Ir a contenido

La Justicia italiana vincula un tumor con el uso del móvil y resarce a un trabajador

La sentencia es pionera por un tribunal de primera instancia

ROSSEND DOMÈNECH / ROMA

Mujer hablando por el móvil

Una mujer habla por el móvil. / CHRISTOPHER MACSURAK (WIKIMEDIA COMMONS)

Existe una relación directa entre el uso del teléfono móvil y el cáncer de cerebro. Así lo ha establecido este jueves, sobre la base de varios peritajes técnicos, el tribunal de Ivrea, ciudad situada entre Milán y Turín. Es la primera vez en el mundo que un tribunal de primera instancia relaciona ambos elementos, por lo que hasta la fecha varios institutos internacionales de investigación sobre tumores habían solo señalado que podía existir “una posibilidad”. En el 2009 el Tribunal de Apelación de Brescia (norte) emitió la primera sentencia del mundo -pero en segunda instancia- reconociendo este tipo de vínculo, y fue confirmada tres años después por el Supremo italiano.

El caso dirimido por el tribunal se refería a un trabajador de Telecom Italia, de 57 años, que por razones de oficio tenía que usar el móvil entre tres y cuatro horas al día. La sentencia condena al ente italiano sobre enfermedades laborales (INAIL) a reconocer al trabajador una pensión de invalidez profesional.

“Es la primera vez en el mundo que se ha emitido una sentencia que reconoce el vínculo causal entre un tumor cerebral y el uso del teléfono móvil”, ha anunciado el bufete legal Ambrosio y Comodo, que llevaba el caso.

PERITAJE TÉCNICO

En el dispositivo de la sentencia el juez Luca Fadda cita un peritaje técnico ordenado por el tribunal, según el cual el uso del móvil habría causado al trabajador “un neurinoma del sistema acústico, un tumor benigno que provoca invalidez”. Los abogados Renato Ambrosio y Safano Bertone, del bufete defensor del trabajor de la operadora telefónica han comentado que “es la primera vez que la justicia italiana reconoce la total plausibilidad de las consecuencias oncológicas de las ondas electromagnéticas de los móviles”

Dichas consecuencias ya habían sido reconocidas en el 2011 por el Instituto de Investigaciones Oncológicas y en el mismo sentido se habían pronunciado el tribunal de apelación de Brescia, cerca de Milán, y el Supremo italiano. “No quiero transformar el móvil en un diablo, pero sí que se use de una manera consciente”, añade el abogado Bertone, subrayando que si “los tribunales italianos reconocen la causa oncógena comprendida  en los campos electromagnéticos generados por los móviles, constituye una señal del progreso continuo de los conocimientos científicos”. “Las personas tienen que ser informadas sobre los riesgos”, ha remachado.

La Agencia Internacional de Investigación sobre Tumores (AIRC) había concluido en el pasado reciente que el uso del móvil podía ser “una posible causa” de tumores, aunque “no probable, ni tanto menos cierta”. 

0 Comentarios