Ir a contenido

VIOLENCIA CONTRA LOS MENORES

El CAC denuncia ante Fiscalía contenidos que promueven la pederastia

El organismo alerta de contenidos que equiparan la pedofilia a conductas sexuales legítimas

La mayoría de los vídeos y presentaciones estaban en plataformas masivas

Carmen Jané / Barcelona

zentauroepp27966544 gra117 granada 26 11 2014 un pintor comienza a repasar co170907153302

Pintadas contra la pedofilia en Granada, en el 2014. / EFE / PEPE TORRES

El Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) ha pedido a la Fiscalía de Menores de Barcelona que investigue 18 contenidos de internet, entre presentaciones, manuales y vídeos, en los que se promueve la pederastia como conducta sexual legítima y "beneficiosa" para los niños, y se explica cómo captar víctimas entre los menores.

La denuncia incluye 14 vídeos de Youtube y dos presentaciones en Slideshare (una plataforma de presentaciones académicas o de negocios) y otra en Yumpu, una herramienta para crear revistas digitales que utilizan grandes editores de todo el mundo. Esta última, de hecho, es una copia traducida al castellano de una de las presentaciones de Slideshare. Además hay una página de la Internet Oscura (Deep Web) con dominio .onion que se puede localizar a través de los buscadores de la internet convencional. 

Los contenidos localizados y de los que se pide su retirada se han encontrado, según los técnicos del CAC, buscando expresiones en Google, siguiendo las sugerencias automatizadas del buscador (que se generan a partir de las búsquedas que realizan otros usuarios sobre el mismo tema) y siguiendo enlaces relacionados. Es decir, a la alcance de un internauta incluso novato.

El CAC afirma que algunos de estos contenidos "tienen forma de manual, dan consejos prácticos para practicar la pedofilia, como la edad mínima de los niños, los procedimientos de actuación y los lugares idóneos donde encontrar menores sin riesgo de ser detectados". Uno de los documentos denunciados tiene 170 páginas, de las que más de una cincuentena es una guía de instrucciones para seleccionar y atacar a las víctimas.

En los manuales, sus autores "niegan el daño psicológico y emocional que las relaciones sexuales con adultos causan a los menores", argumentan un supuesto beneficio emocional  y pretenden que los 5 años "es una buena edad para iniciar al menor".

Disimular las posiciones

Otros contenidos, sobre todo las presentaciones, buscan además promover y 'normalizar' un discurso sobre la pederastia, a la que presentan como "una opción sexual más" que llegan a equiparar con conductas legítimas como las LGTBI. Para ello, no dudan en recurrir a imágenes de manifestaciones en defensa de los derechos de los homosexuales en Estados Unidos y citar, tergiversados, a algunos activistas antihomofobia.

También aluden a supuestos teóricos sobre la pedofilia, entendida como pulsión sexual hacia los menores, que distinguen de la pederastia (agresión). Y sobre eso construyen un discurso de victimización con tintes proselitistas para difundir la práctica entre otros adultos. Es decir, se sienten tan cómodos con la actividad que incluso la recomiendan y llaman a quienes les atacan "ignorantes" y llaman a "luchar" por sus "derechos".

Y, por último, hay vídeos en los que pedófilos redactan textos aparentemente contrarios a pederastia pero dando los enlaces a las páginas y vídeos que la promueven, lo que también sería delito.

Lo más sorprendente es la difusión de estos contenidos y su exposición pública. Las cuatro presentaciones han tenido, en conjunto, más de 24.000 visitas y los vídeos de Youtube, 350.000 visualizaciones, además de un montón de comentarios a favor de la actividad.

Todo en público

Hasta ahora, lo habitual era que este tipo de contenidos se escondieran en foros o en páginas de intercambio de archivos ocultando sus verdaderas intenciones. El CAC, en este sentido, también ha encontrado enlaces a canales privados de la app de mensajería instantánea Telegram. En la Deep Web, la comunidad 'hacker' se ha organizado para echar a los pederastas, incluso borrando sus páginas.

"Son contenidos especialmente graves, absolutamente rechazables e inaceptables. Hay que dar el mensaje de que en la red no todo vale", afirma el presidente del CAC, Roger Loppacher, en una nota.

El regulador audiovisual catalán ha pedido también que se retiren estos contenidos a las empresas que los alojan: Google (propietaria de Youtube), Linkedin (propietaria de Slideshare), Yumpy y OnionLink (el registrador de dominios .onion, utilizados en la Deep Web). Y apela ante la Fiscalía de Menores por considerarlos susceptibles de delitos contra la libertad y la integridad sexuales.

El Consell de l’Audiovisual de Catalunya, desde el 2015, ha denunciado y conseguido la retirada de varios contenidos que favorecen el suicidio, la anorexia y la bulimia, difunden pornografía infantil y promueven la violencia machista, aunque con desigual éxito.

Con las empresas de internet, han logrado la retirada de la mayoría de los contenidos denunciados, pero por la vía penal, más lenta, el proceso ha sido menos fructífero. Los juzgados han acabado archivando las denuncias sobre contenidos pederastas porque cuando llegaban las denuncias de la fiscalía muchos de los contenidos ya habían sido retirados o la petición se transformaba en una requisitoria internacional de larga resolución porque las páginas estaban alojadas en servidores fuera de España.

Parafilias que se basan en la confianza

“El abuso sexual infantil es un abuso de poder en el que una persona utiliza a un niño o un adolescente como objeto sexual” y afecta casi a uno de cada cinco menores, denuncian la Fundació Vicki Bernadet y la oenegé Mans Petites, fundada por Manuel Barbero, el padre que presentó la primera denuncia del ‘caso Maristes’ por los abusos cometidos contra su hijo. 

 

Según las cifras del último estudio sobre el tema, en el año 2007, la incidencia es del 15,5% en el caso de los niños y del 19% entre las niñas en Catalunya, una cifra semejante a las que se registran en Europa. Y entre el 70% y el 85% de los casos se producen en la familia o en un entorno de confianza. 

 

Los pederastas, por su parte, camuflan sus prácticas amparándose en separar la mera atracción (pedofilia) que les podría llevar a poseer pornografía infantil (que es delito), y otra violar a un menor (pederastia). En el abanico de las parafilias con niños, hay toda una clasificación de tipos según la edad por la que se sienten atraídos: bebés (neopiófilos), prepúberes (hebefilia) o púberes (efebofilia).

0 Comentarios
cargando