Ir a contenido

INICIATIVA SOLIDARIA

Los magos de la radio

La campaña de Ràdio Barcelona 'Cap nen sense joguina' cumple en esta edición 50 años con un especial de 20 horas en directo

Iñaki Gabilondo, Antoni Bassas, Gemma Nierga, Jordi Évole, Jordi Hurtado, Àngel Casas, Andreu Buenafuente y Berto Romero, entre otros, acuden al programa

Olga Lerín

CAP NEN SENSE JOGUINA

Una imagen del estand de Cap nen sense joguina de Ràdio Barcelona, en la calle de Casp. / ALBERT BERTRAN

El número 6 de la calle de Casp, sede de Ràdio Barcelona, está en plena ebullición, como cada año, y ya van 50, por estas fechas. A modo de broche de oro de la Navidad, sus Majestades de Oriente vuelven a contar con la colaboración de la emisora decana -juntamente con el Casino l’Aliança del Poble Nou, el Ayuntamiento de Barcelona y El Corte Inglés- para arrancar sonrisas a 10.000 niños desfavorecidos de la capital en 'Cap nen sense joguina'. Y todo ello sin etiquetas, porque los Magos no entienden ni de colores de piel ni de tendencias políticas, y mucho menos, de ‘fanalets estelats’Con la prioridad del momento no se negocia.

Las bodas de oro se van a vivir por todo lo alto, porque 50 años no se celebran cada día. Ràdio Barcelona ha preparado un maratón de 20 horas, en directo, que se inicia este jueves, a las nueve de la mañana, con la alcaldesa Ada Colau y el 'president' Carles Puigdemont al unísono. Recuerden: aquí no hay ideologías que valgan. Será el punto de partida de un día y una madrugada agotadores con el concurso de voces históricas y actuales, marca de la casa. Iñaki Gabilondo, Antoni Bassas, Gemma Nierga, Jordi Évole, Josep Cuní, Jordi Hurtado, Àngel Casas, Andreu Buenafuente, Berto Romero, Carles Francino, Ariadna Oltra… La lista se antoja inacabable. Todos ellos presentarán el programa, distribuidos en franjas de una hora, hasta las nueve de la noche, cuando Rosa Badia se ponga (ya ni recuerda cuántos años lleva en dicho cometido) al frente de la subasta de objetos de famosos.

Recogida de juguetes, en los años 30, en las oficinas de Ràdio Barcelona.

CADENA SER

Recogida de juguetes, en los años 30, en las oficinas de Ràdio Barcelona.

Medio siglo arroja muchos guarismos -la hemeroteca saca humo-, pero también unas cuantas anécdotas. Daría, casi, casi, para varias entregas de aquellos entrañables relatos que José Luis Sáenz de Heredia inmortalizó, en 1955, en ‘Historias de la radio’. Joan Surroca presidió la Aliança del Poble Nou durante 25 años, entre 1967 y 1992. A sus 87 años disfruta de una memoria prodigiosa. Su junta puso en marcha una iniciativa, en la década de los 60, para colaborar con Melchor, Gaspar y Baltasar a su paso por el barrio. “Colgábamos banderolas pidiendo juguetes, pero cada año iba a más. Llegó un momento en que había más peticiones que productos y la situación nos desbordó. Hablamos con Carles Sentís, entonces director de Ràdio Barcelona, y la idea le gustó”. Y así hasta nuestros días.

MALOS TRATOS CON CIGARRILLOS 

Surroca no ha podido borrar de su retina a un niño, al que visitaron en el hospital, que “caló hondo”. “Sus padres le habían quemado con cigarrillos y nos dio muchos besos”; ni tampoco a todas aquellas señoras del casino que “lavaban y peinaban” las muñecas usadas (ahora la mayor parte del material es nuevo), ni cómo algunos socios iban “a llorar” a la fábrica de la leche RAM, instalada en el Poble Nou, para que cediese “camiones con conductor” a esos colaboradores de los Magos de Oriente. 

Imagen de la campaña 'Cap nen sense joguina', en los años 70.

CADENA SER

Imagen de la campaña 'Cap nen sense joguina', en los años 70. 

Manu Grau, que ostenta desde hace tres años el cargo de presidente del Casino, explica que el recinto viene apilando, durante los últimos tiempos, más de 10.000 juguetes. “El gran problema es que la gente piensa en un artículo para niños de 3, 4 o 5 años, pero no en los más mayores, tal vez por el precio”. Los peluches y las muñecas siguen siendo las estrellas de una iniciativa que no se pliega a la dictadura de las modas televisivas.

Por un 'guiñol' con el semblante de George Bush se llegaron a pagar 5.000 euros en la subasta, en el 2006

Desde una posición privilegiada, Rosa Badia las ha visto de todos los colores en la subasta. Aquí se han llegado a pagar 5.000 euros por un ‘guiñol’ de Canal+ a imagen y semejanza de George Bush (en el 2006), 3.500 por un dibujo de Jordi Labanda (2011) y 3.400 por una guitarra firmada por Angus Young, de AC/ DC (2015).

El histórico estudio Toresky ha acogido a todos los alcaldes de la ciudad y la periodista no reprime la carcajada cuando menciona el ‘zasca’ que el convergente Xavier Trias le lanzó a su predecesor en el consistorio, el socialista Jordi Hereu, ante los micros, afeándole que le hubiese dejado un despacho “muy desordenado”. Y nunca olvidará la emoción que vio en el semblante del añorado Pepe Rubianes cuando, en su papel de embajador real -sus Majestades, a veces, abrumados, pierden el don de la ubicuidad-, entregó un juguete a un niño en el hospital.

Xavier Sardà y Andreu Buenafuente, en un momento de 'Cap nen sense joguina'

CADENA SER

Xavier Sardà y Andreu Buenafuente, en un momento de 'Cap nen sense joguina'.

Esta noche mágica no faltarán los ‘adictos’ a la subasta. Maria Buded acude desde pequeña (ahora tiene 31 años) a la calle de Casp. “En casa no somos de celebrar la Navidad, pero hoy es especial. ¡Vamos a la radio!”. “El año pasado empezamos a pujar desde la cola. Hacía tanto frío que nos hicieron pasar al estudio”, desvela.

Joan Lluís Grafulla (72 años), otro histórico del insigne regateo, atesora entre sus adquisiciones una camiseta de Sergio García (desembolsó 1.000 euros) y unas botas, destinadas a su hijo, de Raúl Tamudo (entre 400 y 500 euros). Huelga mencionar que toda la familia Grafulla es perica. “Del Barça no me llevaría nada, ¡evidentemente!, pero que conste que no tengo manía a nadie”, advierte. Hasta los Reyes Magos practican el ‘fair play’.

0 Comentarios