Dosier

Héroes durante la pandemia

Los proveedores alimentarios y el sector logístico confirman la fortaleza de un sector que genera empleo y tira de la economía en tiempos de crisis

SUPLEMENTO ACTIVOS ECONOMIA   MERCANTIL  JUAN GORDILLO DIRECTOR COMERCIAL DE COFFEE PRODUCTIONS  ANTIGUA CAFES BAHIA

SUPLEMENTO ACTIVOS ECONOMIA MERCANTIL JUAN GORDILLO DIRECTOR COMERCIAL DE COFFEE PRODUCTIONS ANTIGUA CAFES BAHIA / M A MONTESINOS

Se lee en minutos

José Luis Zaragozá

Los sanitarios son, sin duda, los héroes de la pandemia de covid-19. Pero también existen otros héroes sin bata. Es el caso del sector agroalimentario, en todos sus eslabones de actividad económica -productores, industrias, transportistas, centros logísticos y firmas de distribución- porque han demostrado en estos tiempos recios que son capaces de sostener la cadena y garantizar que no falte comida y bebida en las despensas de toda España. El negocio agroalimentario, de amplia vocación exportadora, aporta el 9,1 % del Producto Interior Bruto (PIB) y emplea al 11,8% de la población trabajadora. Ha sido capaz de no interrumpir su actividad desde los primeros días de duro confinamiento ni tampoco durante la segunda ola de coronavirus. Y no piensa parar si llega la tercera, tras la Navidad.

"Incertidumbre es una de las palabras que mejor define la época actual y los meses que están por llegar. Aunque todos los representantes de la cadena agroalimentaria, desde los agricultores hasta los cajeros de las tiendas, garantizarán que los alimentos sigan llegando a los consumidores", sostiene el director general de la patronal de supermercados Asedas, Ignacio García Magarzo. En su opinión, agricultores, trabajadores de fábricas de elaborados, personal de centros logísticos o firmas de distribución han ido mucho más allá de donde sus cargos, responsabilidades y retribuciones marcan para cuidar a una sociedad "atemorizada" por la mayor crisis sanitaria de los últimos cien años.

Garantía de suministros

¿Cómo lo han conseguido? García Magarzo garantiza que se podrá mantener el abastecimiento de alimentos a la población de forma "completa, variada y segura" porque la cadena de valor agroalimentaria es eficaz. "Somos el país de Europa con menores roturas de stock; es decir, con menor ausencia de un determinado producto en las tiendas". En España, según datos de Asedas, existen unas 400 plataformas logísticas que permiten abastecer a una gran red de establecimientos de alimentación que integran las 24.300 tiendas (entre supermercados e hipermercados) y 30.000 de comercio tradicional.

Esa estructura permite calcular que existe un establecimiento de distribución por cada 2.000 habitantes. "Las personas mayores, a diferencia de otros países, no han tenido problemas para acopiar alimentos", indica el director general de Asedas. "Francia y Gran Bretaña sí han tenido muchos conflictos para garantizar el suministro de productos a toda su población durante los primeros tiempos de la pandemia", recuerda.

Y es que el confinamiento ha afectado a los patrones de consumo de alimentos. Antes de la crisis del coronavirus, una parte significativa del consumo se realizaba fuera del hogar. El 36,5% del gasto de alimentación durante el año pasado (el 8,6% del gasto total de los hogares, equivalente a 48.500 millones de euros) se produjo fuera de casa. Sin embargo, las restricciones de movilidad y el confinamiento conllevaron cambios en los patrones de consumo. Se frecuentan menos restaurantes y otros establecimientos de comida para consumir los alimentos en casa.

Alimentos básicos

España es una gran país productor de alimentos, líder en Europa en frutas y hortalizas, vinos o aceites de oliva. Y eso da facilidades a la industria del sector. Lo certifica Cristina Lázaro, directora de desarrollo de negocio de Almacenes Lázaro (Grupo LZR), quien explica que en la empresa «no ha dejado de trabajar ni un sólo día». La firma, que tiene una capacidad de producción anual de 400.000 tonelada de patatas, se vio obligada a duplicar actividad y aumentar su plantilla en un 25% ante el tirón en la demanda de este alimento básico de la cesta de la compra.

Cuenta esta directiva que sus plantas de la Comunitat Valenciana y Canarias, además de abastecer a grandes cadenas de distribución españolas, también exportan a Países Bajos y Bélgica. ¿Qué ha hecho para garantizar que podamos seguir comiendo patatas? "Redoblar esfuerzos y planificar un trabajo calificado como esencial. Cuando nos percatamos de la propagación de la pandemia en China a finales de 2019 -comenta Cristina Lázaro-, tomamos nota: nos aprovisionamos de mascarillas, guantes y batas, entre otro material sanitario. Y diseñamos un plan de contingencia para toda la plantilla. No hemos tenido ningún persona positiva. La gente está muy concienciada", agrega la directiva desde su puesto de mando de la empresa familiar ya gestionada por la tercera generación. LZR prevé cerrar el ejercicio con una facturación de 23 millones de euros, algo más que el año pasado a pesar de los precios más bajos.

Si las patatas han llegado a tiempo a las tiendas también lo han conseguido las cápsulas de café. Coffee Production, empresa resultante de la fusión de Cafés Bahía, Cafés Candelas y Cafés Dakar, constata que el consumo en grano se ha disparado un 10 % en los hogares mientras que el de cápsulas de ha duplicado respecto al año anterior. El director de ventas de Coffee Production, Juan Gordillo, indica que el sector cafetero español, pese a la debacle del canal ‘Horeca’ (hoteles, restaurantes y cafeterías), cuyas compras se han reducido a la mitad, "ha podido rehacerse en parte por el tirón de los hogares y el teletrabajo", apunta. Por eso esta firma ha tenido que incrementar plantilla (cuenta con 60 trabajadores) y habilitar un tercer turno de trabajo en octubre y noviembre. "Eso sí, siempre vigilando de cerca los ‘grupos burbuja’ para evitar posibles contagios de coronavirus", puntualiza el directivo. Coffee Production prevé cerrar el ejercicio con una facturación de 20 millones de euros y elaborará 5 millones de kilogramos de café. Mitiga la caída del canal ‘Horeca’ con más ventas de marcas blancas para cadenas como Consum, Carrefour, El Corte Inglés o IFA, entre otras. Y exportando a países como Polonia y Marruecos.

Llegar a tiempo

De llevar en tiempo y forma esas patatas, sacos de café u otros alimentos hasta los centros logísticos y muelles de recintos portuarios se encargan empresas como Grupo Torres. Carlos Prades es el director general de la compañía con delegaciones en la principales plataformas de València, Barcelona, Madrid, Zaragoza, Algeciras y Lisboa. La empresa aglutina una flota de casi 120 camiones y es una de las principales de España en el traslado de contenedores frigoríficos.

Noticias relacionadas

"Cuando todo el mundo ha estado parado nosotros hemos trabajado. Como sector esencial -destaca Prades- somos pieza clave para mantener la actividad y los chóferes han sabido estar en primera línea". Este empresario, a la sazón presidente de la patronal del transporte Fvet, califica a esos conductores como "héroes sin capa". Su empresa familiar, con una plantilla de 140 trabajadores y una cifra de negocio próxima a los 16 millones, registra un crecimiento exponencial tanto en el mercado doméstico como en el exterior en la distribución de alimentos, sobre todo por el tirón de la naviera Maersk en los grandes puertos españoles.

A Prades le preocupa mucho la salud laboral y por eso considera que la empresa "debe dar a los conductores el mejor camión posible, no sólo por rendimiento para la empresa sino también para garantizar el bienestar de los trabajadores al volante". Si hace un siglo que Francisco Torres, abuelo de este dirigente patronal, comenzaba su actividad como transportista utilizando carros tirados por caballos para el transporte de maderas tropicales, ahora, su heredero dice que quiere "seguir tirando del carro que garantice que los suministros alimentarios lleguen con eficacia y plenas garantías sanitarias a todas las tiendas de España" .