Ir a contenido

DESAPARICIÓN PREMATURA

Muere la extenista Jana Novotna, víctima de un cáncer, a los 49 años

La jugadora checa fue campeona de Wimbledon y formó pareja de dobles con Arantxa Sánchez Vicario

Joan Carles Armengol

Jana Novotna, al figurar en el Salón de la Fama del Tenis, en el 2005.

Jana Novotna, al figurar en el Salón de la Fama del Tenis, en el 2005. / Afp / Brian Snyder

La excampeona de Wimbledon Jana Novotna murió a la edad de 49 años, víctima de un cáncer. Así lo ha anunciado la Asociación de Tenis Femenino. "Murió en paz, rodeada de su familia", ha dicho.

La jugadora checa había perdido la final de Wimbledon en 1993 y 1997 antes de ganar el torneo de Grand Slam en 1998 cuando venció a Nathalie Tauziat. Novotna emocionó a los aficionados al tenis cuando rompió a llorar después de perder ante la alemana Steffi Graf en 1993 y fue consolada por la Duquesa de Kent.

No fue una victoria, pero sí una de aquellas imágenes icónicas que dio la vuelta al mundo. Acababa de perder una final que tenía ganada ante la alemana Steffi Graf en Wimbledon y estalló en lágrimas. La duquesa de Kent le ofreció su hombro para que llorara amargamente su pena y le dijo: "No te preocupes, sé que algún día ganarás aquí".

Fueron palabras proféticas, porque Novotna se convirtió en 1998 en la tenista más veterana (29 años y 9 meses) en ganar su primer título de Grand Slam, cuando derrotó en la final del torneo londinense a la francesa Nathalie Tauziat. Habían pasado cinco años desde su dolorosa derrota ante Graf, y el año anterior, en 1997, había perdido otra final -esta vez sin lágrimas, al menos públicas- frente a la adolescente suiza Martina Hingis

100 títulos en total

"La duquesa me recordó lo que me dijo el año pasado, que si volvía a una final por tercera vez, sería la vencida para mí. Me dijo que estaba muy feliz de que finalmente hubiera ganado este título", confesó Novotna cuando en 1998, un año antes de retirarse, logró el primer y único título grande de su carrera en individuales. Porque la checa de la sonrisa permanente, que llegó a ser número 2 del mundo, ganó otros 16 títulos grandes en dobles, 4 de ellos en mixtos y 12 en femeninos, la mayoría con su compatriota Helena Sukova, aunque también cayeron tres formando pareja con Arantxa Sánchez Vicario: el Abierto de EEUU en 1994 y Australia Wimbledon en 1995.  En total, 100 títulos la contemplaban (24 en individuales y 76 en dobles), además de una Copa Federación (1988), un Masters femenino (1997) y tres medallas olímpicas: un bronce individual en Atlanta-96 y dos platas en dobles, en Seúl-88 y Atlanta.

Pero, por encima de sus logros, quedará en la memoria de los seguidores sus lágrimas tras caer ante Graf en 1993. Novotna tenía una ventaja de 4-1 en el tercer set y bola de 5-1 que malogró con una doble falta. Acabó perdiendo cinco juegos consecutivos y con ello el partido por 7-6 (8-6) 1-6 6-4. Comenzó a llorar cuando se le entregó el trofeo del perdedora antes de que la duquesa de Kent la rodeara con un brazo reconfortante y le diera un hombro para derramar lágrimas.

Esa derrota le granjeó cierta fama de perdedora a partir de entonces y algunos medios crueles la rebautizaron como 'No-No Novotna'. Nada más lejos de la realidad. Una de las últimas representantes del tenis de saque-volea, dejó un legado de un gran valor, y en el 2005 entró en el Salón de la Fama.

"Fue una verdadera amiga y una mujer impresionante", la despidió ayer su excompatriota Martina Navratilova. "Jana fue una inspiración tanto dentro como fuera de la pista para cualquiera que haya tenido la oportunidad de conocerla. Su estrella siempre brillará en la historia de la WTA", dijo el director ejecutivo del organismo, Steve Simon, de la mujer que no podía pasar ni un día sin empuñar una raqueta. "Un día sin tenis sería un día horrible", dijo en 2015, poco antes de emprender una dura batalla contra el cáncer.

0 Comentarios
cargando