Ir a contenido

Los Hopkins juegan al gato y al ratón

Su abogado atribuye la orden de búsqueda a un malentendido y asegura que reaparecerán "el miércoles" o "el jueves"

El matrimonio solicitó asilo político a causa del racismo existente en Estados Unidos y la Cruz Roja les cedió un piso

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Bruce y Schrell Hopkins, los padres del niño fallecido.

Bruce y Schrell Hopkins, los padres del niño fallecido. / EL PERIÓDICO

Bruce y Schrell Hopkins aseguran -a través de su abogado- que no han desaparecido porque viven en Barcelona desde el 10 de octubre. Una circumstancia que desconocía el juzgado de instrucción número 1 de Girona, que puso el viernes una orden de búsqueda para dar con su paradero. Es el enésimo capítulo del 'culebrón' de una historia que empezó siendo algo complicada y lleva camino de retorcerse todavía más.

El matrimonio estadounidense se enfrenta a un juicio por la muerte de su hijo menor, Caleb. El pequeño, de 8 años, falleció a causa de una crisis respiratoria un día indeterminado de otoño del 2015. La fecha que sí se sabe con certeza es la del 5 de enero del 2016, el día de la cabalgata de los Reyes Magos, cuando los Mossos d’Esquadra entraron en su domicilio para descubrir atónitos que llevaban más de un mes conviviendo con el cadáver de Caleb. Aseguraron entonces a los policías que no estaba muerto, que solo estaba "durmiendo". Desde entonces, parecen jugar al gato y al ratón con todos. 

ASILO POLÍTICO  

La Direcció General d’Atenció a la Infància i l’Adolescència (DGAIA) se hizo cargo de la custodia de los otros dos hijos, de 14 y 17 años. Bruce y Shcrell dejaron Girona y se trasladaron a Barcelona. En la capital catalana contactaron con la Cruz Roja y solicitaron asilo político arguyendo que estaban siendo perseguidos por motivos raciales en Estados Unidos. La ONG ha confirmado a este diario que les facilitaron un domicilio en la ciudad. Al cabo de un tiempo, pidieron un traslado a Valencia. Hace dos meses que la organización solidaria les perdió el rastro.

En el juzgado de Girona consta efectivamente una dirección de Riba-roja del Túria. Pero la policía municipal de este pueblo valenciano comprobó que no estaban allí. Tampoco había rastro de ambos en una empresa de Tarragona en la que aparentemente trabajaba Bruce. La magistrada, que llevaba dos meses buscándolos para enterrar a su hijo Caleb, los dio por desaparecidos.

DIRECCIÓN EN BARCELONA 

El letrado ha enviado este lunes por la mañana un fax en el que aporta una dirección postal del domicilio de Barcelona en el que residen "desde el 10 de octubre". Christian Salvador asegura que el hecho de que se los considerara desaparecidos se debió a "un malentendido", porque esta misma dirección se facilitó a la magistrada hace un mes. Aunque lo cierto es que no consta como presentada en la causa. Según Salvador, los Hopkins se han comprometido a comparecer esta semana en el juzgado. ¿Lo harán?

0 Comentarios
cargando