Ir a contenido

Trabajadores de Ercros intentan boicotear el paso de la antorcha

El fuerte despliegue policial impidió cualquier incidente en Cartagena

ALBERT GUASCH / CARTAGENA

Un centenar de trabajadores de Ercros, empresa de fertilizantes en suspensión de pagos, se manifestaron ayer en Cartagena aprovechando el paso de la antorcha olímpica por la ciudad. La llama no sufrió ningún percance, pese a que la intención inicial de los trabajadores era cortar el camino a su paso por una plaza donde estaba fijado un relevo institucional entre el alcalde y el concejal de deportes de la comunidad murciana. El enorme dispositivo policial, el mayor de todo el trayecto de la antorcha por España, evitó cualquier incidente alrededor
de ella.

El objetivo de los trabajadores era aprovechar la resonancia que proporciona el fuego olímpico para propagar sus reivindicaciones. "Llevamos dos meses sin cobrar y todos nosotros, 800 que somos, vamos a quedamos sin trabajo. ¿Cómo no vamos a protestar?", gritaba uno de ellos.

INCIDENTES PREVISIBLES

Los incidentes eran previsibles. El día anterior habían provocado destrozos en el ayuntamiento y en la sede de lberdrola, compañía eléctrica que ha cortado el suministro energético a la factoría Asur, la mayor de las tres de Ercros que hay en Cartagena.

Un portavoz de los manifestantes comunicó lo que se avecinaba, en el mismo punto de concentración. "Compañeros, el comisario de policía me llamó anoche para decirme que había dos agentes por cada uno de nosotros y que a la mínima que intentemos tocar la antorcha van a responder con toda la violencia que haga falta", explicó a los concentrados.

La antorcha llevaba una hora de retraso, tiempo que sirvió para que los trabajadores cortaran por unos minutos la calle por donde debía pasar el fuego y lanzaran algunas piedras a las furgonetas de la policía. Hubo también pequeñas carreras e insultos.

ESCOLTADOS

Cuando la llama finalmente apareció, no pasó nada. Era prácticamente imposible que algo sucediera porque fuego y portador iban totalmente escoltados.

La dirección del recorrido, que va teniendo experiencia en trayectos difíciles, mandó reforzar la seguridad interna y hacer más compacta la caravana. El relevo institucional se realizó unos kilómetros antes para evitar problemas. "Es un cobarde", dijeron los trabajadores cuando se enteraron. Los incidentes más graves tuvieron lugar una vez la comitiva de la antorcha había pasado de largo. Varios contenedores fueron quemados y arrojados a la carretera, una tribuna montada para presenciar el relevo del alcalde fue también volcada y cruzada para cortar la circulación.

0 Comentarios
cargando