Ir a contenido

Cerco internacional a la ocultación de abusos a menores en los Testigos de Jehová

Un encuentro en Londres teje alianzas para denunciar la justicia paralela de la organización religiosa

EL PERIÓDICO, único medio de España convocado a la jornada de víctimas, abogados, policías y periodistas

GUILLEM SÀNCHEZ / LONDRES

CEREMONIA Bautismo de testigos de Jehová en Gante (Bélgica).

Bautismo de testigos de Jehová en Gante (Bélgica). / BELGA PHOTO / NICOLAS MAETERLINCK

"No queremos derribar la Watchtower [nombre abreviado con el que se denomina la Watchtower Bible and Tract Society, el cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová ubicado en Estados Unidos], sino tan solo denunciar que esta organización religiosa tiene una política que hace mucho daño a las personas y que, además, es ilegal", explica Trey Bundy, un periodista del CIR (Center of Investigating Reporting) que ha pasado los tres últimos años de su vida investigando este credo.

Bundy ha impulsado en Londres un encuentro internacional de abogadospolicíasextestigos activistasvíctimas y periodistas -procedentes de 9 países distintos- que han contribuido a revelar lo que ocurre en el seno de esta organización. EL PERIÓDICO, el diario que hasta la fecha ha destapado los principales casos que se conocen en España, ha sido el único medio español invitado a la jornada, celebrada el 27 de abril.

"Los Testigos de Jehová siguen sin denunciar públicamente los casos de pederastia que se dan dentro de sus congregaciones", recordó Bundy al inicio de la reunión. Por eso era necesario "dar un paso más" para conectar a profesionales de distinta procedencia que puedan seguir trabajando más coordinadamente para lograr que eso cambie. 

GOBIERNOS INDECISOS 

Hasta la fecha, solo el Gobierno australiano ha investigado a fondo esta organización. La Royal Comissión concluyó que en el interior de la comunidad australiana de los Testigos, formada por 68.000 feligreses, se habían silenciado más de 1.000 abusos a menores cometidos durante los últimos 60 años. 

En Inglaterra se ordenó a la Charity Commision que inspeccionara a los Testigos, que recurrieron la decisión hasta que el Tribunal Supremo la desestimó definitivamente, instante en el que la organización dio orden de destruir documentación sensible. Más expeditiva en sentido contrario ha sido Rusia, que acaba de prohibir esta organización. España, de momento, no ha movido ficha. 

El Gobierno de Estados Unidos tampoco ha mostrado ningún "interés" en actuar, recuerda Bundy. Y en los juzgados, la organización ha optado por "pagar multas millonarias" para desobedecer los fallos de magistrados que les han ordenado entregar documentación sobre casos de pederastia. "No respetan las leyes de los hombres", sentenció Irwin Zalkin, un abogado estadounidense que ha llevado varias demandas civiles contra esta confesión, durante su intervención en Londres. 

PUBLICAR EL ARCHIVO DE ABUSOS

En todo el mundo hay más de ocho millones de testigos de Jehová. Solo en España hay más de 100.000. Se trata de una organización piramidal que late al dictado de la Watchtower de Estados Unidos. Lo demuestran las cartas que esta cúpula envía a los ancianos de todo el planeta (los ancianos son los líderes de cada una de las congregaciones) y, que entre otros asuntos, contienen instrucciones para silenciar todos los casos de abusos sexuales a menores de su comunidad.

Las cartas que se enviaron a las congregaciones españolas, publicadas por este diario, son simples traducciones de las originales, escritas en inglés. Una de estas misivas ordenó en 1997 crear un archivo interno de casos de pederastia. Mandaba redactar "un informe" completo de cada abuso sexual a menores que se detectara en su seno. 

El abogado Zalkin explica que, en los juzgados, la Watchtower optó en primer lugar por "negar" la existencia de este archivo. Después reconocieron que existía pero explicaron que, debido al hecho de que existen 14.000 congregaciones en Estados Unidos, tardarían "20 años" en reunir y ordenar toda la información. Más adelante, tras admitir también que la información había sido digitalizada e indexada, respondieron al juez que "no iban a entregar los documentos".

"Estamos cansados", explica Bundy, que ha entrevistado personalmente "a casi 300 personas" que han sufrido abusos o que han contactado con él porque conocen a una víctima con miedo a hablar personalmente. Hasta que esta base de datos que esconden no se publique y no aflore el tamaño real del problema, "el Gobierno americano no obligará a la Watchtower a cambiar su política", reflexiona.

En Londres se comprobó de nuevo, al contrastar las ponencias de países diversos, que la política que siguen las respectivas congregaciones son exactas porque se trata de una multinacional gobernada con mano de hierro desde Estados Unidos. En consecuencia, los daños que esta política -que intrepreta literalmente la Biblia- provoca en sus creyentes españoles son dolorosamente parecidos a los del resto del mundo: porque coacciona a las víctimas de abusos, rompe familias o persigue a los homosexuales

FAMILIAS DESTROZADAS POR LA FE 

Debbie McDanielCandance Conti Nick French, tres extestigos que sufrieron abusos en la infancia, explicaron en la capital inglesa que lo peor fue el precio que tuvieron que pagar por pedir ayuda fuera de la organización. Los Testigos de Jehová celebran audiencias judiciales -al margen de las leyes estatales- a través de las que juzgan a sus miembros, imponen castigos y, en último lugar, terminan en una expulsión. Los testigos tienen prohibido mantener el contacto con las personas expulsadas. 

Para McDaniel, tras esta política, se esconde una estrategia para "perpetuar" la organización. Tiene el doble objetivo de aislar a los discrepantes para evitar que despierten al resto, por un lado, y disuadir a los que sienten el impulso de denunciar, por el otro. "Es violencia emocional", explica Bundy, porque condena al ostracismo social a los desterrados, dado que los lazos con el 'exterior', un dominio de Satanás según les enseñan desde pequeños, son casi inexistentes. "Muchos expulsados acaban tomando la decisión de tratar de ser readmitidos al cabo de unos años, porque quieren recuperar su alma y volver a hablar con su familia".

"EL LUGAR INDICADO PARA INVESTIGAR"

Mike Rezendes, uno de los reporteros del 'Boston Globe' que investigó los abusos a menores cometidos por curas católicos de Boston -una historia periodística premiada con el Pulitzer y que ha sido llevada al cine con el título de 'Spotlight'-, invitado a la reunión, comparó la "conspiración del silencio" que se dio en el pasado dentro de la Iglesia con lo que sigue ocurriendo "actualmente" dentro de los Testigos de Jehová. "Parece el lugar indicado para investigar", aseveró. 

0 Comentarios