Ir a contenido

FICCIÓN DE ÉXITO

'Mozart in the jungle', 'in crescendo'

La serie de Amazon consolida su éxito y vuelve con su tercera temporada, que se estrena el viernes en EEUU y el sábado, en Movistar+

Idoya Noain

television serie mozart in the jungle gael garcia bernal

El actor Gael García Bernal, en la serie Mozart in the jungle, que en España emite la plataforma Movistar+. / periodico

Los caminos de una serie hacia el éxito son insondables. En el caso de 'Mozart in the jungle', la producción de Amazon protagonizada por Gael García Bernal, pasan por las memorias de una oboísta, una mala coincidencia con la serie  'Girls' y los premios Globos de Oro.

Todo empezó cuando el actor y productor Jason Schwartzman leyó una crítica del libro que, en el 2006, publicó Blair Tindall: una mirada al mundo de la música clásica en Nueva York y sus protagonistas, subtitulado 'Sexo, drogas y música clásica'. Schwartzman se hizo con los derechos, habló con su primo Roman Coppola y con el director Paul Weitz y juntos empezaron a desarrollar un episodio piloto para la cadena HBO, un canal al que le atraían un par de elementos de la historia tal y como la habían adaptado, actualizándola respecto a las décadas de los 80 y 90 que retrataba el libro, pero manteniendo como escenario una joven protagonista femenina y la Gran Manzana.

Coincidió entonces la llegada y el triunfo de la serie 'Girls', que ya cubría esos dos elementos, y 'Mozart' tuvo que mudarse. Encontró entonces su hogar en Amazon y se puso en marcha con un reparto liderado por García Bernal, que encarna al joven y revolucionario director Rodrigo, que releva al veterano encarnado por Malcolm McDowell en la ficticia Orquesta Sinfónica de Nueva York, y Lola Kirke, como la joven oboísta Hailey.

En los capítulos de 30 minutos se fusionan comedia, romance, sexo y una mirada algo punk al mundo de la música clásica. Pero también se abre una inusual ventana a los entresijos de ese mundo, a los conflictos laborales y sindicales, a la vida diaria de músicos que, no demasiado a menudo, son material central de guion. Y poco a poco la serie se fue haciendo un tímido hueco en la reñida lucha por la audiencia.

“Era una obra 'tapada' hasta que llegó el Globo de Oro”, cuenta Kirke. Y habla del galardón a la mejor comedia, que la serie se llevó el pasado mes de enero, para gran sorpresa de todos y desbancando a 'Transparent', otro producto de Amazon. Y, además, este reconocimiento fue coronado con el Globo de Oro al mejor actor, para García Bernal.

“Esta serie es uno de los lugares más libres en los que he estado”, asegura el intérprete mexicano. “Puedo explorar, volar... Y existe la sensación de que tenemos un camino en el que podemos hacer lo que queramos, y nos dejan hacer aún más”, dice el actor, que no para de alabar a Amazon. A esa loa se suma también Weitz: “Cualquier idea que tengamos, Amazon parece dispuesta a aceptarla y seguirla”.

ESTRENO EN ESPAÑA

En la tercera temporada, que este viernes, 9 de diciembre, estrena su tercera temporada en EEUU (y el sábado, 10, en Movistar+)el viaje artístico incluye uno físico y real: parte de los episodios transcurren en Venecia. La serie suma la ópera, gracias al personaje de una diva del bel canto (interpretada por Monica Bellucci). Y con cameos como el de Plácido Domingo o el de Nico Muhly se confirma, además, que esta producción es como un imán para personajes reales de la música clásica, que no desaprovechan la oportunidad que representa la serie de alcanzar a un público que no siempre asiste a sus conciertos.

Esta tercera entrega llevará también al espectador a una nueva fase en la relación entre los personajes de García Bernal y Kirke. El actor se limita a resumirlo con un “es complicado”. “Es una de esas cosas que me encanta, porque no está definida”, dice García Bernal. “Toma muchas formas, tiene muchas posibilidades... Como debe ser el amor”.

El intérprete también aplaude otros mensajes que, en tiempos políticos convulsos en EEUU tras la elección de Donald Trump, llegan a través de la serie. Así, por ejemplo hay una pareja gay que tiene un hijo, o donde el origen latinoamericano de su personaje es algo anecdótico. “Los músicos, más que otros muchos, ya superaron el tema de las nacionalidades, y las orquestas están llenas de gente de todo el mundo”, dice García Bernal. “Es normal, lo normal, valoran esa normalidad y quieren mantenerla. Es una serie de temas superados”, continúa. “Usamos todas esas dinámicas y las exponemos como algo normal. Tenemos que hacer eso. Y ahora aún más. Hay que hacer cosas con arrojo. Saltar juntos el precipicio”.

0 Comentarios
cargando