Ir a contenido

jornada de la Fundació Arrels sobre las personas que viven en la calle

Primero, una casa

El 'Housing First', que consiste en dar un hogar digno a los sintecho, se usa ya en 300 ciudades

Más de un centenar de personas viven en BCN con este modelo que consigue un 80% de éxitos

TERESA PÉREZ / BARCELONA

icoy17507295 sin techo161018161848

Un sintecho duerme en el parque de la Ciutadella.  / JOAN CORTADELLAS

Más de un centenar de sintecho viven en la ciudad de Barcelona en un alojamiento individual siguiendo el modelo 'Housing First', es decir Primero la vivienda, el hogar entendido como un derecho de la persona. La Fundació ArrelsRais y el Ayuntamiento de Barcelona han apostado por ello, supervisan este proceso y median con los propietarios.

Esta iniciativa, que nació en Nueva York en 1992 y se aplica ya en 300 ciudades de todo el mundo, consiste en facilitar directamente un hogar digno, sin condiciones previas, a los que viven en la calle de forma crónica y convertirlos en el centro de este proyecto. Son los principios básicos.

Los resultados han permitido comprobar que viviendo en una casa en condiciones, los sintecho comienzan a mejorar y a rehacer otras parcelas de su vida. La prioridad son los casos más severos: las personas con enfermedades mentales, los que llevan más tiempo en la calle y a los alcohólicos o drogodependientes. El balance es esperanzador, ya que se ha conseguido un 80% de éxitos, es decir que las personas que participan no vuelven a recaer. El seguimiento y las visitas a los pisos son un eje central de este proyecto.

Este sistema está sustituyendo al formado por escalones: de la calle se pasa al albergue, de ahí a un alojamiento temporal y después a una vivienda permanente. Un proceso largo que deja a mucha gente en el camino. El modelo Housing First ha sido debatido este martes en Barcelona en una jornada organizada por la Fundació Arrels.

MÁS BARATO

Los participantes han reclamado más recursos a la Administración para desarrollar el Housing First y que se coordinen esfuerzos. También han reivindicado que se destinen más ayudas al alquiler social para que se reduzca la cantidad económica que debe aportar el beneficiario para pagar el alquiler de la vivienda. Actualmente es el 30% que los ingresos. Los expertos han reflexionado, además, en voz alta “sobre la necesidad de aprender a gestionar mejor los conflictos que puedan surgir con los vecinos” del edificio donde se alojan los sintecho. La jornada también ha servido para recordarle a la Administración que proporcionar un piso a un sintecho le sale más barato que permitir que esté continúe en la calle.

Sam Tsemberis, creador del modelo Housing First, ha pedido a los Gobiernos que se conciencien de este ahorro, ya que se evitan pagar “hasta 100.000 euros al año en servicios”. Por ejemplo, en atención hospitalaria. Tsemberis ha recomendado que de las 941 personas que duermen diariamente en las calles de la ciudad de Barcelona se priorice la atención a un grupo de entre el 15% y el 20%, porque son los casos más graves los que entran de la calle a la cárcel y de la calle a los hospitales”. También ha recordado que el fenómeno de los sintecho irá a más porque lo está propiciando la situación de la economía mundial. Este experto ha aconsejado descartar las actitudes paternalistas si se quiere ayudar a reinsertar al colectivo.

DIFICULTADES PARA ALQUILAR

El Ayuntamiento de Barcelona aplica este modelo desde el pasado mes de junio “y vamos a seguir apostando por él”, afirma Carme Fortea, jefa del departamento de Atención a las Personas Vulnerables del consistorio. De  los 50 casos que se atienden a nivel municipal, el 20% son mujeres. Las edades oscilan entre los 45 y los 55 años. Fortea reconoce que todos ellos son personas muy frágiles, pero han detectado que ha mejorado su aspecto físico y han reducido la ingestión de alcohol. Eran personas que llevaban más de 3 años viviendo en la calle, aunque hay un caso que ha estado 19 años. Fortea ha denunciado que existen muchas dificultades para encontrar viviendas para aplicar este modelo.

La Fundació Arrels ha aplicado el Housing Firt a medio centenar de personas. “Teníamos un modelo de asistencia que estamos reconvirtiendo para hacer este cambio”, ha señalado Ferran Busquets, director de la entidad. “Llevamos un par de años trabajando en estos cambias de mentalidad y de estructura”, ha afirmado. Para Busquets “lo importante es la persona" y para atenderla destinarán "la persona de la entidad con la que mejor interactúe”. 

0 Comentarios