Ir a contenido

lucha contra los ciberataques

Bruselas revisará su estrategia de ciberseguridad este año

Anuncia tambén medidas contra los abusos y prácticas desleales de plataformas digitales

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

Aplicaciones de un teléfono móvil, entre ellas, la de Whatsapp.

Aplicaciones de un teléfono móvil. / AFP / JUSTIN SULLIVAN

En el año 2020 la Unión Europea contará con 6.000 millones de dispositivos -50.000 millones en todo el mundo- contectados a internet. Desde simples lavadoras o refrigeradores hasta teléfonos, televisores u ordenadores. Una creciente conectividad que ha aumentado la vulnerabilidad no solo de empresas e instituciones públicas, sino también de hogares y particulares ante el robo de datos, y que ha llevado a la Comisión Europea a anunciar una revisión de su estrategia sobre ciberseguridad.

Desde principios del 2016, según la Comisión Europea, los ataques destinados a robar información han aumentado un 300%, a razón de más de 4.000 por día. “Los incidentes relacionados con la ciberseguridad, intencionados o accidentales, están aumentando a un ritmo alarmante y podrían interrumpir el abastecimiento de servicios esenciales que damos por garantizados, como el agua, la sanidad, la electricidad, el transporte o los servicios de telefonía movil”, admite el Ejecutivo comunitario en su nueva comunicación sobre el mercado único digital.

REPERCUSIONES ECONÓMICAS

Una amenaza cada vez más sofisticada que puede enmascarar desde un ataque político, hasta uno terrorista o simplemente un ataque criminal pero con repercusiones económicas enormes. Según un reciente estudio del Foro Económico Mundial, si los gobiernos y empresas no desarrollan medidas adecuadas para protegerse de los ciberataques, y no lo hacen con rapidez, las pérdidas económicas por estos incidentes podrían alcanzar los 3 billones de dólares en el 2020. Un coste del que muchas podrían no recuperarse, lo mismo que los usuarios, que esgrimen en muchas ocasiones el cibercrimen como argumento para no utilizar actividades en línea como los pagos bancarios por internet.

El Ejecutivo comunitario, que no pierde de vista las repercusiones de los ciberataques a las campañas electorales de Hillary Clinton, o más recientemente a Emmanuel Macron, anuncia ahora medidas antes de finales de año para remodelas una estrategia que se ha quedado vieja –data del 2013- y que en Bruselas consideran “fundamental”.

Además, propone reforzar la estrategia digital con medidas en el ámbito de las plataformas de internet y la gestión de datos. En relación a lo primero presentará antes de que termine el 2017 medidas legislativas para hacer frente al problema de las cláusulas abusivas y otras prácticas desleales a las que someten grandes plataformas a empresas más pequeñas que recurren a sus servicio para la venta o promoción de sus productos.

0 Comentarios
cargando