVA o Openbank, perfectas para aquellas parejas que prefieran seguir cobrando la nómina o ingresos en su cuenta personal.

Otro de los pilares para mantener una buena salud económica en la familia es el de tener objetivos en común. Hacer planes y trazar la estrategia financiera para alcanzarlos contribuye a reforzar la armonía doméstica. Algunos ejemplos pueden ser la compra de una vivienda, un coche, un viaje, un proyecto profesional común o ahorrar para la jubilación.

Y para ello, el cliente se puede beneficiar de las funcionalidades para reforzar el ahorro que ya ofrecen casi todas las apps bancarias. Son opciones de redondeo o huchas virtuales en las que se pueden personalizar objetivos de forma individual o conjunta, en función de la cantidad que se quiera lograr y del número de titulares de la cuenta, y planificar aportaciones periódicas. 

Otra de las cuestiones a tener en cuenta es la de elaborar presupuestos para los gastos comunes. Así, poner un límite para los gastos del hogar, ya sea en alimentación, restaurantes, ocio o suscripciones, permite tener claro por una parte cuánto dinero se va cada mes a gastos ‘más allá’ de la casa. Y, de ser necesario, ayudará a ver fácilmente dónde hay que recortar para reforzar el ahorro o llegar más desahogados a fin de mes. 

En esta tarea también ayudan la mayoría de los bancos con plataforma digital, ya que se pueden establecer presupuestos por categorías para visualizar de forma rápida si se está superando el presupuesto fijado.

Y desde HelpMyCash recomiendan dejar muy claro desde el inicio cuánto se va a destinar mensualmente a la cuenta conjunta para cubrir los gastos. Por ejemplo, es conveniente saber si se irá a medias con estos gastos o si aportará más quien tenga los mayores ingresos. 

Los imprevistos

Por obvio que parezca, otro de los consejos del comparador es no cometer infidelidades financieras. ¿A qué se refieren con esto? Básicamente, a gastar dinero y ocultarlo a la pareja. Si uno de los miembros de la relación no puede hacer frente a los gastos comunes por un gasto personal que ha realizado de forma unilateral, sin consultar ni compartir, se resentirá tanto la confianza como la economía de la familia. 

De la mano va el siguiente punto, el de la calidad de la comunicación. Porque, si en general la transparencia y la sinceridad son importantes en cualquier tipo de relación interpersonal, en el caso de las finanzas y la pareja, son vitales. No se debe mentir, por ejemplo, en lo que se cobra o en las deudas personales. 

Te puede interesar

Por último, para cimentar las metas conjuntas, es recomendable contar con un fondo de emergencia con el que sobrevivir a un imprevisto. Si vamos siempre al día, es mucho más complicado arreglar una avería en el coche, reparar un electrodoméstico, ir al dentista o afrontar un despido. Siempre que los ingresos lo permitan, se debe dedicar parte del dinero a esta hucha ‘intocable’, con la que afrontar en mejores condiciones gastos y situaciones inesperadas.

Los expertos recomiendan transferir dinero de más cada mes a la cuenta conjunta y, de esta forma, ir generando una base de ahorros en común. Otra alternativa es que cada miembro de la pareja tenga sus propios ahorros y pueda contribuir ante posibles dificultades económicas.

Temas

Consumo Ahorro