Ir a contenido

Carmena inmoviliza el bus ultracatólico contra los transexuales

Colau y Marín anuncian la misma medida si el vehículo de Hazte Oír llega a Barcelona y l'Hospitalet

La Generalitat traslada el caso a la Fiscalía de Delitos de Odio

MANUEL VILASERÓ / MADRID

Autobús que recorre Madrid con el polémico mensaje del grupo ultracatólico Hazte oír, este martes.

Autobús de Hazte Oír con el mensaje polémico / periodico

El autobús de la organización ultracatólica Hazte Oír que transmite mensajes contra los niños transexuales no ha estado ni 48 horas en las calles. La policía municipal de Madrid lo ha inmovilizado en la tarde noche de este martes, después que el ayuntamiento presidido por Manuela Carmena anunciara su intención de impedir que siguiera sembrando su mensaje "odio". En Barcelona y L’Hospitalet, los equipos de las alcaldesas Ada Colau y Núria Marín habían anunciado la aplicación de una medida similar si llegaba a sus ciudades.

Son solo tres de las innumerables reacciones que en pocas horas ha suscitado la iniciativa, rechazada por todo el arco parlamentario, desde el PP (incluido el Gobierno) hasta IU. Todos han pedido la intervención de la fiscalía. La Generalitat incluso se había adelantado mandando directamente el caso a la Fiscalía de Delitos de Odio.

“Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. Con estos inequívocos mensajes empezó a circular el bus el lunes por los colegios de Madrid con el objetivo confeso de hacer promoción del libro ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tus hijos en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’.

RECOGIDA DE FIRMAS 

A las pocas horas, los colectivos de LGTB de la capital de España prendieron la mecha de la indignación y en Change.org empezó una recogida de firmas que en 24 horas había conseguido más de 100.000.

El mismo plazo en el que los ayuntamientos de Madrid y Barcelona han iniciado ‘la caza’ del símbolo rodante del odio ultra. La portavoz del consistorio madrileño, Rita Maestre, había anunciado unas horas antes de la inmovilización que estaba poniendo "las medidas oportunas" para que ese autobús dejara de circular. El concejal de Seguridad, Javier Barbero, ha explicado que la policía ha paralizado "el autobús de la vergüenza".

El consistorio ha considerado, tras analizarlo con sus técnicos municipales, que había "datos" de infracción de la ordenanza sobre anuncios exteriores, que "prohíbe [la publicidad] en cualquier tipo de vehículo o remolque, en circulación o estacionado, excepto la que se realice en los vehículos destinados a transporte público". Y esa es la normativa que ha aplicado.

MULTA DE HASTA 3.000 EUROS 

No está claro que el ayuntamiento madrileño pueda impedir que el bus salga de la ciudad. La previsión de Hazte Oír era llevar el vehículo a Valencia el miércoles, a Barcelona el viernes y a L’Hospitalet y Sant Cugat el sábado. En ninguno de estos sitios va a ser tampoco bienvenido, pero podría intentar entrar en ellos.

Frente a ello, la concejala barcelonesa de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, ha advertido de que el consistorio "no se quedará de brazos cruzados".

"Si llega a Barcelona tendremos que esperar a que haga su actividad para detenerlo y proceder a las sanciones vía ley y ordenanza; por tanto, no podrá circular por la ciudad", ha remarcado la concejala. Fuentes municipales han apuntado que además de la inmovilización se le podría imponer una multa de hasta 3.000 euros. El ayuntamiento se ha puesto en contacto para ello con la Conselleria de Justícia, que ha traslado el caso la Fiscalía de Delitos de Odio.

L’Hospitalet no autorizará que pare y tampoco permitirá que el vehículo utilice megafonía para difundir sus mensajes. Su alcaldesa, Núria Marín, ha dicho que "la discriminación por identidad de género es un problema muy grave, sobre todo entre menores de edad".

En el PP su portavoz parlamentario, Rafael Hernando, ha calificado de “disparate” la iniciativa, mientras la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, lo ve como “una absoluta provocación”.

El PSOE considera que el bus incita al “odio, hostilidad, discriminación o violencia”, un comportamiento que según el artículo 510 del código penal acarrea penas de entre uno y cuatro años de cárcel. “La fiscalía ya está tardando en actuar”, ha señalado este martes en el Congreso la diputada Ángeles Álvarez.

NI UN PASO ATRÁS 

Pese a este alud de indignación, Hazte Oír no ha dado un paso atrás. “El autobús no pretende discriminar ni ofender a nadie, sino simplemente reconocer un dato de la biología, que todos estudiamos en el colegio”, ha declarado su presidente, Ignacio Arsuaga, que ha denunciado “cientos de amenazas incitando a quemar o apedrear el autobús e incluso matar a los miembros de nuestra asociación”. En el hervidero de Twitter se han mezclado ‘memes’ ingeniosos con un montaje del autobús en llamas.

Jorge Fernández Díaz declaró Hazte Oír asociación de "utilidad pública"

No es la primera vez que Hazte Oír protagoniza ataques contra homosexuales y transexuales. El pasado noviembre distribuyó 100.000 folletos contra "las leyes de adoctrinamiento sexual" a 16.500 centros escolares de toda España. La organización sostiene que estas normas "imponen en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación".

Pese a este tipo de mensajes, el Gobierno del PP la declaró asociación de utilidad pública, lo que le da acceso a desgravaciones fiscales y otras ventajas. La reseña del BOE llevaba la rúbrica del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, conocido por sus postulados ultracatólicos. Pueden ser declaradas de utilidad  pública las entidades que tengan como objetivos, entre otros, la "promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza".  

0 Comentarios