Ir a contenido

PROGRAMA FORMATIVO

Encontrar trabajo gracias al reciclaje

'Reciclar para cambiar vidas' imparte cursos sobre gestión de residuos a personas en riesgo de exclusión social

Ecoembes hace un llamamiento a las empresas para que se sumen a este proyecto de inserción laboral

EDUARD PALOMARES / BARCELONA

Participantes del programa formativo de Ecoembes visitan una planta de selección de residuos

Participantes del programa formativo de Ecoembes visitan una planta de selección de residuos.

El reciclaje no solo comporta beneficios medioambientales, sino que también tiene una gran capacidad de creación de nuevos puestos de trabajo. Algo que, a su vez, se puede aprovechar para ofrecer oportunidades laborales a aquellas personas que tienen más dificultades para conseguir un empleo. Este es el objetivo del programa ‘Reciclar para cambiar vidas’, una iniciativa de formación puesta en marcha hace cuatro años por Ecoembes y que este mes de septiembre encara su siguiente etapa mediante un llamamiento a todas las empresas con las que colabora (más de 12.000) para que se sumen al proyecto, con el fin de sumar fuerzas para lograr “un mayor impacto social”.

Los cursos            incluyen una parte teórica y otra de prácticas en empresas del sector 

‘Reciclar para cambiar vidas’ imparte a lo largo del año y en distintas ciudades españolas más de 50 cursos centrados en el ámbito del reciclaje, dirigidos a personas en riesgo de exclusión social mediante la colaboración con entidades sociales. “Se trata de una formación muy especializada, con 100 horas lectivas de teoría y otras 100 horas de prácticas en empresa, que permite que los alumnos salgan muy preparados para trabajar como operarios en plantas de selección de residuos, recicladoras, puntos verdes, empresas de recogida, grandes almacenes, campañas de sensibilización...”, explica Beatriz Aylagas, especialista en responsabilidad social corporativa de Ecoembes.

Inserción laboral

En este sentido, algunos cursos han alcanzado un 75% de inserción laboral, es decir, tres de cuatro alumnos han sido contratados , muchas veces en la misma empresa donde han desarrollado sus prácticas . “De esta forma conseguimos generar segundas oportunidades para las personas, gracias al incremento de su empleabilidad y a los puestos de trabajo que surgen del ámbito del reciclaje”, recalca Aylagas, que explica que hasta ahora han participado en el proyecto más de 800 personas. En un principio, el programa estaba orientado únicamente a los centros penitenciarios y luego se extendió al ámbito de las entidades sociales que trabajan con colectivos vulnerables, como parados de larga duración, personas discapacitadas o víctimas de la violencia de género.

En Barcelona, Ecoembes cuenta con la colaboración de la Fundación Trinojove, a  través de la cual se realizan cada año dos cursos formativos y se moviliza al tejido empresarial de la zona para el desarrollo de prácticas en sus instalaciones. Empresas como Ferrovial, Lyrsa, Saica Natur y Fijaciones Norma son colaboradores habituales del proyecto y su respuesta “siempre es de colaboración y compromiso con este proyecto social y con las personas que forman parte del mismo”.

Curso formativo.

Uno de los alumnos del curso formativo en reciclaje.

Colaboración con La Caixa

Ahora, con el llamamiento a que las compañías se hagan suyo el proyecto, Ecoembes busca dar un nuevo paso para incrementar los resultados positivos del programa. “Queremos ayudar a las empresas a que encuentren a los candidatos mejor preparados y que más se ajusten más a sus necesidades a través de un servicio de intermediación laboral gratuito”, detallan desde la entidad. Para ello cuenta con la colaboración del programa Incorpora de la Obra Social La Caixa, con el que ya han conseguido un empleo más de 137.000 personas en riesgo de exclusión social en sus 10 años de trayectoria.

Ecoembes, por su parte, proporciona toda su experiencia y conocimiento en el terreno del reciclaje y ofrece a los alumnos asesoramiento fiscal, acompañamiento durante el proceso de integración y adaptación al puesto de trabajo. “Todo ello para conseguir que el empleo verde no solo repercuta en la mejora del medioambiente, sino que también sea inclusivo”, concluye Beatriz Aylagas. 

0 Comentarios
cargando