Ir a contenido

Hijos de Erasmus

El millón de niños nacidos de las parejas forjadas durante las becas son la primera generación de genuinos europeos

La Comisión Europea calcula que uno de cada tres estudiantes encontró pareja en el programa de intercambio

Manuel Vilaseró

Mireia, Jacob y su hijo Max. Una familia Erasmus entre un millón. / periodico

Algunos tienen más de 20 años y otros aún son bebés, pero todos tienen un rasgo en común: son los primeros en materializar el ideal de la integración europea en el momento en que la Unión hace aguas por todas partes. Son los 'hijos de Erasmus', el millón de descendientes de las parejas formadas en el programa de intercambio universitario. 

“Un hombre joven catalán conoce a una chica en Flandes, se enamoran, se casan y se convierten en ciudadanos europeos, al igual que sus hijos. La idea Erasmus debería ser obligatoria no solo para los estudiantes sino también para los taxistas, plomeros y otros trabajadores. Pasar tiempo en otros países es el mejor camino para la integración”. Así resumía el escritor italiano Umberto Eco el efecto Eramus en una entrevista al diario británico ‘The Guardian’. Era como si Eco hubiera conocido a Anna Borràs y Anthony Van De Ver, aunque con lo sexos cambiados.

Nacida en Manresa, Anna conoció en 1991 al holandés Anthony en la universidad de la ciudad flamenca de Lovaina.  Disfrutaba de una de las primeras Erasmus que se concedían. “Por entonces eran de muy corta duración porque había muy pocas asignaturas. Solo estuve cuatro meses, pero fueron muy productivos”, reconoce con una sonrisa.Él cursaba Políticas y ella Derecho Comunitario. Ahora viven juntos en Bruselas. Anna trabaja en la Comisión Europea y Anthony es el representante del municipio de Eindowen (el del PSV) en la capital comunitaria. Inés, de 13 años, y Tomás, de 10, son sus ‘hijos Erasmus’.

Anna Borràs

CASADA CON ANTHONY

"Sólo estuve cuatro meses, pero bien aprovechados. Es imprescindible reforzar la idea de Europa y eso pasa por la escuela"

Para disgusto de Eco, si aún viviera, Inés y Tomás, no se sienten europeos por encima de todo. Queda mucho trecho por recorrer. El peso del lugar de nacimiento es aún importante. “Ni españoles, ni catalanes ni holandeses, en primer lugar se sienten flamencos y su primera lengua es el flamenco”, cuenta Anna, para quién el refuerzo de la idea de Europa es imprescindible y debe pasar también por la escuelas. “La Unión nació para acabar con las guerras que habían desangrado el continente y ante los nuevos conflictos y la amenaza terrorista es más necesaria que nunca”, opina.

'ORGASMUS'

Muchas veces se ha acusado al programa de ser sinónimo de juerga perpetua. ‘Orgasmus’ le llaman algunos. “Cada uno que se financie sus fiestas.  Todos sabemos los Erasmus a lo que van: A no pegar ni chapa, aprobar dos cursos de golpe porque básicamente te regalan los aprobados y pegarse más fiestas que Paquirrín", escribía un lector de un medio digital cuando se habló de suprimir las becas.

Isabel Moya

Casada con bertrand

"Cualquier persona debería vivir una experiencia formativa o profesional en el extranjero"

La verdad es que es muy eficaz como factoría de parejas. El mismo estudio de la Comisión Europea que evalúa en un millón el número de 'hijos de Erasmus', revelaba que uno de cada tres estudiantes habían encontrado pareja en su paso por el programa. Ya quisieran Tinder o eDarling alcanzar este ratio.  Sus protagonistas se toman con humor el apelativo “¿Qué tendrá de malo el orgasmo?”, se pregunta uno. Pero todos coinciden en que es mucho más que farras.

“Erasmus te sirve sobre todo para aprender a integrarse en una sociedad que no es la tuya. Cualquier persona debería tener una experiencia profesional o formativa en un país extranjero. Es una manera también de descubrirse a sí mismo y ver de qué se es capaz, desarrollar el instinto de supervivencia y crecer un poco más”. Quién así opina es Isabel Moya Caballero, una madrileña que sabe muy bien de lo que habla.

UN INGLÉS INVENTADO

Isabel conoció a su actual marido, el francés Bertrand Fournier en un parque de la ciudad sueca de Gotemburgo. Ambos participaban en un juego con colegas de beca de diversas nacionalidades. “Empezamos a hablar pero yo no le entendía muy bien. Hablaba un inglés ‘casi inventado’, así que me limitaba a asentir con la cabeza, y creo que eso le dio esperanzas...”, rememora. Al final acabó aprendiendo francés y juntos iniciaron una aventura vital y laboral que les ha llevado a ParísAlcalá de Henares, un pueblecito de Guadalajara y a la Guyana francesa, donde Bertrand llegó de la mano de una empresa aeroespecial gala. Allí cuidan de Inés (8 años), Olof (6 años) y Kourou Mateo (19 meses). Con ellos hablan en francés y español “pero nunca mezclando los dos idiomas en la misma frase”. “Los niños son bilingues. Se sienten españoles y franceses”, añade.

La igualadina Mireia Prat y el berlinés Jacob Krüger también se conocieron en su beca en una universidad sueca. Ahora viven felizmente en la capital de l’Anoia junto al pequeño Max, de 18 meses. “Espero que tenga una vida plena, llena de enseñanzas y aventuras, aunque su madre esté triste porque lo tiene lejos”, le desea Mireia.

Para Xavier Prats, exdiretor general de Educación de la Comisión Europea, el papel de Erasmus en la creación de una conciencia europea es “indiscutible”. “Es muy difícil encontrar un Erasmus intolerante o populista. Es muy difícil serlo si conoces algo más que lo tuyo”, apunta. Como predicaba Erasmo de Rotterdam, el filósofo que da nombre al programa, “para el hombre dichoso todos los países son su patria”.

CASI 30 AÑOS DE ÉXITO

CIFRAS

A punto de cumplir 30 años, Erasmus habrá movido el año 2020 unos cinco millones de estudiantes. Cuando dio sus primeros pasos, en 1987 bajo la dirección del entonces comisario de Educación, el español Manuel Marín, apenas incluía a 300 alumnos y con estancias muy cortas.

EMPLEO

El balance es claramente positivo. “Los jóvenes que se forman en el extranjero refuerzan capacidades son muy valoradas por los empresarios. Tienen la mitad de probabilidades de sufrir desempleo de larga duración y, cinco años después de su graduación, su tasa de desempleo es un 23 % inferior”, se afirmaba en el estudio sobre el impacto del Erasmus.

ESPAÑA

Según Xavier Prat, exdirector general de Educación de la Comisión Europea, España ha sido siempre el país que más estudiantes aporta probablemente por “las ganas de salir que había tras los años de aislamiento que llevaba”  También es el que más acoge porque es uno de los “más atractivos y solo para salir de juerga”.

MUDANZAS

El programa transforma hasta tal punto la vida de los estudiantes que el 40% se ha mudado a otro país un vez acabada la carrera. La Comisión Europea está ahora mismo siendo tomada por exErasmus. Seis comisarios lo son. Los recortes no han afectado a la financiación comunitaria. Al contrario, para el periodo 2014-20 ha aumentado un 40%. España había sido el país que aportaba más a hasta que Wert pasó las tijeras.

0 Comentarios