Suplantan la identidad a Can Yaman y le roban 11.000 euros a una de sus fans

Esto es como el argumento de una de sus novelas turcas.

El actor Can Yaman durante su visita a España en el photocall del programa 'Volverte a ver'
GTRES

Ser famoso es lo que tiene... Sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Justo es lo que le ocurre a Can Yaman (32), quien ha sido uno de los hombres más admirados en los últimos años por sus papeles en las series tan consumidas actualmente, las series turcas. El fenómeno que ha generado el actor ha sido imparable... Y no solo en Turquía o en Italia (donde graba un montón de papeles), sino en medio mundo.

Y cuando eres tan famoso como Can, siempre pueden aparecer personas con cierto parecido que intenten aprovecharse de ello para hacerse pasar por ti. Eso es precisamente lo que le ha pasado al actor. Resulta que una fan brasileña de Can Yaman ha sido víctima de un estafador que se hizo pasar por el actor para robarle, aunque menos mal que ella se dio cuenta a tiempo y lo denunció a la policía para que no pudiera estafar a nadie más.

Lo que pasó es que, desde una cuenta falsa, este hombre empezó a hacerse pasar por el actor, y escribió a esta fan, tirándole la caña y coqueteando con ella por Instagram. Hasta aquí, la mujer no sospechaba nada, pero después de unos días de mensajitos, el falso Can le pidió a la mujer 55.000 reales brasileños, que equivalen a aproximadamente a 11.000 euros. La milonga que le contó para pedirle semejante cantidad de dinero era que quería ir a visitarla y hacer una tarjeta exclusiva para fans 'especiales' como ella. ¡Vaya jeta!

La mujer en ese momento se dio cuenta de que estaba siendo víctima de un 'emosido engañados' de manual y amenazó al ladrón con denunciarle a la Policía. ¿La respuesta de éste? Decirle que si lo hacía publicaría fotos suyas íntimas en una web y se las mandaría a todos sus contactos de su teléfono. ¡Qué feo!

Por suerte ella no accedió al chantaje y decidió acudir a la Policía para que ninguna otra fan de Can Yaman cayera en la trampa. ¡Vaya culebrón!

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último