Ir a contenido

Responsabilidad social y sostenibilidad en el 080

MAR ROCABERT

Barcelona fue el centro de proyección de la moda catalana la semana pasada. Nosotros fuimos y rastreamos el maravilloso recinto modernista del hospital de Sant Pau, donde se celebró el 080 Barcelona Fashion, para encontrar las marcas y diseñadores más comprometidos con la sostenibilidad y la ética. Y encontramos más de los que pensábamos.

Pero os queremos hablar de un proyecto que nos robó el corazón, y que seguramente no ha tenido la visibilidad que se merece. El trabajo conjunto que ha hecho la Escola Superior de Disseny de Barcelona (IED) y el taller A Puntadas para la marca social de nueva creación Malas Meninas. Lo presentaron en el marco de una conferencia, con un título que enseguida nos llamó la atención: 'Responsabilidad social y sostenibilidad, la traducción de valores en moda'.

A Puntadas es una empresa social de confección textil, situada en Elche, que ofrece formación y oportunidades a mujeres en riesgo de exclusión social, y trabaja con proveedores locales. Por su taller han pasado más de 300 personas, que han cosido para todo tipo de marcas y, como contaba su gerente, Rosa Escandell, desde el principio tuvieron claro que tenían que hacer una apuesta para la comercialización creando su propia firma.

Así surgió Malas Meninas, un nombre tan transparente como la trazabilidad de la marca, y con una historia tan sincera que merece la pena contar. Escandell empezó el proyecto con mujeres encarceladas, y para acercarles el arte y la belleza, dos imprescindibles en moda de los que no tenían formación, escogió un referente tan clásico y potente como las Meninas de Velázquez.

Las Meninas se metieron dentro del proyecto de una forma tan pasional, que desde el principio tuvieron claro que este nombre debía formar parte de la marca. Después, haciendo un ejercicio de sinceridad sobre ellas mismas, reconocieron que si estaban en la prisión era porque no habían sido muy buenas. Y así tomó forma el nombre Malas Meninas.

Para encontrar diseñadores, se fueron al IED, escuela de diseño que hace una apuesta decidida por la sostenibilidad. El proyecto se presentó dentro de la asignatura Moda ética y sostenible, y los estudiantes presentaron diferentes propuestas. La escogida fue la colección de Nina Sibiratkina, centrada en la playa y el baño, que se ha confeccionado en el taller y ya se puede comprar en la plataforma Fair Changes.

En la presentación, Nina Sibiratkina defendió una moda que se fije en otros valores, que haga diseños que duren varias temporadas. Por eso, su colección incluye un vestido que también se puede llevar como una falda, otro que se puede ajustar para que quede bien a diferentes tipos de cuerpo, o una bolsa con una asa extraíble que se convierte en un pañuelo para el pelo. Los jóvenes diseñadores son el futuro de la moda, es esperanzador comprobar que les preocupa la sostenibilidad.

Este post ha sido publicado en el blog de tendencias sostenibles www.cucdecol.com
 

0 Comentarios
cargando