Ir a contenido

EL LADO OSCURO DEL TENIS

Jelena Dokic, campeona maltratada

La exnúmero 4 del mundo publica una autobiografía explosiva sobre los maltratos sufridos por su padre, obsesionado por hacer de ella una número uno a cualquier precio

Jaume Pujol-Galceran

Jelena Dokic celebra su triunfo ante Kleybanova.

Jelena Dokic celebra su triunfo ante Kleybanova. / REUTERS / TIM WIMBORTER

Irrompible  o indestructible. Esa es la traducción de 'Unbreakable', el título de la autobiografía de Jelena Dokic (Osijek, 1983), la joven prodigio del tenis que apuntaba al número uno y que ahora, con 33 años, ha querido explicar en unas explosivas memorias el duro camino que tuvo que vivir  en el circuito femenino acosada por un padre que la pegaba y la maltrataba, obsesionado en convertirla en campeona a cualquier precio.

Indestructible seguro que Dokic ha tenido que serlo para salir del infierno en el que vivía, superar lo que ha sufrido y finalmente atreverse a contarlo. "Me tiraba del cabello, me escupía en la cara y me menospreciaba con insultos desde que comencé a jugar al tenis", ha confesado la extenista, que llegó a ser número 4 mundial en el 2002 y que se dio a conocer en Wimbledon cuando, con solo 16 años, eliminó en primera ronda a la suiza Martina Hingis (6-0, 6-2), entonces número 1 mundial.

Pocos podían pensar que detrás de aquella niña rubia, de ojos claras y golpes contundentes, que asombraba por su juego, se escondía otra niña rubia, también de ojos claros, atemorizada por fallar y ser castigada por su padre Damir Dokic, un exboxeador y taxista, croata de nacimiento que luchó en el bando serbio en la guerra de Los Balcanes y en 1994 emigró con toda su familia a Sídney en busca de una mejor vida.

Campeona a cualquier precio

Jelena tenía entonces 11 años y su padre estaba obsesionado con hacerla campeona a cualquier precio. 
Algunos de esos malos tratos psicológicos y físicos, que denuncia en su libro, escrito en colaboración con la periodista australiana Jessica Halloran, se conocían en el circuito femenino, donde su padre había protagonizado graves incidentes.

Los más conocidos, cuando en el Wimbledon del año 2000 prohibió volver a su hija al hotel en el que estaban alojados por perder en semifinales ante Lindsay Davenport. El castigo se descubrió porque un  árbitro se encontró a Dokic durmiendo en la sala de jugadores. Meses  después expulsaron al padre del Abierto de Estados Unidos por pelearse con empleados del torneo por el precio de un almuerzo de salmón y, en otra ocasión, en Wimbledon le expulsaron por borracho tras romper un teléfono en la cabeza de un periodista. 

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Jelena Dokic cuenta que su padre la dejó inconsciente tras una paliza. "Me golpeó, me hizo caer al suelo, me pegó patadas en la cabeza y mi visión se volvió borrosa". Damir Dokic llegó a a decir que "croatas, australianos y el Vaticano le habían lavado el cerebro" a su hija, que si pudiera "lanzaría una bomba nuclear sobre Sídney», que quería desahogarse "matando a algún australiano".

Expulsado del circuito

La WTA (Asociación de Tenis Femenino) prohibió al padre de la tenista la entrada en los torneos. Se le impuso el reglamento bautizado en su día como Ley Jim Pierce, en recuerdo del padre de la tenista francocanadiense Mary Pierce, campeona de Roland Garros, que también fue expulsado del circuito por maltratar a su hija.

Los maltratos hicieron que Dokic abandonara el tenis en el mejor momento de su carrera. Desapareció de las pistas y cayó hasta el puesto 596 en el 2007. "Tuve que luchar contra una depresión durante años. Dejé de jugar. Tuve toda clase de problemas, con mi peso, mi estado mental y viví momentos muy duros", explica la extenista, que reapareció después sin su padre, aunque su felicidad duró muy poco tiempo. 

Su padre, desde Serbia, seguía azuzando. En el 2009, Damir Dokic fue condenado a 10 meses de prisión por amenazar al embajador de Australia en el diario serbio Blic, donde dijo que lanzaría una bomba al coche del político si no rectificaba su acusación de que había abusado físicamente de su hija. En su domicilio se encontró material explosivo y armas. "Tengo mucha suerte de seguir aquí. Después de pasar situaciones como las que he vivido,  un partido de tenis es algo fácil a lo que enfrentarse", reveló la tenista en una entrevista.

Seis títulos

Finalmente liberada del yugo de su padre, con quien dicen que ahora mantiene buenas relaciones, Jelena Dokic volvió a Australia para jugar en el circuito hasta el 2013, cuando se retiró definitivamente tras haber ganado seis títulos en una carrera que prometía mucho más.

No es el único caso de abusos sufridos por tenistas en el circuito femenino, aunque Jelena Dokic, en la actualidad entrenadora de la federación australiana y comentarista de televisión, sí ha sido la primera en atreverse a desvelarlas en la biografía de una campeona irrompible. 

0 Comentarios
cargando