Ir a contenido

La lucha contra la contaminación de los diésel en otros países

El esfuerzo es muy desigual entre los estados de la Unión Europea

La contaminación difumina la imagen de la Torre Eiffel de París, el pasado día 20 de enero.

La contaminación difumina la imagen de la Torre Eiffel de París, el pasado día 20 de enero. / Thibault Camus

FRANCIA

Sede de la reciente cumbre del clima, París vetará al tráfico todos los vehículos con motores diésel en el 2020. Además, desde el pasado 1 de julio del 2015, los camiones y autocares matriculados antes del 1 de octubre del 2001 no pueden circular por el centro, aunque sí está permitido que lo hagan por el cinturón periférico que bordea la capital. La prohibición es total entre las 8.00 y las 20.00 horas los siete días de la semana.

La actual medida afecta al 10% de los camiones y a partir de julio del 2016 se ampliará a los coches de gasolina matriculados antes de 1997, los diésel anteriores al 2001 y las motos previas al año 2000, lo que representa unos 30.000 vehículos. Luego la prohibición se extenderá a partir del 2017 a los coches más recientes, para crear una zona de circulación restringida (ZCR). EVA CANTÓN

REINO UNIDO

En Londres, el alcalde conservador Boris Johnson ha propuesto compensar con hasta 2.000 libras esterlinas (2.630 euros) a los propietarios de coches diésel que cambien a modelos no contaminantes. La propuesta de momento es solo eso, como lo es la creación de una zona de bajas emisiones de gases en la capital  (Ultra Low Emissions Zone) para el año 2020.

Los vehículos más limpios podrían circular por esa zona gratuitamente, mientras que el resto, incluidos turismos, camionetas y motocicletas, deberían pagar 12,5 libras (16,45 euros), cantidad que ascenderá a 100 libras (131 euros) en el caso de los camiones. Se calculan entre 150.000 y 300.000 los vehículos diésel que circulan por Londres. Oxford Street  fue declarada recientemente la calle más contaminada del mundo, debido al abundante humo procedente de los autobuses de dos pisos. El Gobierno británico por su parte ha sugerido que, dados los índices de contaminación, es previsible algún tipo de restricción en el futuro zonas de BirminghamLeedsNottinghamDerby y SouthamptonBEGOÑA ARCE.

BÉLGICA

No hay ninguna ciudad que haya impuesto limites a la circulación de los vehículos más contaminantes, pero Amberes será la primera ciudad en hacerlo a partir del 1 de enero de 2017. El esquema se aplicará en el centro de la ciudad, tendrá varias fases y se basará en las normas Euro, ligadas a la edad del vehículo. En un primer momento serán excluidos los de gasolina que no respetan las normas Euro 1 y la Euro 3 sin filtro de partículas en el caso del diésel. A partir de 2020 se ampliará al Euro 2 para gasolina y Euro 5 para diésel y, a partir de 2025, al Euro 3 para gasolina y Euro 6 para diésel.

La prohibición se aplicará a todos los vehículos, incluidos los matriculados en el extranjeros que tendrán que inscribirse de antemano en un registro. La pena por vulnerar la normativa será de 125€ en 2017 y de 150€ en 2018, aunque en caso de infracciones reiteradas se elevará a 350 euros. Según las estimaciones de Touring Bélgica, la regla podría afectar a un 25% del parque de vehículos. SILVIA MARTÍNEZ

ALEMANIA

El pasado junio la Comisión Europea alertó a la potencia económica europea de que hasta 29 de sus ciudades (como BerlínMúnich o Hamburgo) no cumplían con los estándares medioambientales comunitarios. Con la aparición del escándalo medioambiental de Volkswagen las autoridades germanas informaron de que se verían abocadas a incumplir la limitación de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Desde Bruselas se pidió entonces prohibir la circulación de los vehículos diésel y aplicar impuestos para los coches más contaminantes. Berlín lamentó las críticas y presionó a Europa para que se rebajase la legislación. A finales de octubre la CE accedió a suavizar su postura y a permitir que los diésel puedan contaminar un 20% más a partir de 2019. CARLES PLANAS BOU

ITALIA

Más allá de alguna iniciativa llevada a cabo de manera aislada por algunos ayuntamientos y regiones italianas, por ejemplo Emilia Romana, en Italia no se está estudiando la posibilidad de prohibir a nivel nacional la circulación de los vehículos diésel más antiguos y contaminantes.

No obstante, en varias ciudades del país, entre ellas Roma y Milán, sí se tomaron medidas muy drásticas en el pasado mes de diciembre, prohibiendo la circulación total de los vehículos durante varios días, a causa de los altos niveles de contaminación registrados. 

A esta situación, siguieron días en los que se permitió la circulación de los vehículos con matrícula par y otros en los que estaba autorizado circular con placa impar. El motivo fue que se habían superado los 50 microgramos por metro cúbico, el límite fijado de partículas PM10 en el aire. IRENA SAVIO

EEUU

California aprobó hace unos años la ley que obliga a tener motores diésel fabricados después del 2010 antes del 1 de enero de 2023, pero la regulación afecta exclusivamente a camiones y autobuses. A diferencia de lo que sucede en Europa, la cuota de mercado de los coches diésel en Estados Unidos es prácticamente insignificante. En el 2014 representaron menos del 3% de todo el parque matriculado, frente al 53% de la Unión Europea. En parte se explica porque la gasolina es relativamente barata y no hay ayudas oficiales al diésel.

Los estándares medioambientales son además mucho más estrictos respecto al óxido de nitrógeno, hasta un 40% más que en la Unión Europea, según algunas estimaciones. Eso ha hecho que los fabricantes hayan tenido muchas más dificultades para adaptar sus motores a los estándares estadounidenses. RICARDO MIR DE FRANCIA.

0 Comentarios
cargando