Ir a contenido

ANTEPASADOS ESCLAVISTAS

Tres negreros despuntan en el árbol genealógico de Artur Mas

El tatarabuelo del 'expresident', Joan Mas, traficó con esclavos, pero su trayectoria la eclipsa su hermano Pere, capitan negrero durante 25 años

Carles Cols / Barcelona

fcasals5238175 artur mas170917174635

Artur Mas, en la playa de Vilassar de Mar. / JULIO CARBO

"Una parte de los ascendientes de quienes integran en la actualidad las élites políticas y económicas de Catalunya, de España y, en general, de la vieja Europa, estuvieron claramente relacionadas con el mundo de la esclavitid atlántica". Es el aviso de que vienen curvas que formula Martin Rodrigo Alharilla, profesor de Historia Contemporánea de la Pompeu Fabra, autor de varios libros sobre la parte menos festiva de las relaciones entre Catalunya y Cuba y coautor ahora de 'Negreros y esclavos, Barcelona y la esclavitud atlántica (siglos XVI-XIX)'. El aviso no es exagerado. En las primeras páginas, el libro relata las andanzas negreras de los antepasados del expresidente de la Generalitat Artur Mas, un material inédito hasta ahora.

Pere Mas Roig, apodado 'El Pigat'

Pere Mas Roig, apodado 'El Pigat'

Revela el autor que el tatarabuelo de Mas, Joan Mas Roig, como capitán del falucho 'Pepito', salido de astilleros catalanes, navegó entre julio y diciembre de 1844 desde las costas de África hasta las de Brasil con 825 esclavos a bordo. No era, en opinión de este historiador, la única oveja negra de la familia. El hermano de Joan Mas Roig, Pere, apodado 'El Pigat', fue un muy precoz capitán negrero. Con solo 18 años de edad, cuando comandaba 'La Goleta', fue capturado el 4 de diciembre de 1837 con una carga de 259 esclavos, hombres y mujeres, que habían sido encadenados y embarcados en Angola. La carrera de 'El Pigat' fue larga en el tiempo. Unos 25 años, calcula Rodrigo Alharilla. Hay constancia documental de que en 1848 desembarcó 150 africanos en Cuba (entonces capitaneaba 'El Columbia') y que en 1861 zarpó de Barcelona al timón del velero 'Maria' con el propósito de realizar un nuevo transporte de esclavos, según los informes del entonces cónsul británico en la capital catalana.

Los archivos ingleses son un mar de facilidades, para seguir la pista de los Mas o, también, la de los antepasados de David Cameron

En aquellas fechas, Inglaterra perseguía a los barcos negreros españoles. Londres se había puesto al frente de la lucha europea contra la esclavitud y, afortunadamente para historiadores como Rodrigo Alharilla, los archivos británicos son un mar de facilidades para este tipo de trabajos de arqueología documental, mucho más que los españoles, donde el pasado negrero es una cuestión tabú.

Secreto a voces en Vilasar

En Vilassar de Mar, el oscuro pasado de Pere Mas es el guadiana de las discusiones. Corre de boca en boca, entre otras razones porque uno de los 'gegants' de la fiesta mayor es precisamente 'El Pigat'. Se le dedicó una figura por la leyenda que de él se contaba. Que se casó furtivamente con la hija de un virrey, en contra de la voluntad, claro, de este, y que la escondió en el velamen de la embarcación para huir. Esa decisión, hacer de 'El Pigat' un icono del municipio, se llevó a costa de ignorar su pasado negrero, el de su hermano Joan, tatarabuelo de Artur Mas y, de paso también, el del primo carnal de aquellos dos antepasados del 'expresident', Gaspar Roig Llenas, que fue apresado el 27 de junio de 1839 cuando transportaba 360 esclavos. Había bautizado su velero con un nombre muy cortito: 'Sí'.

Capitanearon todo tipo de naves y de nombres dispares, 'Pepito', 'Columbia', 'Maria' y hasta una de nombre cortito, 'Sí'

Este incómodo pasado es eso, solo pasado. Recuerda Rodrigo Alharilla en ese frenesí de capítulo inicial del libro que, por ejemplo, que parte de la fortuna heredada por el exprimer ministro David Cameron procede de la generosa indemnización que uno de sus antepasados recibió por la emancipación de dos centenas de esclavos en una plantación de Jamaica. Los apellidos ilustres españoles vinculados a un pasado negrero son abundantes y de ello da fe parte del libro. Pero lo singular, según Rodrigo Alharilla, es que Artur Mas haya perfilado parte de su imagen pública a costa no solo de las metáforas marineras, sino, sobre todo, del célebre episodio del timón ('cap fred, cor calent, puny ferm, peus a terra', esa era la leyenda inscrita) que colgó en su despacho de 'president'. La pieza, según explicó él mismo, procedía del 'Sebastiana', una corbeta que comandó su abuelo Artur Mas Reig, ajeno al negocio de la esclavitud salvo porque que su padre era Joan Mas Roig, capitán del antes citado 'Pepito'.

0 Comentarios
cargando