Ir a contenido

Los médicos abordan las necesidades derivadas de un envejecimiento de la población con VIH

Aunque con los tratamientos actuales los afectados pueden vivir casi tanto tiempo como la población en general, son más propensos a sufrir trastornos relacionados con la propia patología, el tratamiento y la edad

EUROPA PRESS / TERRASSA

Médicos y especialistas se reunen en Barcelona para debatir sobre la investigación de las necesidades no cubiertas en pacientes con VIH, especialmente las relacionadas con el envejecimiento de esta población, con el fin de mejorar su calidad de vida y salud a largo plazo, como piezas clave para el manejo de la infección.

En la sesión formativa 'VIH ES: Ir más allá de la indetectabilidad', organizada por Gilead en Barcelona, se han enfocado en identificar de forma activa los riesgos que supone el VIH con el fin de evitar las comorbilidades en el VIH a través del uso de fármacos innovadores, eficaces, con menor toxicidad y en un solo comprimido que contiene el régimen antiretroviral completo.

Con acceso a un tratamiento apropiado, los pacientes con VIH actuales cuentan con el potencial de vivir casi tanto tiempo como la población en general, han coincidido en destacar los médicos en un comunicado de la farmacéutica.

No obstante, las investigaciones revelan que tienen un riesgo más elevado de sufrir comorbilidades relacionadas con la propia patología, el tratamiento y la edad, lo que significa que ayudar a conservar la salud a largo plazo debería ser la máxima prioridad a la hora de adoptar decisiones sobre tratamientos.

Esta es una de las principales conclusiones de la reunión donde expertos en la materia participaron y debatieron este miércoles sobre las nuevas estrategias para mejorar la atención y la calidad de vida de los pacientes con VIH.

Se abordaron aspectos como identificar y prevenir la infección de la enfermedad, las comorbilidades y las necesidades médicas no cubiertas en el abordaje actual de esta patología.

Los asistentes a la reunión han subrayado que el perfil del paciente VIH está cambiando: cada vez hay pacientes con una edad media mayor y que se enfrenta a nuevas necesidades.

Más allá del control virológico

En este sentido, es importante reflexionar sobre cómo se puede ir más allá del control virológico y abarcar las diferentes situaciones a las que se enfrenta el paciente.

Esto obliga a considerar la infección por VIH desde una nueva perspectiva, teniendo en cuenta que actualmente se ha convertido en una enfermedad con aspectos a destacar.

Entre ellos, su evolución crónica, con un aumento de la supervivencia y su carácter de enfermedad inflamatoria sistémica, que conlleva a la afectación multiorgánica con diferentes comorbilidades, la aparición de neoplasias no definitorias de Sida y el envejecimiento prematuro de los pacientes.

El médico del Hospital Clínic de Barcelona Josep Mallolas ha destacado que durante los últimos 30 años, los médicos que tratan a las personas infectadas por el VIH, han intentado impedir la replicación del virus y así evitar la progresión de la enfermedad en la persona y la diseminación de la infección a otras.

Carga viral indetectables en plasma

"Ello se consigue con la carga viral indetectable en plasma. Si bien hace tres décadas que estamos inmersos en este tratamiento, no ha sido hasta los últimos 5-10 años que lo hemos conseguido con opciones muy eficaces, bien toleradas y muy convenientes para el paciente", ha resaltado.

"En consecuencia, nos planteamos ahora ir más allá de la indetectabilidad", ha evidenciado el médico del Clínic, que ha explicado que la mayoría de pacientes tienen la replicación del virus controlada pero desarrollan gran variedad de otros problemas denominados comorbilidades como son, por ejemplo, alteraciones cardiovasculares, neurológicas, renales y en definitiva todas las complicaciones propias del envejecimiento de estas personas.

A medida que los pacientes con infección por el VIH envejecen, determinadas comorbilidades como la diabetes, dislipemia, hipertensión arterial, eventos cardiovasculares, osteoporosis y disfunción renal son más prevalentes.

"Sabemos que diversos síndromes geriátricos como la fragilidad o el deterioro cognitivo son más prevalentes a partir de la séptima década de la vida. A medida que las cohortes sigan envejeciendo, se deberá afrontar esta realidad", ha subrayado.

Durante la jornada se han analizado los motivos por los que es necesaria una nueva aproximación en el manejo de las necesidades no cubiertas en los pacientes con VIH.

Innovación en el tratamiento

Por un lado, se destacó cómo la innovación en el tratamiento ha transformado el VIH en una patología de evolución crónica: sin embargo, los pacientes con VIH siguen teniendo una esperanza de vida más corta y comorbilidades más debilitantes debido a la acumulación de riesgos a lo largo de la vida.

Asimismo, los especialistas han señalado que la supresión virológica por sí sola no significa estabilidad clínica y se debe evaluar el impacto a largo plazo del VIH y los efectos no deseados de los antirretrovirales (ARV) cuya relación beneficio-riesgo, en la actualidad, se considera aceptable.

Además de Mallolas, han participado en la jornada Pere Domingo, del Hospital Sant Pau de Barcelona; David Dalmau, de Mútua de Terrassa; Robert Güerri, del Hospital del Mar de Barcelona; Daniel Podzamczer, del Hospital de Bellvitge; Jordi Blanch, del Hospital Clínic; Marga Robau, del Hospital Clínic, y de Michael Meulbroek, de Hispanosida Barcelona.

0 Comentarios
cargando