Ir a contenido

París contempla el fin de los coches de gasolina en el 2030

La ciudad propone ya grandes restricciones después de los Juegos Olímpicos del 2024

La alcaldesa, Anne Hidalgo, subraya que no se ha tomado ninguna medida de prohibición

EVA CANTÓN/PARÍS

zentauroepp13626822 an aerial picture taken aboard an helicopter on july 20 201171012104516

París bajo la contaminación en julio del 2010. / AFP / BORIS HORVAT

París sigue su cruzada contra el tráfico rodado responsable de los altos niveles de contaminación en la capital. El ayuntamiento encabezado por Anne Hidalgo ha anunciado este jueves que se plantea el fin de la circulación de los coches de gasolina en el horizonte del 2030. La medida, según ha explicado el responsable de transportes del consistorio, Christophe Najdovski, pretende convertir París en una ciudad neutra en emisiones de carbono a medio y largo plazo. Se trata de una propuesta que tendrá que examinar el consejo municipal a finales de noviembre y que, de momento, no incluye la palabra prohibición.

El plan municipal actualmente en vigor destinado a mejorar la calidad del aire expira en el 2020 y para renovarlo el equipo de Hidalgo ha optado por incorporar al futuro plan los objetivos fijados a nivel nacional por el titular de Ecología, Nicolas Hulot. El ministro avanzó el pasado julio el objetivo del Gobierno de impedir la comercialización de los vehículos más contaminantes de aquí al 2040, incluyendo los coches con motores diesel y gasolina. Todo indica que París quiere liderar el cumplimiento de esa meta. "No podemos esperar", ha resaltado Najdovski.

El responsable municipal considera que la evolución del mercado del automóvil y la orientación del sector hacia el coche eléctrico llevan a la conclusión de que el fin de los vehículos de motor térmico es "absolutamente realizable". Al igual que Hulot, justifica sus objetivos tanto por el giro de la industria del automóvil como por una cuestión de salud pública. "Se trata de planificar a largo plazo con una estrategia que busca reducir las emisiones de efecto invernadero", ha recalcado.

Por su parte, Anne Hidalgo ha querido dejar claro que en el nuevo plan sobre clima y energía "no figura ninguna medida de prohibición o de sanción". "La ciudad ha decidido invertir en el desarrollo de alternativas y el refuerzo de las ayudas financieras para que particulares y profesionales compren vehículos limpios", ha indicado en Twitter.

Ciudad sin coches

Desde su llegada al Ayuntamiento de París, en el año 2014, Anne Hidalgo se ha marcado como objetivo hacer de la capital francesa una ciudad sin coches. Su hoja de ruta para lograrlo contempla varias fases. La primera arrancó en septiembre del 2015 con la prohibición de circular a camiones y autocares matriculados antes de octubre del 2001. Desde el 1 de julio del 2016 tampoco pueden hacerlo de lunes a viernes los coches cuya viñeta los señale como contaminantes y en el 2020 sólo estarán permitidos los que respondan a exigentes criterios en materia de polución. El diésel estará vetado en el 2024.

La batalla contra el coche incluye también una paulatina peatonalización y mayor espacio para las bicicletas. Hidalgo quiere que en tres años el carril bici pase de los 700 kilómetros actuales  a 1.400 kilómetros. Además, es partidaria de aumentar la frecuencia de los días sin coches. Aplaudidas por las asociaciones ecologistas, las medidas de la alcaldesa ponen en pie de guerra a numerosos profesionales. No hay taxista en París que aplauda a la alcaldesa.

Oxford veta gasolina y diésel del centro

Oxford será la primera ciudad en prohibir los coches de gasolina y diésel en su centro histórico -que gira en torno a la conocida universidad- y en ir más allá de los planes medioambientales británicos, según un plan municipal que será sometido a consultas hasta el próximo 26 de noviembre. Mientras Londres se ha limitado a gravar con un impuesto a los vehículos más contaminantes que acceden a su centro, la Zona de Emisión Cero de Oxford los prohibirá.

La ciudad también propondrá tarifas de aparcamiento reducida para vehículos y taxis eléctricos. En una primera fase, para el 2020, taxis, turismos, vehículos comerciales ligeros y autobuses que no sean "emisión cero" no podrán acercarse a seis calles del centro urbano. Y la zona de exclusión se irá extendiendo hasta el 2035.

 

0 Comentarios
cargando