Ir a contenido

Los mirones aprovechan la tecnología y la impunidad legal para robar desnudos en la playa

Fotografiar a una mujer que toma el sol en toples sobre la arena no es un delito

Los 'voyeurs' solo pueden ser arrestados si son cazados tomando imágenes pornográficas de menores

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

El móvil facilita el robo de imágenes en las playas. / NEUS MASCAROS

icoy35191515 barcelona 18 08 2016 sociedad fotoilustracion junto alber160819190946
icoy35076130 barcelona 12 08 2016 sociedad la guardia urbana patrulla en160819190922

/

Estaba sentado sobre su toalla, con las piernas ligeramente arqueadas. Entre el pliegue inferior de las rodillas y la arena, dejaba el espacio justo para que asomara el objetivo de una videocámara. Este bañista, el domingo 7 de agosto, estaba grabando a dos turistas que tomaban el sol en toples en la playa del Bogatell de Barcelona y fue sorprendido por una tercera mujer que se percató de ello.

-"Disculpe, ¿qué está grabando?"

El mirón, desenmascarado, recogió sus cosas apresuradamente y se marchó con la cabeza gacha sin dar explicaciones. Pero la mujer había hecho algo más que descubrirlo: le había pagado con la misma moneda tomando ella con su teléfono móvil una fotografía de él en la que se apreciaba nítidamente que bajo sus piernas sobresalía el objetivo de una cámara. Se la mostró a una patrulla de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB). Les detalló que el sujeto estaba filmando a dos turistas en toples o, quizás, añadió, a dos niños que jugaban junto a ellas. Los agentes la escucharon, observaron la fotografía, le pidieron una descripción más detallada del hombre y le terminaron explicando que no podían hacer gran cosa.

Esa misma semana, otra patrulla de la Unidad de Playas de la policía de Barcelona descubrió a un ciudadano belga que grababa a los bañistas a través de un agujero que tenía la tapa del libro que simulaba estar leyendo. Colocaba la cámara del móvil justo en ese orificio y filmaba lo que había venido a buscar: cuerpos desnudos.

AMPARADOS POR LA LEY   

Son solo dos ejemplos de algo que la Unidad de Playas constata verano tras verano. Ni mucho menos supone un problema tan frecuente como lo son el ‘top manta’, los mojiteros, las masajistas o los hurtadores. Pero los 'voyeurs' también preocupan. El principal problema que suscitan estos es que resulta casi imposible combatirlos.

¿El tipo que escondía la videocámara bajo sus piernas o el belga que enfocaba a través de un libro agujereado, estaban haciendo algo delictivo? De entrada, por extraño que parezca, la respuesta es no. La playa es un espacio público y, si una mujer (o un hombre) decide desnudarse, se expone a ser fotografiada sin su consentimiento. Tal como aclaran fuentes jurídicas, el Código Penal castiga con penas de uno a cuatro años de cárcel la “vulneración de la intimidad” que supone “grabar la imagen” de una personan sin su consentimiento. Si el 'voyeur' introduce la cámara dentro de un domicilio o de un urinario público, entonces comete un delito, como ya han demostrado sentencias recientes. Sin embargo, si la captación es en la playa, se considera que la víctima no ve vulnerada su intimidad puesto que se ha destapado voluntariamente ante la mirada de terceros.

EL CASO DE LOS MENORES 

Si el objetivo de la cámara del 'voyeur' del Bogatell -tal como había deslizado la mujer que lo sorprendió- perseguía a los dos niños que jugaban junto a las turistas en toples, la situación podría haber cambiado. El Código Penal tipifica como un delito de corrupción de menores el hecho de “captar” imágenes de niños que puedan ser consideradas “pornografía infantil”.

Pero para ello, remarcan los Mossos d’Esquadra, estas deben mostrar a los menores en “actitud libidinosa”, mostrar notoriamente los genitales o estar mezcladas con otras en un contexto claramente pornográfico. Si no, tampoco supondría ningún delito retratar a menores desnudos en la playa. 

DIFUSIÓN DE LAS IMÁGENES 

En el caso de que el mirón publicara el material 'cazado' en portales pornográficos, o lo compartiera en un contexto que pudiera menoscabar su derecho a la imagen, entonces sí estaría cometiendo un delito. Aunque solo podría ser procesado si la víctima presentara una denuncia contra él. Algo ciertamente complicado puesto que lo más normal es que ella nunca llegara a averiguarlo. Con los menores -o los discapacitados- la Fiscalía sí puede actuar de oficio y procesar al pedófilo sin necesidad de que la familia haya presentado una demanda. 

Agentes de la Unidad de Playa han explicado a este diario que la presencia de mirones en Barcelona es "habitual" aunque ni mucho menos "alarmante". En realidad, nadie sabe a ciencia cierta cuántos son porque no se enumeran todas las veces en las que son sorprendidos. El año pasado, subrayan fuentes policiales, un hombre equipado con una cámara réflex se paseaba “día sí y día también” fotografiando sin ningún rubor a las bañistas que quería. Si los agentes lo detenían, el mirón les plantaba cara: "Sabéis que no podéis hacer nada". Era un 'voyeur' que conocía sus derechos.   

Intervenciones policiales peliagudas 

Un 'voyeur' sorprendido puede negarse a mostrar a los policías el material gráfico que ha grabado en la playa. Los policías podrán identificarlo pero obligarlo a enseñar las imágenes obtenidas requerirá “justificar” detalladamente en un atestado por qué han procedido de este modo. Si el dispositivo utilizado es el teléfono móvil del sospechoso es incluso más peliagudo. Por paradójico que resulte, el 'voyeur' podría terminar denunciando a los agentes por un delito de vulneración de su intimidad. La Guardia Urbana estudia encargar a sus servicios jurídicos que analice si podría aplicarse la ley de protección de datos contra los mirones. Actualmente, no existe ninguna instrucción clara sobre cómo proceder en estos casos. 

0 Comentarios
cargando