Ir a contenido

Los Mossos vinculan al autor del tiroteo de Gavà con el asesinato de Mont-Roig

Un veterinario de 44 años armado con un fusil de asalto hiere a dos policías locales

El agresor, detenido tras huir en coche, declaró que "buscaba venganza"

Antonio Baquero Pilar Santos

Los Mossos d’Esquadra relacionan los hechos con un suceso ocurrido la semana pasada en Vilanova. / ATLAS VÍDEO

Un hombre armado con un fusil de asalto que, según él mismo ha declarado "buscaba venganza", ha sembrado esta tarde el pánico en el Baix Llobregat y el Garraf e incluso ha hecho temer que Catalunya estuviera viviendo la pesadilla de un ataque yihadista. El agresor, un individuo de nacionalidad española e identificado como Jorge Casas Cordero, de 44 años y veterinario de profesión, ha herido a dos policías locales de Gavà -uno de los cuales está grave- y ha emprendido una desesperada fuga que le ha llevado primero a Sitges y luego a Canyelles, donde finalmente ha sido detenido. La policía investiga si el episodio está relacionado con dos asesinatos ocurridos días atrás en Mont-Roig -un hombre fue localizado muerto en su apartamento- y en Vilanova y la Geltrú -un hombre murió tiroteado en el interior de un bar-. No se descarta que el detenido, residente en Calafell y sin antecedentes policiales, pueda ser el autor de esos dos crímenes. El propio 'conseller' de Interior, Jordi Jané, confirmó que la munición del tiroteo de Gavà y del asesinato de Mont-Roig es la misma.

El primer episodio de este incidente se ha producido a mediodía en el tanatorio de Gavà. La policía local ha recibido el aviso de que había un hombre con una bolsa negra merodeando alrededor del lugar. Una patrulla de agentes se ha desplazado hasta el lugar y ha intentado identificar al sospechoso, vestido con camiseta y pantalón negros y una gorra. Un agente se ha acercado a pie al individuo y le ha pedido que se identificara. En ese momento, el individuo ha sacado el arma y ha tiroteado a los policías. En concreto, ha efectuado cinco disparos contra los agentes. El policía que estaba en el interior del coche intentó dar marcha atrás pero aún así fue alcanzado por las balas.

Uno de los agentes ha recibido el impacto de bala en la rodilla. El segundo, el sargento que estaba en el coche, ha corrido peor suerte. El proyectil le ha alcanzado entre el cuello y le ha dañado la carótida. Se encuentra herido grave y fue operado a vida o muerte en el hospital de Bellvitge. Por fortuna, logró salvar la vida, y todo parece indicar que la pérdida de sangre no ha supuesto daños cerebrales.

En un primer momento ha logrado salvar la vida porque sus compañeros, en concreto un sargento de tránsito, han logrado con las manos taponar la herida y evitar la pérdida masiva de sangre.

EN UN ALFA ROMEO

El agresor ha iniciado entonces la huida. Se ha subido a un vehículo de marca Alfa Romeo y ha arrancado. Los Mossos han logrado localizarle a la altura de Sitges y han disparado seis tiros al vehículo. Dos le han alcanzado en un brazo y en una pierna, pero el herido ha conseguido continuar una huida en la que incluso ha intentado atropellar a dos agentes. Pese a las heridas, el hombre se ha dirigido a Canyelles, donde ha intentado ocultarse en la urbanización La Muntanya de Mar. Allí ha abandonado el coche, en el que los mossos han encontrado abundantes manchas de sangre. Los policías han pedido entonces a los vecinos que se encerraran en sus casas y que, si veían al sospechoso, llamaran al teléfono de emergencias.

En ese momento, decenas de mossos y de policías locales de la zona participaban en una auténtica caza al hombre a la que también se ha sumado un helicóptero policial.

Finalmente, el helicóptero ha localizado al individuo mientras huía a pie y desde el aire ha ido guiando a los policías. Poco después, los agentes le han detenido en pleno monte y le han trasladado al Hospital Clínic, donde se le ha intervenido de sus heridas.

Una vez detenido, el agresor manifestó que "buscaba venganza" pero que no tenía nada contra los policías a los que disparó. Según han informado a este diario fuentes cercanas a las pesquisas, el detenido explicó que, al ver a los agentes, se puso nervioso, intentó marcharse, pero que cuando le dieron el alto les disparó. Una vez inmovilizado, los policías vieron como el hombre iba armado hasta los dientes ya que se había aprovisionado de cinco cargadores para el fusil.

La apariencia del individuo -muy moreno y con barba-, el tipo de arma utilizada -un fusil similar a un Ak-42- y las víctimas del ataque  -unos policías- han disparado en un primer momento las alarmas de que pudiera tratarse de un atentado yihadista, pues cumplía casi punto por punto el patrón de varias acciones cometidas Francia. No obstante, las pesquisas que se llevaban a cabo en paralelo a la persecución conducían a los agentes hacia otra motivación del ataque: un posible ajuste de cuentas relacionado con el crimen organizado.

En concreto, las investigaciones apuntan a que el episodio está relacionado con el asesinato de Miguel Martín Vargas, un hombre de 63 años que apareció muerto de un disparo en el interior de una vivienda de Mont-Roig. De hecho, el tiroteo se produjo cuando en el interior del tanatorio de Gavà estaba el cadáver de ese individuo.

Los Mossos investigan también si el detenido está relacionado con el tiroteo de la semana pasada en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), en que un hombre irrumpió en un local y disparó mortalmente a un camarero y dejó herida grave a la dueña del local.

Los investigadores sospechan que el detenido puede ser el autor de los asesinatos de Mont-Roig y Vilanova, ya que el tipo de munición empleada es muy parecida.

0 Comentarios