El 75% de las empresas cree que los ERTE harán que baje el compromiso de los trabajadores

Dos jóvenes pasan ante una ofician de empleo

Dos jóvenes pasan ante una ofician de empleo / Rodrigo Jiménez (EFE)

Se lee en minutos

Con la implantación del estado de alarma a mediados de marzo, se generó de forma repentina un importante parón económico que llevó a muchas empresas al límite en poco tiempo. Ante esta situación, el Gobierno tuvo que poner en marcha medidas urgentes, como condiciones especiales para favorecer los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE)Estas medidas extraordinarias finalizarán el 30 de septiembre, aunque el gobierno está estudiando ampliarlas en algunos sectores especialmente golpeados por la crisis. En este punto, aunque es probable que algunos empleados pierdan su puesto de trabajo, muchos se reincorporarán tras este “parón” temporal. 

El estudio ‘Retos de las empresas españolas en la era COVID-19’ elaborado por Sodexo señala que una de cada cuatro empresas tuvo que acogerse a un ERTE, llegando al 32% en el caso de las más grandes. El estudio también concluye que el 75% de las empresas españolas cree que estos expedientes van a afectar de forma negativa al compromiso y a la motivación de sus empleados después de verse fuera de la compañía, aunque haya sido temporalmente.

Te puede interesar

Esta situación de abandono e incertidumbre, unida al miedo a los contagios, ha provocado un importante aumento de trastornos como la ansiedad o la depresión, presentes en uno de cada cinco españoles, según una investigación de la Universidad Complutense de Madrid. Las empresas son conscientes de esta situación y, de hecho, el 92% cree que los ERTE han generado inseguridad en los trabajadores y el 42% considera que también han incrementado la desconfianza, tal y como señala el informe de Sodexo.

Ante este inestable escenario, es importante que las empresas pongan en marcha nuevas medidas y planes para ayudar al trabajador a sentirse de nuevo seguro, motivado y comprometido con la compañía, con el objetivo de paliar los efectos negativos de la pandemia y los ERTE. En este sentido, un 33% de las compañías ya tiene en mente diferentes acciones para reforzar el compromiso, la motivación, la estabilidad y el sentimiento de pertenencia de los empleados, un número que llega hasta el 75% en el caso de las más pequeñas.