Ir a contenido

NUEVA SERIE

Frío, churritos y porras... en el Eixample

Movistar+ recala en Barcelona con 'Félix', producción de ocho episodios creada y dirigida por Cesc Gay, que protagoniza Leonardo Sbaraglia

Olga Lerín

FELIX

Leonardo Sbaraglia, en un momento del rodaje de la serie de Movistar+ Félix. / MOVISTAR+ / VÍCTOR BELLO

¿Cómo sobrevivir a la canícula estival con un tullido jersey propio de un ambiente glaciar? ¿Cómo reflejar la atmósfera de un castizo bar madrileño en pleno Eixample barcelonés? Pues en esas andan estos días el equipo de 'Félix', serie de Movistar+ creada y dirigida por Cesc Gay ('Una pistola en cada mano', 'Truman'), cuyo rodaje ha recalado en Barcelona. Leonardo Sbaraglia es el protagonista absoluto de esta producción de ocho episodios, ambientada en Andorra, que bebe del cine de los hermanos Coen y Alfred Hitchcock, y hasta del universo de la icónica 'Twin Peaks', aunque el realizador catalán no le encuentra "similitudes" con esta última. A un mes vista del final de la grabación (en total, serán 20 semanas de trabajo intenso), el cansancio se cuela -y se percibe- en el ánimo de los presentes.    

En la escena que nos ocupa, todos los detalles están cuidados al mínimo detalle. Al Bar Urgell 1930, un veterano local de esos "de toda la vida", le han cambiado la cara. Algunos carteles taurinos cuelgan de sus paredes, y los caracoles, el rabo de toro, los tigres, los callos y hasta el 'pan tomata' destacan entre sus especialidades. Sbaraglia interpreta al Félix en cuestión, un personaje que "se deja llevar por la intuición -en palabras de Gay-; un romántico perdido en las montañas, un pez fuera del agua a la búsqueda de una mujer que no conoce". Comparte trama con Pere Arquillué (recién 'liberado' del Claudi Guitart del serial de TV-3 'La Riera'), que interpreta a Óscar, un vecino de Félix -con "un punto brillante", cuenta el actor- que le acompaña en esa locura romántica.

La búsqueda de Julia (así se llama la misteriosa mujer, a la que da vida Mi Hoa Lee) les lleva hasta ese local de Madrid/Eixample barcelonés, donde intentan apañar una estrategia frente, eso sí, a un plato de churritos y porras. Las penas, ya se sabe, enjuagadas en sabores dulces, se presentan de otro color. "Félix es un antihéroe, al que todo el mundo ve como un tonto, que tiene a ese Sancho Panza de acompañante", concreta el actor argentino.

Sbaraglia no esconde que se siente "agotado, muy cansado" y, sobre todo, "muy agradecido" por la oportunidad que le han dado de interpretar a un personaje "hermoso", cuyo desafío es "hacerlo bien". "Estoy en todas las secuencias y no desconecto", confiesa, resignado. "Pero me hice a la idea de que esto iba a ser una carrera de fondo, que implica resistencia en muchos aspectos: personal, físico, emocional y creativo", reflexiona.

NI PIEZAS TÉRMICAS NI BORREGUITO

ahonda en algunos detalles de esa aventura andorrana: "En febrero, marzo y abril nos morimos de un frío de locos y aquí es lo opuesto con este verano precoz". ¿Soluciones a ese 'jet lag' ambiental? Parece que pocas. Ni piezas térmicas ni de "borreguito" cumplieron su efecto. "El frío no te deja pensar, te anula... Nos movíamos mucho para que el cuerpo entrase en calor: en cambio, el calor te aplasta", añade.

El semblante se le ilumina a Leo cuando habla de Julia, de la que su personaje se enamora "perdidamente" tras un romance que dura cuatro días: "Es lindo, por una sonrisa, ir al fin del mundo o, al menos, proponérselo. Yo lo he hecho alguna vez, por supuesto...".

INTRIGA, HUMOR Y MONTAÑA

Gay -prácticamente recién llegado a estas lides televisivas- tampoco disimula su cansancio. "Estoy un poco borracho, porque esto es como hacer cuatro películas en una: tengo 500 minutos de historia en la cabeza y todo se multiplica". Así las cosas, no ve en el horizonte una segunda temporada de 'Félix'. De momento... "¡No volveré a filmar en mi vida!", parece bromear. En la historia, trufada de "intriga, mucho humor, montaña y animales", tampoco falta una trama de "blanqueo de dinero", situada 10 años atrás, en la que Félix también se verá metido. Algo que parece bastante habitual en el país pirenaico.  

 

A Arquillué, con sus idas y venidas entre el escenario y la pequeña pantalla, 'Félix' le ha servido para "coger oxígeno": "Aquí hemos encontrado la luz y nos lo hemos pasado muy bien".

La exótica Mi Hoa Lee (de padre coreano y madre catalana) se lo mira todo desde la barrera. Aunque Julia es "el motor" de la historia, su presencia en la serie se reduce básicamente a apariciones oníricas. Mi Hoa Lee, licencia en Comunicación Audiovisual, debuta como actriz. "Es un reto y los miedos afloran, pero me he sentido muy arropada", asegura. Una parte importante de su piel está cubierta de tatuajes (empezó a lucirlos a los 16 años) y desvela que justo antes del primer día de rodaje sumó uno más. ¿Será este detalle importante para la historia? Habrá que esperar hasta el primer trimestre del 2018, cuando Movistar+ estrene 'Félix', para esclarecer el detalle.

Temas: Series Movistar+

0 Comentarios
cargando