Ir a contenido

célula yihadista

El único terrorista huido podría ser el autor de la matanza de la Rambla

Se trata de Younes Abouyaaqoub, de 22 años y vecino de Ripoll

Los yihadistas planeaban un atentado con explosivos que abortó la deflagración de Alcanar

Guillem Sànchez / J. G. Albalat / Barcelona

Dos fotografías de Younes Abauyaaqoub, el presunto autor de la matanza de Barcelona, aún huido. / periodico

Dos fotografías de Younes Abauyaaqoub, el terrorista más buscado por los Mossos en estos momentos.
zentauroepp39726015 alcanar170818120136
Los bomberos trasladan unas bombonas de butano halladas en el chalé de Alcanar.

/

Los autores de los atentados de la Rambla de Barcelona y del paseo marítimo de Cambrils mantienen entre sí una estrecha relación que, en algunos casos, es incluso de parentesco. Son todos jóvenes, de entre 17 y 34 años. Son magrebís y residen en Catalunya desde hace años. Su radicalización ha sido rápida, lo bastante como para no ser detectada a tiempo por los radares que la Comisaría General de Información de los Mossos d'Esquadra dispersa por todo el territorio catalán. 

El 'major' de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha explicado que se habían constituido en una célula yihadista que llevaba "meses" preparando una masacre en Catalunya, probablemente en Barcelona. Para llevar a cabo su plan habían alquilado tres furgonetas y estaban preparando explosivos en el sótano de una casa de Alcanar (Montsià), donde también acumulaban un centenar de bombonas de butano. Algunos de los productos hallados, como el acetileno, son los que usa habitualmente Estado Islámico. Pero durante los preparativos, cometieron un error y la casa entera saltó por los aires el miércoles por la noche. De la vivienda unifamiliar, quedaron solo escombros. Esta deflagración les obligó a improvisar un plan B a la desesperada, explica Trapero. 

El plan B 

Un miembro de la célula cogió una de las furgonetas alquiladas y puso rumbo a Barcelona. A las 16.50 horas se subió a la zona peatonal de la Rambla y arrolló a un centenar de paseantes. Condujo a gran velocidad y lo hizo maniobrando para llevarse por delante al número más alto de víctimas. Mató a 13 personas e hirió a más de ochenta. Recorrió 600 metros y frenó o quedó frenado delante del Liceu. Bajó del coche y desapareció.

Los Mossos confirmaron a los pocos minutos que lo que había sucedido en la Rambla era un atentado terrorista. Se procedió a activar simultáneamente los dispositivos 'Jaula' y 'Cronos', para peinar Barcelona en busca del conductor -el primero- y para reforzar la seguridad en todo el territorio catalán -el segundo-. 

Segundo ataque 

Tras el macabro atentado del conductor asesino, el resto de miembros de la célula decidieron aprovechar el caos desencadenado en Barcelona para lanzar un segundo atentado, en Cambrils. A las 01.00 horas, cinco de ellos se armaron con cuchillos y cinturones explosivos simulados -como ya hicieran los terroristas hace pocos meses en Londres- y condujeron hasta la zona de ocio nocturno de Cambrils. No pudieron entrar porque se toparon con un punto de control integrado dentro del dispositivo Cronos. Se lo saltaron, atropellando a una agente de los Mossos. Su compañero, empuñando un arma larga, disparó contra el coche hasta forzarlo a volcar y, después, abatió a tiros a cuatro de los cinco terroristas. El quinto agresor murió acribillado por agentes de paisano que se cansaron de pedirle que se rindiera y se tumbara en el suelo. 

Moussa, entre los fallecidos

El nombre de Moussa Oukabir, un joven marroquí de 17 años de Ripoll, hermano de Driss, a cuyo nombre se alquilaron las tres furgonetas con las que se pretendía llevar a cabo el plan A, fue el primero que se vinculó con el atentado de la Rambla. Moussa es uno de los terroristas que murieron intentando atacar Cambrils y, cada vez, parece una posibilidad más lejana que también fuera él quien condujo la furgoneta en Barcelona y, después, consiguiera escapar de los dispositivos 'Jaula' y 'Cronos', y sumarse al escuadrón que desarboló un mosso en solitario. De hecho, según Trapero, que el autor del atentado de Barcelona fuera uno de los cinco abatidos en Cambrils es cada vez menos probable.

Oficialmente los Mossos solo insisten en que todavía desconocen la identidad del hombre que estaba al volante. 

Célula desarmada 

Este viernes los Mossos han confirmado que en la explosión de Alcanar no murió un único terrorista. Han aparecido restos de un segundo cadáver, algo que confirmarán definitivamente las pruebas de ADN que se tomarán a los restos biológicos recogidos entre los escombros. Así pues, en esta población resultaron muertos dos terroristas y un tercero resultó herido. En realidad este es el primero de los cuatro detenidos porque en cuanto los policías descubrieron entre los escombros que la explosión de Alcanar estaba conectada con el atropello de la Rambla, acudieron al hospital a interrogarlo y él se negó a declarar, le pusieron las esposas y lo encadenaron a la camilla. 

Los Mossos han detenido también a Driss, el hermano de Moussa, y a otros dos hombres de Ripoll. Los vecinos de este pueblo, el lugar en el que se ha creado la célula yihadista que ha protagonizado el primer ataque islamista en Barcelona, los han abucheado cuando los policías los han sacado de su domicilio detenidos.

7 muertos, 4 detenidos y 1 fugado 

El balance es de 7 terroristas muertos -2 en Alcanar y 5 en Cambrils- y 4 más detenidos. Los nombres de los integrantes de la célula que han trascendido son, además de los hermanos Oukabir, los de Said Aallaa (18 años, de Ribes de Freser), Mohamed Hychami (24 años, de Ripoll) y Younes Abauaaqoub (22 años, de Ripoll). Aallaa e Hychami, igual que Moussa, fueron abatidos en Cambrils. 

Abauaaqoub es el único que sigue huido. Una posibilidad que está ganando enteros con el paso de las horas es que sea este hombre el que conducía la furgoneta que provocó la matanza en la Rambla y logró huir. Trapero, no obstante, ha apuntado que otra opción es que si Abauaaqoub no ha sido todavía identificado se debe a que falleció y suyos son los restos biológicos detectados entre los escombros de Alcanar. Si este fuera el caso, habría un terrorista desconocido fugado.  

Entre los dos atentados han fallecido 14 personas, 13 en Barcelona y 1 mujer de 61 años atropellada en Cambrils. También han muerto 7 terroristas. Hay una quincena de personas que siguen ingresadas en estado muy grave en hospitales de Barcelona. 

Si el chalet de Alcanar no hubiera saltado por los aires, si la célula yihadista que crearon un grupo de marroquís residentes en Ripoll hubiera conseguido llevar a cabo su plan A, posiblemente esta pesadilla sería incluso más grande.   

Sigue en directo toda la información sobre los atentados terroristas.

0 Comentarios
cargando