Ir a contenido

Aplicarán la secuenciación masiva de ADN en yacimientos arqueológicos

Los restos de yacimientos arqueológicos de Cataluña de diversas épocas, comprendidas entre el Neolítico y la primera edad de Hierro, serán sometidos a partir de este mes a técnicas de secuenciación masiva de ADN para tratar de descifrar aspectos culturales y sociales de los habitantes prehistóricos.

Arqueólogos, antropólogos y genetistas trabajarán codo con codo en el análisis de los yacimientos arqueológicos para estudiar restos de hasta 7.000 años de antigüedad mediante el uso de las técnicas de secuenciación genética más avanzadas.

El equipo multidisciplinar está formado por investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), del Instituto de Biología Evolutiva (IBE-CSIC-UPF), de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de las empresas Antropólogos LAB y Tríada Servicios Culturales, y la colaboración del Institut d'Estudis Catalans (IEC).

"La mejora en las técnicas de secuenciación masiva de ADN nos permitirá analizar detalladamente los yacimientos", ha comentado Jaume Bertranpetit, catedrático de Biología Evolutiva en la UPF, jefe del Grupo de investigación en Biología de Sistemas Evolutivos del IBE (CSIC-UPF) y miembro del IEC.

"Con estos métodos se obtiene mucha más información y más detallada de las muestras que con las técnicas utilizadas hasta ahora, ya que se analizan un mayor número de regiones genómicas", ha añadido Asunción Malgosa, catedrática de Antropología Física y jefe de Grupo de investigación en Ostebiografia de la UAB.

Los investigadores han explicado que la escasa cantidad de ADN que se obtiene de las muestras, su mal estado de conservación y la contaminación con ADN de otros organismos o de cualquier persona que haya estado en contacto son algunas de las dificultades que presenta el estudio genético de muestras arqueológicas.

Por eso, las nuevas técnicas de análisis genético han optimizado la tecnología y son más precisas y eficaces.

El estudio se llevará a cabo, entre otros, en los yacimientos de la Cueva de los Buitres o de Montanissell (Alt Urgell) y en los sepulcros de Mas d'En Boixos (Barcelona).

Los investigadores esperan que las pruebas de ADN en los restos hallados en estos yacimientos permita profundizar en las relaciones de parentesco entre los individuos, los niveles de consanguinidad y diversidad genética y su origen.

0 Comentarios
cargando