El BCE abre el 12 de octubre una consulta pública sobre el euro digital

El logo del Banco Central Europeo (BCE), reflejado en una ventana en Fráncfort.

El logo del Banco Central Europeo (BCE), reflejado en una ventana en Fráncfort. / REUTERS / RALPH ORLOWSKI

1
Se lee en minutos
Redacción BYZness

El Banco Central Europeo (BCE) iniciará el próximo 12 de octubre una consulta pública sobre el euro digital, tal y como ha comunicado el organismo. Este método de pago sería una forma electrónica de dinero del banco central que todos los ciudadanos y empresas podrían utilizar; como los billetes, pero en formato digital; para realizar sus pagos diarios de manera rápida, fácil y segura. Sería un complemento del efectivo, no un sustituto. El Eurosistema continuará emitiendo efectivo en cualquier caso.

El Eurosistema mantendrá contactos frecuentes con los ciudadanos, el mundo académico, el sector financiero y las autoridades públicas para valorar en detalle sus necesidades, así como los beneficios y los retos que esperan de la emisión de un euro digital.

Noticias relacionadas

“El euro pertenece a los europeos y nuestra misión es salvaguardarlo”, declaró Christine Lagarde, presidenta del BCE. “Los europeos eligen cada vez más los medios digitales para gastar, ahorrar e invertir. Nuestro papel es garantizar la confianza en el dinero, lo que significa asegurar que el euro sea adecuado para la era digital. Debemos estar preparados para emitir un euro digital si fuera necesario”.

El grupo de trabajo del Eurosistema, en el que participan expertos del BCE y de los 19 bancos centrales nacionales de la zona del euro, ha identificado posibles escenarios que requerirían la emisión de un euro digital. Entre ellos se cuentan un aumento de la demanda de pagos electrónicos en la zona del euro que reclamaría un medio de pago europeo digital libre de riesgo, un descenso significativo del uso del efectivo como medio de pago en la zona del euro, la creación de medios de pago privados a escala mundial que podrían generar problemas regulatorios y representar riesgos para la estabilidad financiera y la protección del consumidor, y un uso generalizado de dinero digital de banco central emitido por bancos centrales extranjeros.