Ir a contenido

Las obras de ampliación de la C-58 entre Terrassa y Sabadell empezarán en otoño

Rull destaca que serán actuaciones con "retorno rápido e immediato" que desencallaran el histórico proyecto de ampliación de la autopista

ACN / TERRASSA

Las obras de ampliación de la C-58 desde Terrassa a Sabadell y desde el nudo de Sant Pau de Riusec al enlace con la B30 de Badia del Vallès empezarán el próximo otoño. Así lo ha confirmado el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, avanzando que la licitación del primer tramo se abrirá el lunes, 20 de marzo, mientras que la segunda se hará en abril.

Rull destaca que serán unas obras con “retorno rápido e inmediato”, que servirán para desencallar el histórico proyecto de ampliación de la autopista. Así, entre el acceso Terrassa Est y Sabadell Centre se crearán dos nuevos carriles que reducirán a menos de la mitad el tiempo que ahora se tarda en recorrer estos 4,4 quilómetros.

Por lo que se refiere al tramo entre Sant Pau y Badia, también se añadirán dos carriles para agilizar los desplazamientos cortos. La previsión es que las dos obras estén acabadas en otoño de 2018, mientras que el Gobierno también proyecta la ampliación del acceso a los polígonos de Terrassa y la zona de los Bellots. Las tres obras suman una inversión de 35 millones de euros.

Josep Rull recuerda que la Generalitat tenía sobre la mesa un proyecto de ampliación de la C-58 que preveía una inversión de 200 millones de euros, lo que ha reconocido que, a día de hoy, era inasumible.

“Hemos aprendido mucho de la crisis”, apunta el conseller, admitiendo que “no se puede hacer otro carril Bus VAO como se hizo porque son obras grandilocuentes con un retorno muy bajo”. Por ello, Rull defiende la apuesta por actuaciones en puntos concretos con el objetivo de añadir nuevas mejoras “cuando haya más disponibilidad presupuestaria”.

APERTURA DE LICITACIONES

La primera licitación de la ampliación de la C-58 será para las obras entre Terrassa Est y el enlace de Sabadell Centre. En este tramo, la inversión prevista es de 10,3 millones de euros para crear un tercer carril en el tronco de la autopista y alargar el carril lateral de acceso que existe actualmente a la altura de una de las gasolineras, convirtiéndolo en un carril trenzado.

A efectos prácticos, la C-58 pasará a tener cuatro carriles en este punto, de manera que el tiempo de trayecto se calcula que pasará de poco más de nueve minutos a ser de un poco más de tres, según explica el conseller. “Es un ahorro considerable” subraya Rull.

Por otro lado, en abril la Generalitat abrirá la licitación de la ampliación del tramo comprendido entre el nudo de Sant Pau de Riusec y Badia del Vallès, donde se encuentra el enlace con la B30 y la AP-7. Aquí se invertirán 7,6 millones de euros para construir dos nuevos carriles para los vehículos que se dirigen hacia estas carreteras, reservando los tres carriles actuales al tráfico que continua en dirección Barcelona.

El conseller admite que actualmente existe “una entrada muy precaria, con un solo carril que se bifurca”. Con la ampliación, en este tramo de la C-58 habrá cinco carriles, de manera que se estima que para hacer el trayecto de Sant Pau a Badia se pasará de los actuales 4 minutos a poderlo recorrer en poco menos de un minuto y medio.

Josep Rull aplaude el inicio de todas las obras para el próximo otoño, recordando que el tráfico que absorbe la C-58 a la altura de Terrassa es “de los más elevados de Catalunya”. En concreto, se calcula que en este punto la autopista llega con una media de 30.000 vehículos, a los cuales se añaden aproximadamente unos 20.000 o 30.000 en Sabadell, buena parte de los cuales va en dirección a la B30.

“Se trata de ordenar el tráfico con los nuevos carriles, permitiendo que los vehículos que entran en Terrassa no afecten al tronco de la vía y que los 20.000 que entran en Sabadell y salen poco después tampoco repercutan al tráfico central”, resume el conseller.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios