Ir a contenido

Festival

"Cutting Edge" hace rodar cabezas en el estreno del TNT

El montaje multidisciplinar explora "la fascinación que genera en el ser humano ver cortar cabezas".

EFE / TERRASSA

El espectáculo Cutting Edge estrena el festival de nuevas tendencias escénicas TNT de Terrassa.

El espectáculo Cutting Edge estrena el festival de nuevas tendencias escénicas TNT de Terrassa. / periodico

Uno de los estrenos más esperados del festival de nuevas tendencias escénicas TNT es "Cutting Edge", de los finlandeses WHS, que el viernes presentaron en el Teatre Principal de Terrassa un montaje multidisciplinar que explora la parte más brutal de nuestra cultura a partir del tema de las decapitaciones.

El director de TNT, Pep Pla, ha señalado a Efe que WHS es una compañía "muy reconocida dentro del mundo de las artes escénicas, pero poco conocida aquí porque han actuado poco en España". En esta ocasión vienen a Terrassa con un espectáculo "sobre la fascinación que genera en el ser humano ver cortar cabezas".

"La historia ha demostrado que tenemos la capacidad de aceptar, contemplar e incluso disfrutar del espectáculo que supone la decapitación de una persona", ha añadido. El montaje lo demuestra, y recuerda las multitudinarias decapitaciones de la Edad Media, a las que la gente acudía en familia, niños incluidos, así como el hecho que "una de las imágenes más vistas en youtube sea la decapitación de un periodista difundida por Estado Islámico".

WHS recorre la historia de las decapitaciones "con un punto 'gore' y mucho sentido del humor", según Pla, que se plasma visualmente es un espectáculo multicultural que utiliza la pintura, el circo, la danza el vídeo y la interpretación, para explorar el lado oscuro del ser humano.

También llega mañana al TNT "nosoyrusa# (una peli de tu vida)", de la compañía La Señorita Blanco, una historia autobiográfica dirigida por la coreógrafa Olga Blanco e interpretada por cinco performers, que dan un aire colectivo a una narración personal.

La pieza empieza explicando por qué el padre de Olga Blanco, "un señor de Badajoz", decidió poner un nombre ruso a su hija, mientras los actores hacen piruetas sobre el escenario, emulando a la famosa gimnasta rusa que fascinó a su padre cuando ella todavía no había nacido.

"La importancia radica en conseguir que el público se sienta partícipe de la propuesta, que reflexione, que se sienta, de alguna manera, parte creadora de la pieza", señala Blanco.

"Por eso me desprendo del personaje y desaparece completamente el artificio de la interpretación, rompiendo la distancia de 'cuarta pared' que separa habitualmente espectador y artista", añade.

Estas dos obras forman parte de un festival que se inaugura hoy con un espectáculo de calle de La Fura del Baus y se alargará hasta el 1 de octubre, con un total de 37 montajes, de los que 13 han sido coproducidos y tres corresponden al ámbito internacional.

Pep Pla ha rememorado que si el TNT apostó al principio por los entonces desconocidos Israel Galván o la Agrupación del Sr. Serrano, actualmente muy demandados en todo el mundo, en 2017, de forma buscada, "hemos querido apostar por gente que cuenta con un único espectáculo en su haber y cuyos nombres no suenan".

Sin embargo, ha pedido que se recuerde los nombres de Oriol Morales, Vero Navas, Alejandro Curiel, Nico Jüngen, Olga Blanco, Vértebro, Laura Clos, Carles Castaño o Núria Vila porque cree que tienen futuro en el ámbito de las artes escénicas.

Temas: Arte Teatro

0 Comentarios
cargando