Ir a contenido

Inestabilidad meteorológica

Un hombre muere al caer desde un balcón por el viento en Calafell

El vendaval se lleva por delante los techos de las casetas de la Fira de Reis de la Gran Via de Barcelona

La Aemet y el Meteocat restringen el aviso de este jueves en Catalunya al Pirineo y el interior de Tarragona

El Periódico

Los comerciantes de las paradas de la Fira de Reis de Gran Via han tenido que recoger a toda prisa sus pertenencias. / FERRAN NADEU

El vendaval ocasionado por la llegada a Catalunya de la borrasca Bruno, uno de los más intensos de los últimos años, ha causado esta mañana la muerte de un hombre que cayó a la calle desde el balcón de su domicilio en Calafell (Baix Penedès), ha tumbado numerosos árboles y elementos de mobiliario urbano y ha provocado diversos problemas y cortes de tráfico, ninguno grave. Los equipos de emergencias han recibido más de un millar de llamadas vinculadas a desperfectos causados por el viento.

Hoy se espera una mejora más que notable.

El hombre fallecido en Calafell, de 56 años, se encontraba en su balcón reparando una ventana y perdió el equilibrio, según informado Protecció Civil de la Generalitat. El teléfono de emergencias 112 recibió la alerta a las 10.50 horas, avisando de que la víctima había caído en el patio interior de su casa desde un tercer piso. El Servei d'Emergències Mèdiques (SEM) desplazó a tres unidades al lugar del suceso, aunque las maniobras de reanimación cardiopulmonar no tuvieron éxito, han revelado las mismas fuentes.

El temporal de viento ha afectado a buena parte del territorio catalán, con rachas que han superado los 100 kilómetros por hora en numerosos observatorios y un récord de 142 km/h en Portbou, un emplazamiento tradicionalmente muy ventoso. El Servei Meteorològic de Catalunya (SMC-Meteocat) ha destacado que algunos municipios del litoral y el prelitoral han registrado la racha más intensa desde el 24 de enero del 2009, como es el caso de Els Hostalets de Pierola (97 km/h), El Vendrell (91 km/h) y Barcelona-Raval (79 km/h), entre otros.

De las 500 llamadas recibidas, muchas han sido por caída de ramas, desprendimiento de andamios y carteles, desplome de muros y otros elementos estructurales inestables. La antigua carretera de Salou tuvo que se cortada ante el peligro de caída de un árbol de grandes dimensiones.

En Barcelona, los destrozos en una docena de puestos la feria navideña han obligado a cortar el tráfico de la Gran Via entre las calles de Comte d'Urgell y Casanova, tanto para el tráfico rodado como para los peatones. Cuatro dotaciones de los Bomberos han revisado el resto de paradas, para comprobar que no había riesgo alguno.

La circulación ferroviaria ha quedado interrumpida a las 13.20 horas entre Mont-roig del Camp y Tarragona, ha revelado Renfe. Esto provocó que tanto los trenes de la línea R16 como el resto de servicios del corredor mediterráneo no funcionaran. La operadora ferroviaria habilitó un transporte alternativo por carretera mientras los técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se desplazaron al lugar de la interrupción para reparar los daños.

Dos trenes estuvieron detenidos en la entrada de la estación de Tarragona y otro en Tres Camins durante una hora. En un primer momento se restableció la circulación entre Tarragona y Salou.

Otra víctima en Mallorca

La borrasca Bruno originó desperfectos en numerosos puntos de la Península y sus efectos probablemente fueron la causa de la muerte de otra persona en Mallorca. A la espera de que la Guardia Civil confirme la causa del fallecimiento, un hombre de 42 años perdió la vida cuando practicaba windsurf en la zona del Corral de la Pedrassa, en Alcúdia.

El aviso se recibió a las 11.30 horas y asistieron todos los cuerpos de emergencia. En el momento en el que se produjo el incidente, Mallorca estaba bajo alerta por ráfagas de viento de más de 100 kilómetros por hora y olas de hasta cuatro metros.

Un conductor se salva de milagro

Quien sufrió directamente las consecuencias de las ráfagas de viento fue Víctor Gómez, un chico de 23 años que poco después de las 13.40 horas circulaba por la Ronda General Mitre a la altura de Ganduxer, en Barcelona. “En ese instante estaba parado y miraba cómo el viento movía una palmera. De repente, el tronco se ha empezado a doblar y he avanzado con mi coche de manera que he evitado que me cayera encima”, ha relatado.

No me imagino qué hubiera ocurrido si no la hubiera estado observando”, ha respirado aliviado mientras aventuraba que la proximidad de un autobús había frenado algo el golpe sobre el techo de su Volkswagen Golf plateado.

Dos aviones, obligados a regresar

El tráfico aéreo también se ha visto afectado por las inclemencias meteorológicas. Un vuelo procedente de Barcelona ha tenido que regresar a su lugar de origen este miércoles, y otro con destino Madrid ha sido cancelado en el aeropuerto de Loiu, por los fuertes vientos que se registran en Euskadi.

La alerta amarilla por el temporal obligó el lunes a cancelar cuatro vuelos que tenían previsto tomar tierra en La Paloma, en Bilbao, y otros dos se desviaron.

24 provincias siguen en riesgo

La borrasca no se va del todo. Un total de 24 provincias tendrán el jueves un aviso de riesgo (amarillo) o riesgo importante (naranja) por viento, lluvia, nieve o fenómenos costeros, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). 

Así, una decena de provincias tendrá aviso por fuertes vientos de entre 70 y 90 km/h en Lleida, Tarragona, Navarra, Huesca, Castellón, Albacete, Murcia, Melilla, Almería y Granada.

Las temperaturas diurnas ascenderán en la mayor parte de la Península y se esperan pocos cambios en Catalunya, Baleares y Canarias. Las heladas serán de moderadas a fuertes en el Pirineo.

En cuanto a la cota de nieve, al principio del día nevará entre 500 y 800 metros en Pirineos; entre 800 y 1.200 metros en el resto del tercio nordeste peninsular; por encima de 1.800 metros en el sudeste y entre 1.200 y 1.800 metros en zonas de montaña, aunque la cota de nieve subirá durante el día.

0 Comentarios
cargando